Home / sociedad / La obesidad en las mascotas es el trastorno alimentario más frecuente en perros y gatos

La obesidad en las mascotas es el trastorno alimentario más frecuente en perros y gatos

Al igual que las personas, la obesidad es una enfermedad que puede afectar a nuestras mascotas. Investigaciones realizadas por Nestlé Purina Pet Care demostraron que el 30% de los perros y el 12% de los gatos que van al veterinario tienen sobrepeso.

¿Qué es la obesidad?
Los animales que pesan un 20% o más de su peso ideal se consideran obesos, un trastorno que conlleva riesgos como una vida corta, problemas cardíacos y respiratorios, problemas en la piel, fatiga y trastornos digestivos entre otros.

Se produce por un exceso de energía que se transforma en una excesiva acumulación de grasa en el cuerpo, almacenada como tejido adiposo. Las causas por las que se desencadena pueden ser tres: los hábitos de alimentación (es la causa más común: consume demasiada comida y no gasta las energías necesarias para usar las calorías); factores hereditarios o predisposiciones genéticas (algunas razas parecen ser más susceptibles a la obesidad que otras más atléticas o inquietas); y los desórdenes hormonales.
La fórmula para combatir la obesidad  se basa en cuidar la dieta y hacer ejercicio.

En cuanto a la alimentación, hay que tener en cuenta:
Reducir la cantidad de alimento balanceado que le servimos (el veterinario es quién le recomendará cuál es la ración adecuada) o cambiarlo por uno con menos calorías. Si elegimos la segunda opción, no hay que hacerlo de manera abrupta ya que puede generar trastornos digestivos.  La manera correcta es realizar la transición a lo largo de entre 7 y 10 días, mezclando el alimento nuevo con el que consume habitualmente y  aumentando gradualmente la proporción a medida que pasan los días hasta reemplazarlo por completo.
Evitar darles sobras de comida. Mantenerlos fuera del área donde cocinamos y donde comemos evitará que pida o espere recibir comida
Evitar las grasas y bocados extra, como las golosinas, que tienen muchas calorías.
Mantenerlos alejados de lugares donde pueda “robar” comida.
Dejar siempre al lado de la comida un bebedero limpio y con agua fresca
Evitar darle complementos vitamínicos, a menos que el veterinario lo recomiende.

Ejercicio, un gran aliado:
Una buena opción es poner en forma al perro con un programa moderado de ejercicios. Para eso, recomendamos consultar antes con el veterinario para que sugiera cómo comenzar con el ejercicio e indique el tipo y la intensidad del mismo. Al principio, tal vez se muestre un poco cansado, por eso lo mejor es comenzar el ejercicio con caminatas cortas. Luego pueden incrementarse de acuerdo a la evolución y recomendación del veterinario. Hay que estar atentos a la falta de aire u otros síntomas de fatiga, para detener el ejercicio ni bien se manifiesten y siempre tener a mano agua fresca para servirle.

Las caminatas y juegos sirven para que queme calorías y además afianza el vínculo con su dueño, aunque es recomendable evitar los juegos que implican tirar de extremos opuestos, ya que incitan a la pelea.

Los gatos también pueden jugar: se los puede estimular con juguetes como pelotitas o un piolín suspendido, moviéndolo para que no lo pueda alcanzar. También se los puede entrenar para caminar con una correa o jugar a perseguir y devolver objetos, pero este entrenamiento tiene que empezar desde que son chiquitos.

Asimismo, si su comedero y bebedero se encuentran en el piso, se lo puede colocárs más alto para que tenga que saltar y así estará haciendo más ejercicio. Es recomendable aumentarle la altura de a poco. A medida que vaya bajando de peso, le será más fácil y se podrá subírselo más.

Antes de comenzar cualquier programa de reducción de peso es recomendable consultar al veterinario de confianza, para que diagnostique a la mascota, determine el mejor tratamiento y realice el seguimiento.

Asesoró: PURINA PRO PLAN

Sobre Periodistas Cuyonoticias

skype: cuyonoticias twitter @cuyonoticias