Home / opinión / Algunas reflexiones sobre las PASO en la provincia de San Luis

Algunas reflexiones sobre las PASO en la provincia de San Luis

Ante la diversidad de opiniones -subjetivas por definición- que se han vertido con intensidad la semana pasada, corresponde: a) intentar hacer un análisis desapasionado y, únicamente, ateniéndose a los fríos números que quedaron como saldo incuestionable después de las elecciones PASO del domingo 13 de agosto. Y b) también, avanzar cuidadosamente en algunas primeras interpretaciones sobre los resultados que arrojaron.

Para ambas tareas propuestas, en mi criterio, nada mejor que cotejar las PASO del 09 de agosto de 2015 con las de hoy.

I.-) Veamos para ello, primero, el examen efectuado hace dos años atrás: En aquel momento se resumía así:

1°) Que, en comparación con otras provincias, había concurrido a votar un número verdaderamente alto de ciudadanos (77,79%);

2°) Que había aparecido una insospechada magnitud de voto en blanco (aproximadamente 60.000);

3°) Que ninguna fuerza política había superado el 42% del padrón electoral;

4°) Que no eran porcentajes bajos, pero -proporcionalmente- no lograban alcanzar “perfomances” anteriores;

5°) Que se mostraba como sugestivo que la categoría “diputados nacionales” hubiera superado en un 6% la candidatura a gobernador y en un 8% la de presidente;

6°) Que esos resultados indicaban que nos encontrábamos atravesando una etapa de transición;

7°) Que quedaba consagrada como la figura más importante de esa elección (por el mayor número de sufragios conseguidos) la de Claudio Javier POGGI, que se erigía como el dirigente más destacado;

8°) Que podría ser que el Pueblo de la provincia de San Luís hubiera comenzado a manifestar signos de cansancio;

9°) Que cabría evaluar un elemento final: que el tiempo pasa para todos. Es implacable e inexorable. Y, además, que todo parecía indicar que la transición (que es el interregno entre un estado o situación a otro estado o situación) había venido para quedarse y que, una vez puesta en movimiento, todo hacía prever que podía ser indetenible.

Y, al final del análisis una invitación, deseo o esperanza, que expresaba: “El secreto, el verdadero secreto, sería que se reconozca la transición; se acepte de buenas ganas, contribuyendo y cooperando para lograr que sea serena y sensata. Destacando que elproceso sería más fácil, tranquilo y adecuado con la comprensión y participación de Adolfo y Alberto Rodríguez Saa”.

Concluyendo, que estaba demás decir que siempre el Pueblo tiene la última palabra.

Lo precedente es, exactamente, lo que decía hace dos años atrás.-

II.-) Entonces, adentrémonos ahora sobre los ecos que dejaron las actuales PASO, tomándose para el estudio solamente la categoría “senadores nacionales”:

1°) Sigue siendo alta la concurrencia de ciudadanos a sufragar (74,70 % del padrón de habilitados). San Luís tiene un padrón electoral de 377.673 ciudadanos. Y votaron 282.115. En consecuencia, no concurrieron a votar 95.558 personas, es decir el 25,30 %;

2°) Los votos en blanco se redujeron notablemente, de alrededor de 60.000 a 3.425. Los nulos ascienden a 5.728. Y los impugnados y recurridos alcanzan a 1.241.

Sumados los tres ítems dan 10.394;

3°) Tampoco ahora, ninguna fuerza política supero el 42% del padrón electoral. Por ende, este tope se mantiene igual;

4°) Al igual que en el 2015 no son porcentuales bajos, por el contrario son más que interesantes, pero determinan un giro copernicano (de 180 grados) de la voluntad popular. La oposición reemplazó en los guarismos al oficialismo (y éste cambio de lugar con aquella). Exactamente al revés de lo ocurrido hace dos años.

5°) Los resultados obtenidos:

a) 158.149 para Alianza Avanzar y Cambiemos; y

b) 105.576 para el Frente Justicialista,

c) que marcan una diferencia de 19,11% a favor de la primera y corroboran que indudablemente la transición está en marcha, fue

efectivamente indetenible y aumenta claramente su velocidad;

6°) Quedó consagrado como la figura política más importante de la provincia el contador Claudio Javier POGGI, candidato a senador nacional;

7°) El Pueblo de la provincia de San Luís manifestó formalmente su cansancio;

8°) El tiempo pasó y no se puede volver atrás; y

9°) El Pueblo se expresó. Siempre tiene la última y decisiva palabra. Y solo cabe respetar irrestrictamente su voluntad soberana, gane quien gane, de la misma manera que se ha hecho siempre.

Y, para cerrar este breve análisis, entiendo que exige un parágrafo especial en

relación a la invitación, deseo o esperanza con que terminaba el de 2015:

III.-) Los hechos establecieron que, lamentablemente, no fue posible. No se escuchó o se descartó. La propuesta original revelaba o llevaba explícita la necesidad de un llamado a convocatoria para efectuar una reforma constitucional en el año 2016 -que coincidía con el bicentenario de la Independencia y los treinta años de la Constitución actualmente vigente-, como puente para la transición y voluntad inequívoca de superación institucional.

Ahora, nos encontramos en otra etapa. La imaginada ya no puede realizarse.

Hay que lograr sí, entre todos los sanluiseños de buena voluntad, que la elección general del 22 de octubre sea pacífica y prime en todos los espíritus una Convivencia con Concordia, evitando sufrimientos y daños innecesarios. Poniendo por encima de todos los intereses sectoriales el bienestar general y garantizando una contienda limpia, sin trampas de ninguna naturaleza, en la que brille omnímoda la voluntad y la decisión soberana del Pueblo de la provincia de San Luís.-

por Eduardo G. Mones Ruiz
eduardogmonesruiz@gmail.com

Villa Mercedes (San Luís), 19 de agosto 2017

Sobre Periodistas Cuyonoticias

skype: cuyonoticias twitter @cuyonoticias