Home / salud / 19 de Mayo. Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal

19 de Mayo. Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal

tuguiamedica.net

Enfermedad Inflamatoria Intestinal: las demoras en el diagnóstico complican su tratamiento

  • Las EII están consideradas dentro de las enfermedades poco frecuentes.
  • Las más prevalentes son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.
  • La falta de tratamiento puede derivar en cáncer de colon.
  • Desde ENDIBA (Endoscopistas Digestivos de Bs As) se promueve a una mayor concientización.

Las enfermedades poco frecuentes (o raras) suelen tener varias dificultades a la hora de recibir un diagnóstico preciso, justamente por su poca prevalencia y, en ocasiones, por su falta de conocimiento de parte de la comunidad médica, lo que muchas veces complica su tratamiento. Este es el caso de las Enfermedades Inflamatorias Intestinales (EII), dentro de las cuales las más reconocidas son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Las EII son un grupo de trastornos crónicos del tubo digestivo que a pesar de no ser frecuentes, son patologías muy molestas, ya que suelen presentarse con síntomas (o sintomatología) intermitente a lo largo de toda la vida.
Al control deficiente se le suma la falta de estadísticas oficiales. Esto ocasiona que el paciente deba pasar por diversos consultorios con diagnósticos erróneos, lo que retrasa la detección de las EII. “Enfermedades infecciosas, como gastroenteritis (viral o bacteriana), diarrea crónica por parásitos, deposiciones sanguinolentas o incluso trastornos funcionales (más conocido, como síndrome de intestino irritable) son los diagnósticos desacertados que pueden confundir el cuadro”, señala la doctora Irma Bauer (MN: 121.860), médica especialista en gastroenterología y endoscopía, miembro de ENDIBA.

La DraBauer explica que, además de las características clínicas, “para el diagnóstico de estas patologías se necesita de la ayuda de métodos complementarios, como la endoscopía, las pruebas de laboratorio, anatomía patológica y estudios de diagnóstico por imágenes.
Un retraso en el diagnóstico y, por consiguiente, en su tratamiento, puede derivar en complicaciones como anemia, obstrucciones intestinales, infecciones o perforación colónica. En tanto, la especialista enfatiza que “la falta del seguimiento o el tratamiento sub óptimo aumentan el riesgo de cáncer de colon en esta población”.

Por esta razón, con motivo de celebrarse el 19 de mayo el Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, desde ENDIBA, destacan la importancia de concientizar sobre estas enfermedades, tanto a la población en general como a toda la comunidad médica, ya que, a pesar de ser poco frecuentes, pueden ser muy perjudiciales para la salud de los pacientes, si no se las trata de manera adecuada.

¿Qué son las EII?

Las enfermedades inflamatorias intestinales se caracterizan por tener un origen genético y autoinmune. La doctora Bauer explica que “su presentación depende de múltiples factores, como los ambientales, tóxicos o infecciosos, entre otros y tienen una mayor incidencia entre los 20 y 40, y entre los 60 y 80 años de edad, aunque pueden ser diagnosticados en cualquier etapa de la vida”.

“La colitis ulcerosa se define como un trastorno en el que la inflamación afecta la mucosa y la submucosa del colon y se caracteriza por la presencia de diarrea con moco, sangre, dolor abdominal, urgencia evacuatoria y tenesmo (contracción evacuatoria que genera mucho dolor)”, describe la médica gastroenteróloga y endoscopista. Esta enfermedad se caracteriza por brotes y periodos de remisión.

Por su parte, “la enfermedad de Crohn presenta una inflamación de toda la pared del órgano y que puede afectar a uno o a varios segmentos del tubo digestivo. Sus síntomas son más heterogéneos, como el dolor abdominal, pérdida de peso, anorexia y/o fiebre”, explica la Dra. Bauer. Según sostiene, esto puede derivar en obstrucción intestinal (estenosis), fistulas o abscesos.

En resumen, “la enfermedad de Crohn afecta a todo el tubo digestivo (desde la boca hasta el ano) –detalla la especialista de ENDIBA–, mientras que la colitis ulcerosa impacta solo sobre el colon (intestino grueso). Ambas comparten síntomas, como dolor abdominal, diarrea con o sin sangre, a veces incontinencia o urgencia. Puede también presentar fiebre, taquicardia y pérdida de peso”.

¿Cómo se tratan?

No todos los pacientes reciben el mismo tratamiento. En las EII, las recomendaciones terapéuticas dependen de la edad de inicio, la severidad, la localización y las complicaciones. La Dra. Bauer subraya que los objetivos son lograr la remisión clínica sin corticoides, inducir y mantener la curación de la mucosa y prevenir la cirugía, manteniendo una función gastrointestinal normal.

“En la colitis ulcerosa, el tratamiento comienza con mesalazina (5 ASA), ya sea vía oral o tópica, seguido por la terapia con corticoides, que comprende budesonide en forma de enemas o a la administración de prednisona por vía oral. En aquellos pacientes cortico dependientes se utilizan los inmunomoduladores (azatioprina y 6 mercaptopurina) y los anti TNF (infliximab, adalimumab o vedolizumab). La proctocolectomía total es curativa y se deja como última opción para los pacientes no respondedores a la terapéutica farmacológica”, describe la especialista.

En el caso de la enfermedad de Crohn, la médica gastroenteróloga revela que aún se discute la utilidad de la terapéutica con mesalazina, por lo que “habitualmente se inicia el tratamiento con la terapia con corticoides (inducción de remisión): prednisona y budesonide vía oral. Este ultimo de preferencia en la enfermedad de Crohn localizada en la región íleo cecal”.  En tanto, indica que el mantenimiento de la remisión se realiza con inmunomoduladores (azatioprina, 6 mercaptopurina y metrotexate) y de acuerdo a la respuesta obtenida puede ser de utilidad la terapéutica con anti TNF (infliximab, adalimumab, certolizumab).

Por último, subraya que “en pacientes con factores de mal pronóstico (tabaquistas, presencia de ulceras profundas, pacientes jóvenes) se sugiere comenzar con los anti TNF. Solo se indica la cirugía en casos sin respuesta y en las  complicaciones que no responden al tratamiento médico como lo son la hemorragia, la perforación la obstrucción recurrente sin respuesta a dilatación endoscópica o cuando esta no es posible; abscesos, displasia o cáncer.

Incidencia en el mundo

Las EII han tenido un incremento considerable de su incidencia en la última mitad del siglo 20. La mayor incidencia se observa en países nórdicos, con una mayor concentración en zonas urbanas.
Lamentablemente, en la Argentina no existen datos epidemiológicos. Para la doctora Bauer, esto se debe a que “no existe un registro centralizado de estas patologías (a diferencia de lo que sucede con el cáncer de colon y otros tumores, gracias al trabajo del Instituto Nacional del Cáncer)”.

Acerca de ENDIBA

Fundada en 1996, Endoscopistas Digestivos de Buenos Aires (ENDIBA) agrupa a los médicos de la Capital Federal y Gran Buenos Aires interesados en la Endoscopía Digestiva, sus técnicas y afines. A la fecha, cuenta con más de 500 socios.

Esta Asociación Civil de carácter profesional y científico tiene la finalidad de estimular el desarrollo, difusión y enseñanza de la especialidad, cooperar con las sociedades, asociaciones, grupos o clubes sociales nacionales o extranjeros de endoscopía digestiva y ciencias afines, promover y defender la ética y los intereses morales y materiales de la profesión y lograr el reconocimiento como entidad idónea para el contralor de ejercicio profesional y el otorgamiento de título habilitante.

About Ines Aimale