Home / tecnología / Tres formas para reconocer cuando una PC o tablet es obsoleta

Tres formas para reconocer cuando una PC o tablet es obsoleta

Actualizaciones de sistema operativo, aplicaciones o programas instalados afectan directamente el desempeño de los dispositivos que silenciosamente se van volviendo lentos, perdiendo espacio de almacenamiento y autonomía. Para  continuar con un uso óptimo, Intel recomienda un “upgrade” cada un máximo de 4 años.

Lanzas y martillos hechos a base piedras para facilitar la caza fueron las primeras piezas tecnológicas desarrolladas por la humanidad. Desde aquellos elementos rudimentarios hasta los dispositivos tech más modernos de la actualidad, todas las herramientas pasan a lo largo de su historia por un proceso de evolución. Y los equipos electrónicos que el usuario tiene en casa, la oficina o el bolsillo no son la excepción: se reinventan permanentemente para hacer más fácil la vida. La tecnología tiene un ciclo de vida, ligado a diferentes factores, y es recomendable cambiar la PC, tableta o smartphone en períodos de entre 3 o 4 años. De hecho, según cifras de Intel, renovar las PCs viejas por notebooks de última generación hace que los usuarios ganen hasta 7.7 horas semanales por el ahorro de tiempo en productividad. Tres elementos son clave para identificar el momento de hacer el “upgrade”. Pero también sirven para, a la hora de comprar un nuevo equipo, si lo que se va a adquirir alcanza para el uso que se le va a dar.
·         Rendimiento: Los 2 en 1, All in One, NUCs, tabletas y notebooks actuales tienen la potencia para satisfacer las exigencias del consumidor. Equipados con procesadores Intel, están diseñados para proveer una excelente experiencia de usuario. Sin embargo, las actualizaciones de sistema operativo, aplicaciones o programas instalados exigen cada vez más del procesador y afectan directamente el rendimiento del dispositivo al momento de realizar tareas básicas como abrir y cerrar ventanas, o completar operaciones de multitasking. Cuando algo que antes se realizaba al instante, como activar una aplicación, comienza a demorar varios segundos o incluso deja el equipo “freezado” con la pantalla en blanco, es señal de que el dispositivo ya está operando por encima de su capacidad y que es necesario cambiarlo.
·         Batería: Para nadie es un secreto que las baterías instaladas en los teléfonos, laptops o tabletas tienen cierto tiempo estimado de vida y que, dependiendo de su uso y cantidad de cargas, varía el tiempo que el dispositivo dura encendido sin necesidad de estar conectado a una fuente eléctrica. Los procesadores Intel® Core™ M, además de brindar un rendimiento avanzado, aportan a una increíble duración de la batería, ya que fueron diseñados especialmente para su uso en dispositivos móviles ultra delgados sin necesidad de ventilador. Las tabletas, por ejemplo, alcanzan una autonomía de hasta 14 horas, según el uso. Cuando un equipo móvil de estas características, pensado para productividad todo el día lejos de un enchufe, no alcanza a completar un capítulo de una serie con la batería cargada, es necesario un “upgrade”.
·         Capacidad: Los archivos multimedia y las apps ocupan cada vez más espacio de almacenamiento. Las aplicaciones y los sistemas operativos son más pesados en cada generación. Y los archivos se vuelven más complejos, como los videos en HD, las fotos sacadas con cámaras de alta definición y los audios sin comprimir. Por lo que para poder continuar usando el dispositivo como antes, guardando todos los archivos necesarios para una vida digital completa, es clave contar con un equipo nuevo que tenga la capacidad de almacenamiento adecuada.

“Intel entiende las necesidades de los usuarios, es por eso que para cada perfil existe un equipo destinado para mejorar y simplificar las tareas, ya sean laborales o de diversión, sin dejar de lado la seguridad y protección de los datos”, explicó Mariela Bravo, Gerente de Consumo de Intel Argentina.

Sobre Periodistas Cuyonoticias

skype: cuyonoticias twitter @cuyonoticias