Home / sociedad / Fieles de San Luis y Mendoza estuvieron en la beatificación de María Catalina

Fieles de San Luis y Mendoza estuvieron en la beatificación de María Catalina

Este 25 de noviembre, unos 20 mil fieles festejaron en la ciudad de Córdoba, Argentina, la beatificación de María Catalina Rodríguez, religiosa fundadora de la primera congregación femenina apostólica de su país y que dedicó su vida a dignificar a niñas, jóvenes y mujeres del siglo XIX.

La Santa Misa fue celebrada en el Centro Cívico del Bicentenario Brigadier General Juan Bautista Bustos, frente a la gobernación de Córdoba, y presidida por el enviado especial del Papa Francisco, el Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, Cardenal Angelo Amato.

Fue concelebrada por el Arzobispo de Córdoba, Mons. Carlos Ñáñez; el Presidente de la Conferencia Episcopal de Argentina y Obispo San Isidro, Mons. Oscar Ojea; entre otros Obispos del país.

María Silvia Fiorentino, Madre General de la Congregación de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, fundada por Catalina de María, leyó las palabras que el Papa Francisco le envió durante la mañana.

“En su persona agradezco a todas las hermanas el bien que me han hecho y que siguen haciendo mirando siempre adelante con paciencia y coraje. Si miro atrás también veo mujeres entregadas que lo dejaron todo en el seguimiento de Jesús”, dice el texto enviando por el Papa Francisco.

Luego de expresados los sentimientos de alegría y oración del Santo Padre, se llevó a cabo la oración de petición por el futuro de su pontificado.

Una vez realizada la proclamación de beatificación de Madre Catalina de María Rodríguez se descubrió una gigantografía con su imagen y se declaró que cada 27 de noviembre, fecha de su natalicio, se celebre su fiesta.

En su homilía el Cardenal Amato expresó que “los santos no son cuerpos extraños a la sociedad. Formados por Jesús son piedras vivas de la Iglesia y también de la sociedad. Ellos edifican  la humanidad con su bondad y su incansable y creativa obra de caridad”.

Respecto a la congregación, el Cardenal Amato dijo que “la caridad animaba el carisma fundamental del instituto dirigido a la redención espiritual y social de las niñas, jóvenes y mujeres pobres lideradas por los ejercicios espirituales”.

“Con creatividad femenina ella (Madre Catalina) atendió a las mujeres pobres no solo formándolas espiritualmente en los ejercicios (espirituales ignacianos) sino fundando una institución que les ayudará a vivir dignamente”.

“Es la santidad el legado de la Madre Catalina. El escudo de la congregación es amor y reparación. Es la síntesis más hermosa de su santidad y de su solicitud pastoral”, finalizó.

La Santa Misa congregó fieles provenientes de las distintas delegaciones donde está presente la labor apostólica de la congregación.

Chile, España, Benin (Africa) y Argentina vivieron con fervor y alegría la ceremonia de beatificación a pesar del intenso calor.

Asimismo, estaban presentes los familiares de Sofía Acosta, la mujer a través de la cual se realizó el milagro y permitió la beatificación de la religiosa.

El escenario lució bellas flores de color blanco y amarillo, que recibieron al grupo de obispos y sacerdotes provenientes de distintas localidades argentinas. También, entre vítores, ingresaron, las imágenes de Santo Cura Brochero y la Virgen del Rosario de Córdoba.

Otro de los momentos significativos fue el ingreso de una reliquia de la Beata Madre Catalina, un bello relicario centrado en Cristo y compuesto con cuatro cruces que representan los cuatro momentos de la vida de la beata: soltera, casada, viuda y consagrada.

El Arzobispo de Córdoba, Mons. Carlos Ñáñez, oró especialmente por el consuelo y fortaleza de las familias de los 44 tripulantes del submarino Ara San Juan desaparecido el pasado 15 de noviembre.

La Misa de beatificación de Catalina de María concluyó con la bendición especial del Cardenal Angelo Amato a un representante de cada delegación.

Sobre Periodistas Cuyonoticias

skype: cuyonoticias
twitter @cuyonoticias