Home / policiales / Juicio por jurados en el crimen del matrimonio de panaderos en San Rafael

Juicio por jurados en el crimen del matrimonio de panaderos en San Rafael

Comenzó esta mañana el debate, en este resonante caso en que se juzga el doble homicidio de un matrimonio de panaderos ocurrido en 2017 y que tendrá en el banquillo de los acusados a cuatro sospechosos.

El jurado conformado por 12 ciudadanos del sur provincial deberá decidir si son culpables o inocentes Cristian Pajón, Ricardo Peñalbe, Fernando Olivares y Carlos Ávila (con prisión domiciliaria). Todos arriesgan una pena de prisión perpetua ya que están imputados por homicidio criminis causa por las muertes de Miguel Ángel Scalia (63) y de Liliana Balmaceda (58).

El jefe de los fiscales sureños, Pablo Peñasco, llevará adelante la acusación junto a la fiscal instructora Andrea Rossi; la querella está representada por la abogada Claudia Fajardo y los imputados serán asistidos por defensores públicos.

El matrimonio Scalia, retirados ya de la actividad comercial, habían alquilado la panadería que tenían en su casa, ubicada en la calle Gutiérrez al 500 del del barrio El Nihuil. Allí fueron asesinados entre la noche del sábado 23 y la madrugada del 24 de setiembre de 2017, luego de ser atacados a golpes. Al día siguiente, luego de que los familiares no pudieran contactarse con las víctimas, una vecina se acercó a la vivienda y halló los cuerpos.

Cuando los policías llegaron a la vivienda ingresaron y encontraron a Miguel Scalia en el pasillo de ingreso a la vivienda. Se encontraba tendido en el suelo, boca abajo y sin vida. El hombre sólo vestía ropa interior.

La mujer de Scalia, con quien se dedicaba a elaborar panificados, fue encontrada por los policías en la cocina. De acuerdo al relato oficial, Liliana Balmaceda se encontraba en el suelo boca arriba y con sangre sobre su rostro.

Luego de recorrer la vivienda en busca de indicios, los policías encontraron a la hija de las víctimas -una niña de 13 años discapacitada, en una de las habitaciones.

Horas después, los perros de la policía siguieron un rastro y llegaron a la vivienda donde estaba Pajón y Peñalbe.
Días más tarde se detuvo en una casa usurpada ubicada en la Cantera El Pino, a Olivares.