Home / sociedad / Proyecto mendocino recibió un Premio VIVALECTURA 2019

Proyecto mendocino recibió un Premio VIVALECTURA 2019

El proyecto “Semana de la lectura” presentado por Emanuel Soloa de la Escuela Nº 9002 Tomás Godoy Cruz de la ciudad de Mendoza, recibió el Segundo Premio de la Categoría “Escuela”. Involucra a más de 1500 estudiantes secundarios que muestran cómo han sido sus experiencias de lectura a través de narraciones orales, concursos de recitado, caracterizaciones de los personajes, producción de materiales audiovisuales y distintas prácticas artísticas.

El Premio VIVALECTURA es una iniciativa del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, coordinada y llevada a cabo por la OEI con el patrocinio de la Fundación Santillana.

El pasado 8 de mayo en el marco de la 45° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, se entregaron los Premios VIVALECTURA 2019. Desde 2007, el concurso tiene como fin estimular y reconocer las experiencias más destacadas en materia de promoción de la lectura a nivel nacional. Este año superó su record histórico de inscripciones: se presentaron 467 proyectos de escuelas, bibliotecas, centros culturales, ONG, empresas y otros espacios sociales. El jurado reconoció 20 de esos proyectos por su originalidad, desarrollo, continuidad y posibilidad de replicación. Los ganadores provienen de diferentes puntos del país: Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, La Plata, Córdoba, Corrientes, Formosa, Mendoza, Río Negro, Salta, Santa Fe y San Luis.

En la categoría Escuela, el Segundo Premio fue para “Semana de la lectura” presentado por Emanuel Soloa de la Escuela Nº 9002 Tomás Godoy Cruz de la ciudad de Mendoza. En este proyecto, un grupo de profesores trasciende la concepción tradicional de la literatura para avanzar en pos de la promoción de la lectura como un acto único, comunicable y compartido. La Semana de la Lectura involucra a más de 1500 estudiantes secundarios que muestran cómo han sido sus experiencias de lectura a través de narraciones orales, concursos de recitado, caracterizaciones de los personajes, producción de materiales audiovisuales y distintas prácticas artísticas.

Los primeros puestos de cada categoría recibieron un premio de $30.000 (pesos argentinos) y los segundos puestos, un premio de $10.000 (pesos argentinos). Hubo también Menciones Especiales, que recibieron bibliotecas personales facilitadas por Ediciones Santillana.

El Acto de Premiación en la Feria del Libro tuvo la presencia de representantes de las instituciones que llevan adelante y coordinan el Premio VIVALECTURA: el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación; la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI); y la Fundación Santillana.

“La intención más importante del Premio Vivalectura es hacer visibles las acciones por promover la lectura en cualquier ámbito y respondiendo a la necesidad de cada comunidad. La llegada del Premio a los rincones más alejados de la Argentina nos permite asegurar que somos muchos quienes apoyamos estas iniciativas”, comentó Nilda Palacios, Coordinadora de proyectos de Fundación Santillana.

“Desde el Ministerio queremos reconocer la permanencia en el tiempo de esta iniciativa que nos compromete a todos a continuarlo, y agradecer el trabajo conjunto de todos los involucrados en una cuestión tan importante como es la lectura”, destacó Oscar Ghillione, Secretario de Gestión Educativa del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación.

“Esta nueva edición del concurso ha tenido mucho éxito en su alcance, con la llegada de trabajos de todos los rincones de la Argentina. El sentido federal es importante para la OEI porque se refleja en cada país y lleva a que se compartan buenas prácticas en el ámbito iberoamericano o sub regional”, expresó Ignacio Hernaiz, Responsable de Programas y Eventos Especiales de la OEI.

También participó del acto Mirta Goldberg, Presidenta del jurado de concurso. “Desde el jurado disfrutamos los logros, el entusiasmo, la originalidad y el esfuerzo sostenido de cada proyecto presentado; que dan cuenta de la certeza de que el acceso a la lectura es un derecho. En tiempos de tanta presencia de las redes sociales en la vida de todos, donde la valoración está puesta en lo breve y efímero de un texto, proponer la lectura de libros es, sin duda, una iniciativa contracultural”, señaló.

Este año, el concurso contó además con la colaboración de la Biblioteca Nacional de Maestros, Aprender Conectados, Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares (CONABIP), Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina (ALIJA), Fundación ITAÚ y Bibliotecas Buenos Aires (Red de Bibliotecas Públicas de CABA).

About laura altamiranda