Home / tecnología / Como afecta la desinformación en Argentina en tiempos electorales

Como afecta la desinformación en Argentina en tiempos electorales

No es un fenómeno nuevo pero el impacto de la desinformación alcanza niveles nunca visto con la viralización en tiempos de redes sociales. Juan Manuel Lucero, experto de Google News LAbs nos da su perspectiva al respecto.

-Juan Manuel qué busca Google con estas exposiciones y charlas?
-Bueno dentro de este año electoral, la idea es poder colaborar lo máximo posible con productos con know-how, con tecnología y con capacitaciones para luchar contra la desinformación y apoyando también a grandes proyectos como el que tenemos ahora acá, en Argentina, que es Reverso, una coalición de más de 125 medios que se forman alrededor de esta idea del periodismo colaborativo. Y todo lo que está ocurriendo tiene que ver con colaborar, con crear información de calidad y hacer que este año electoral sea un poco menos ruidoso en términos de información falsa.

– ¿Trasciende el periodismo la información falsa?
– La desinformación pone en jaque a nuestra democracia en el sentido de que crea un estado de confusión, crea alertas con cosas muy simples, a veces como que no sé, que va a volver a haber otro gran apagón, que genera que mucha gente piense que puede perder su producción, el stock que tiene, hasta cosas que tienen que ver con ralentizar el vídeo de algún político para hacerlo parecer más tonto como pasó en EEUU o que está borracho como tuvimos acá, este ejemplo que terminó siendo falso y que justamente Reverso lo verificó.

– Qué se hace con esto?
Es enorme porque mata un poco la credibilidad sobre la información, mata un poco la credibilidad sobre la circulación de la información y s si este fenómeno no se detiene, el de la desinformación, generan este ruido alrededor de la información que genera mucha desconfianza… y necesitamos para que la democracia sea cada vez más saludable, elevar la la vara en la calidad de la información y en eso los medios de comunicación y los periodistas en particular, tienen un rol enorme por un lado, y la ciudadanía por otro.
Los periodistas creando información de calidad, verificada, que se atiene a los hechos, y la ciudadanía, todos nosotros, colaborando en capacitarnos para no seguir haciendo circular y viralizar esa información.

– Esta es una época electoral, pero hay otros países que también están involucrados en este tema de la falsa información. Cómo se puede cambiar el humor o la gente o la opinión de la gente, teniendo en cuenta los casos como de acceso a la información privada desde los perfiles de las personas?
– Mirá, el fenómeno de la información falsa es un fenómeno nuevo, o sea hace un par de años recién, que todos hemos empezado a utilizar el término fake news, cuando en realidad no son news, no son noticias, sino son informaciones falsas, es nuevo. Entonces creo que todos hemos caído en reenviar información que a veces nos parecía que era verdad y no lo era, por mero desconocimiento a veces, ni siquiera por maldad. Entonces parte del compromiso de Google en esto es, colaborar para capacitar y capacitar, el cual es un proceso activo y en el que todos los ciudadanos tenemos que participar.
Es decir, no es una cuestión tecnológica, no es demasiado difícil. Hemos visto en una capacitación de una hora y cuarto hoy, 3 o 4 cosas básicas que permiten a una persona cualquiera identificar, digo cualquiera pensando de que no sea especialista en tecnología ni periodista ni nada… porque en definitiva a quién le llega esa desinformación? A mí, o a vos, a nuestra tía, a nuestra abuela, a nuestra hermana, en el medio de lo que están haciendo, trabajando, y uno reenvía rápido, por las dudas… Bueno ese “por las dudas”, lo tenemos que eliminar, porque lo que estamos aprendiendo ahora, es que ese “por las dudas” no colabora con nuestra democracia.

– Hay que pensar una mente malvada, criminal, o una granja de trolls que están planeando todo esto, como como se imagina que pasan estas cosas?
– Mirá, ciertamente siempre hay gente que va a querer generar desinformación, el fenómeno de la desinformación no es nuevo, pasa desde que la humanidad consume información: antes era oral, después fue escrita, después por radio, siempre ha habido un poco de desinformación dando vueltas, no es un fenómeno nuevo. Lo que tiene ahora es que se esparce mucho más rápido y tiene mucha más viralidad. Antes tenía una cierta viralidad pero era muy corta, lo que le podías contar a alguien. Hoy pasa un mensaje por algún servicio de mensajería muy rápido, y le llega a 100 mil personas en cuestión de segundos. Entonces lo importante es que esto que estamos viviendo ahora, es un fenómeno que podemos detener y que creo que nosotros como ciudadanos tenemos que ser parte en darnos cuenta de que tenemos que aprender y que tenemos que tomar las armas en este sentido para evitar la propagación de esta información y creo que no necesariamente viene de personas malas, buenos sí seguramente hay gente que quiere hacer daño, o con intenciones… pero creo que hay mucha gente que la comparte sin darse cuenta, porque confía en el que se la envió…

Entonces las primeras cosas que decimos son ¿sabes si esta información es de primera mano?, sabes quién te la manda, quien la publicó, sabes si el sitio que lo publicó es un sitio de confianza? Por qué la estamos compartiendo?…
Nos falta todavía un poquito en verificar, los procesos de aprendizaje son procesos lentos en general y recién ahora nos damos cuenta que esto no es menor… Nos trae consecuencias compartir información falsa, pero recién estamos aprendiendo. Esto va a derivar en que, de acá a un par de años, ya dejemos de compartir información falsa porque nos hemos dado cuenta que no le sirve a nadie… Y ojalá, y en esto voy a hacer algo naif, quienes están generando esa información falsa se den cuenta que en definitiva como ya prueban muchos papers, no cambia el voto en épocas electorales, sólo genera confusión, genera dudas, pero las convicciones no se cambian por un mensaje que llegue por un servicio de mensajería.