Home / policiales / Encuentran vehículos en un allanamiento que serían de Nélida Rojas de la Tupac

Encuentran vehículos en un allanamiento que serían de Nélida Rojas de la Tupac

La Fiscalía secuestró el viernes rodados que estarían en la liste de bienes de la líder local de la Tupac y su familia. El Citroën de alta gama secuestrado sería de su cuñado. Uno de sus hijos tendría siete camiones a su nombre

Un camión Iveco hallado el viernes pasado tras un allanamiento en un galpón de la Tupac Amaru, un Citroën Aircross secuestrado durante el procedimiento y los registros de una Hilux 4×4 y un Toyota Corolla estarían dentro del listado de bienes que la Justicia le adjudica al patrimonio personal de Nelly Rojas, la líder de la organización barrial, y de los distintos miembros de su familia.

Bienes que, según cree la Fiscalía, serían producto de maniobras ilícitas a partir de la manipulación de los planes de vivienda de la Tupac Amaru que ni la mujer ni su entorno podrían justificar.

Así trascendió ayer de fuentes de la investigación, desde donde se afirma que uno de los hijos Nelly Rojas tendría siete camiones a su nombre.

Además, que el círculo familiar de la dirigente social tendría en posesión al menos tres camionetas Hilux y un Toyota Corolla.

Hasta el Citroën secuestrado el viernes estaría a nombre de uno de los cuñados de Nelly Rojas y el hallazgo de una documentación a última hora probaría que entre los familiares cambiaron de titular el auto.

La referente provincial de la Tupac está presa desde hace 9 días por los delitos de asociación ilícita, estafa, extorsión y coacción junto con su marido Ramón Martínez.

También están acusadas dos de sus hijas, quienes tienen régimen de prisión domiciliaria, y una decena de referentes de las distintas cooperativas que construían las viviendas con la Tupac en Lavalle.

Cuando la fiscal Gabriela Chaves abrió el viernes el galpón en ese departamento provocó la inmediata reacción de los hijos e hijas de Nelly, que aparecieron uno tras otro en el lugar del allanamiento.

En el inmueble fueron hallados una retroexcavadora, una niveladora y materiales de construcción, además de dos camiones con acoplados que más tarde, cuando los investigadores revisaron sus papeles determinaron que al menos uno de estos figuraría en la lista de Nelly.

Mientras esto sucedía, el último hijo de Nélida que llegó al lugar, Damián Torrengo, arribó a bordo de un Citroën C4 Aircross, cuyo valor cero kilómetro alcanzan los $600 mil, tal cual informó Diario UNO en su edición de ayer.

La aparición del hombre en el rodado de alta gama llamó la atención de los investigadores y de la fiscal Gabriela Chaves, que no sólo ordenó requisarlo sino que luego lo dejó secuestrado.

El vehículo está a nombre de Hugo Martínez, quien sería hermano de Ramón Martínez, el marido de Nelly, quien está preso como ella.

Fue en ese auto donde, tras revisar su interior, la fiscal halló la documentación de la transferencia de una camioneta Hilux 4×4 realizada el 17 de marzo pasado, y también la transferencia de titular de un Toyota Corolla, justo los mismos autos que tienen en el listado de los bienes de Nelly y su familia.

Ya a la noche, cuando todavía revisaban el galpón allanado, encontraron en su interior un boleto de compra-venta del Citroën C4 Aircross que le habían secuestrado más temprano al hijo de Rojas.

El boleto acreditaba que Damián Torrengo, quien llegó conduciendo el auto hasta el lugar, y Hugo Martínez, titular del vehículo según la tarjeta verde y hermano del marido de Nelly, habían sido parte de la operación por el automóvil: uno se lo compró al otro pero no trascendió quién a quién.

Con estos hallazgos la Fiscalía de Las Heras-Lavalle cree haber dado con la punta del ovillo de una de las sospechas centrales en la investigación y necesarias para explicar el delito de asociación ilícita por el que se los está acusado.

Las denuncias contra Nelly Rojas, que alcanzan un centenar, van desde la simple exigencia de asistir a las marchas de la Tupac si el beneficiario quería conservar su plan de vivienda hasta violentos desalojos a los rebeldes que no militaban o ponían dinero cuando la organización de Nelly y los suyos lo exigían.

Esas denuncias apuntan también a la sospecha de que a los castigados les quitaban las casas y se las daban a otros nuevos beneficiarios, a los que les hacían pagar $30.000 o más para obtener la vivienda.

Todo esto, que desató un verdadero escándalo, aún tiene que probarse en el expediente para darle rango de cierto y es la tarea que lleva adelante la fiscalía.

Por su parte, ni Nelly Rojas ni ninguno de sus familiares detenidos aún se han defendido de las graves acusaciones en su contra.

La dirigente barrial estuvo por declarar el lunes pasado pero su propio abogado, el penalista, Alfredo Guevara, decidió suspender la declaración argumentando que Nelly no estaba en condiciones porque había recibido maltratos durante el traslado al complejo carcelario para mujeres de Agua de las Avispas.

El mal estado de salud fue desmentido por el Servicio Penitenciario.

Fuente: Diario Unoi

Sobre Periodistas Cuyonoticias

skype: cuyonoticias twitter @cuyonoticias