Home / policiales / Sigue la conmoción por la joven madre que mató a su beba recién nacida

Sigue la conmoción por la joven madre que mató a su beba recién nacida

El caso se conoció el pasado lunes cuando una joven de 23 años fue ingresada junto a su hija recién nacida al hospital Lagomaggiore. La bebé presentaba heridas punzocortantes en el cuello y tórax, y un fuerte golpe en la cabeza. Murió poco después y su madre quedó imputada por homicidio agravado por el vínculo. Su abogado dice que no tuvo intención de matar.

Ana Valentina Cano, la joven de 23 años que se encuentra detenida e imputada en el Hospital Lagomaggiore por matar a su beba recién nacida el lunes por la noche en la vivienda que compartía con  sus padres y hermanas en la Sexta Sección de Ciudad, comenzó ayer a hablar con un psiquiatra después de permanecer en silencio varias horas. Luego de que la fiscal especial Claudia Ríos le  notificó la calificación de homicidio agravado por el vínculo, el martes, se dejó constancia en el expediente de que la chica no estaba en condiciones de declarar: por el estado de shock que presentaba, la habían medicado con un psicotrópico y su abogado prefirió que no hablara en el expediente.

Pero en las últimas horas conversó con un psiquiatra de la defensa, Jorge López Risso, y habló de cómo se sentía y de la situación por la que atraviesa. Hasta expresó que no se acordaba de lo  sucedido.
En un par de días, se iniciarán las pericias psicológicas y psiquiátricas solicitadas por la fiscal especial. Los peritajes serán clave, junto al informe final de necropsia, para el futuro de la imputada. Una  hipótesis sostiene que hubo una traumática situación posparto porque la joven y su entorno desconocían que estaba embarazada.

El perito de parte fue aceptado y trabajará en conjunto con uno del Cuerpo Médico Forense. Al mismo tiempo, entrevistarán a la joven Cano. Los dos profesionales de la salud mental llegarán a una  conclusión después de una serie de sesiones,  que puede ser compartida o no. Lo que buscarán es confirmar si comprendía la criminalidad de sus actos al momento del hecho.

Más allá de las pericias de rigor que se solicitan para este tipo de casos, para el abogado defensor de la joven, Sergio Rocamora, está claro que “en este caso no hubo una conducta homicida, no ha  tenido ánimo de matar”, sentenció a El Sol. Y agregó: “Hay que esperar el informe final de la necropsia. Mi clienta fue encontrada desmayada, por eso se está viendo qué fue lo que sucedió”.

La sospechosa del homicidio se encuentra en calidad de detenida en el Lagomaggiore. Tiene consigna policial en la puerta de la habitación donde está internada y le están realizando un seguimiento  especial para evitar conductas suicidas o de autolesión. Seguirá en ese efector público hasta tanto se encamine el expediente. Será la fiscal especial Ríos la que defina adónde debe quedar alojada. Las opciones son dos: Contraventores (en el Palacio Policial) o la cárcel de mujeres de El Borbollón. Desde la defensa ya presentaron un pedido formal escrito para que continúe en el hospital.

Fuentes judiciales aportaron ayer por la tarde que la situación procesal de Cano es muy complicada. Si bien el informe final de la autopsia todavía no llegó al despacho de la magistrada, trascendió  que el cuerpo de la criatura presentaba gran cantidad de cortes debajo del cuello, en la zona del tórax y una lesión fatal en la cabeza.

“Los cortes fueron producidos por un objeto tipo repuesto de máquina de afeitar”. Las médicas que intentaron salvarle la vida en el Lagomaggiore y el Notti, respectivamente Mariana Torres y María  Moyano, también detectaron esas lesiones.
La reconstrucción policial y judicial sostiene que, el lunes a las 22.40, ingresó Cano junto a su madre al Hospital Lagomaggiore. La mujer mayor llevaba la criatura unida por el cordón umbilical y la  placenta y la entregó a las autoridades médicas.

La madre de la beba quedó internada en el Servicio de Neonatología (segundo piso del hospital) y la criatura fue llevada para un examen más complejo. La información oficial sostiene que presentaba “heridas punzocortantes en el tórax y cuello y un sangrado en el oído”. Ante esto, se decidió su traslado al pediátrico Notti.
Mientras esto sucedía, la Justicia ya había sido notificada y la fiscal especial Claudia Ríos ordenó una serie de allanamientos en la casa de la sospechosa de atacar a la criatura tras el nacimiento,  ubicada sobre calle Jorge A. Calle y Tabanera de la  Sexta Sección. Allí se incautaron repuestos de cuchillas de afeitar y diversas prendas y toallas con sangre. En el pediátrico de Guaymallén intentaron salvarle la vida, pero la beba murió a la 1.30. La causa del deceso, constataron, fue por doble fractura de cráneo. Es por esto que Ríos acusó a Cano por homicidio agravado por el  vínculo.

Fuente: El Sol Online

Sobre Periodistas Cuyonoticias

skype: cuyonoticias twitter @cuyonoticias