Home / tecnología / Consejos para manejar en la arena este fin de semana largo

Consejos para manejar en la arena este fin de semana largo

Desde la preparación previa y la forma de manejo, hasta la posterior limpieza del vehículo, esta breve guía resulta muy útil al momento de ir a la playa.

Bridgestone, la compañía de neumáticos más grande del mundo, desarrolló una serie de consejos a tener en cuenta si estás pensando en una escapada a la playa y querés conocer todos los cuidados para tu auto y tus neumáticos al conducir sobre la arena.

Lo primero que debes tener en cuenta al ingresar en la arena es la correcta presión de inflado. Lo ideal al salir a la ruta es que los neumáticos cuenten con una presión de 32 o 33 libras para soportar el peso de valijas y los pasajeros; es decir, entre tres y cinco libras más que lo habitual para conducir por la ciudad. En la arena, sin embargo, debes bajar la presión a 18 o 20 libras si tenés un vehículo 4×4 o de 12 a 15 si usas un modelo con tracción simple. Esto sirve para ensanchar la pisada y evitar estancamientos. Además, tené en cuenta que la presión de los neumáticos siempre se mide en frío, idealmente antes de arrancar el vehículo; y si no tenés el instrumento adecuado una solución “casera” para bajar la presión es quitar el pico de la cánula de aire y dejar pasar alrededor de 50 segundos.

Por otra parte, la correcta posición para manejar es con los brazos estirados y las muñecas a la altura del aro del volante. La hora ideal para internarse en este terreno es por la mañana, ya que conserva la humedad de la noche y se endurece. A medida que avanza la tarde, el principal riesgo es quedar atascado, ya que es común encontrar zonas blandas de arena suelta y, por eso, debes mantener una velocidad constante en la marca y no utilizar el freno. Ante la menor pérdida de adherencia, es recomendable no acelerar para evitar enterrar las ruedas.

Además, como el agua salada puede corroer tus neumáticos, las suspensiones, los frenos y la carrocería, lo mejor es no pasar por allí.

Una vez terminado el recorrido, se recomienda lavar la parte baja de la carrocería, la suspensión y cambiar el filtro de aire, ya que se satura y ensucia rápidamente con arena. La mejor forma de hacerlo es utilizando aire y agua a presión y, en caso de que la limpieza se realice a mano, es importante tener mucho cuidado de no utilizar trapos y esponjas duras para no levantar la pintura al frotar.

Por último, no esperes para lavar tu auto. Con el calor del verano, si no eliminas la suciedad en tres o cuatro días, quedarán manchas en el vehículo. Lo más recomendable es lavarlo al atardecer y no a pleno sol porque, al secarse, el cloro o la sal del agua pueden dejar también manchas en carrocería y cristales.

De esta manera, Bridgestone continúa acompañándote en el camino. En esta ocasión, a través de útiles consejos a tener en cuenta al momento de emprender un viaje a la costa.

Sobre Periodistas Cuyonoticias

skype: cuyonoticias twitter @cuyonoticias