Home / economía / La sanidad de los viñedos como base para la sustentabilidad de la vitivinicultura

La sanidad de los viñedos como base para la sustentabilidad de la vitivinicultura

Organizada por Vivero Mercier, referentes de la industria participaron de una jornada en la que se debatió sobre el status sanitario de la vid y la importancia de introducir plantas certificadas para un desarrollo vitivinícola sustentable.

Vivero Mercier Argentina, con la presencia de su presidente Miguel Mercier, organizó una jornada técnica para debatir sobre la sanidad de las plantas de vid y su importancia en el desarrollo de una vitivinicultura sustentable.

Del encuentro participaron más de 100 personas, entre las que se encontraban agrónomos y enólogos, empresarios, profesionales y referentes de la industria. El evento contó con las disertaciones de dos expertos internacionales: el Dr. José Úrbez Torres y el Magister Olivier Zekri, junto a la directora de la Regional Gran Cuyo del INASE, la ingeniera Gabriela Estevez. El ingeniero Daniel Bergamín fue el encargado de acompañar a los invitados a una recorrida por las instalaciones del vivero, en las que pudieron apreciar el proceso de certificación de plantas de vid.

José Úrbez Torres, doctor en Fitopatología; investigador principal del Centro de I&D de Summerland en la Columbia Británica (Dpto. de Agricultura del Gbno. Federal Canadiense) fue el primer disertante de la jornada. En su ponencia, Úrbez Torres enfatizó la importancia de adquirir material certificado y comentó acerca de los diferentes programas de saneamiento vegetal que existen en Norteamérica. Como parte de su conferencia, el investigador español radicado en Canadá presentó los resultados de estudios llevados a cabo en la Columbia Británica, al tiempo que compartió información novedosa sobre el impacto de dos nuevos virus descritos en la vid recientemente, conocidos como ‘’Red blotch Virus” (GRBV) y ‘’Pinot Gris Virus” (GPgV).

“La vid es un cultivo que sufre de un gran número de enfermedades provocadas por agentes bacterianos, fúngicos o víricos. Entre todas estas enfermedades, las víricas son de alta importancia debido a las significativas pérdidas económicas que pueden causar en el cultivo de la vid como resultado de una disminución tanto de la producción como de calidad de la uva. Contrario a muchas enfermedades fúngicas y bacterianas, las cuales pueden ser tratadas y en algunos casos erradicadas con el uso de productos químicos, biológicos o a través de prácticas culturales, no hay actualmente ningún tipo de tratamiento para las enfermedades víricas”, palabras del Dr. José Úrbez Torres acerca de la problemática de las enfermedades de la vid. Su recomendación, para evitar introducir y propagar virosis en viñedos sanos es disponer y plantar material certificado “virus tested”.

El Director de I&D del Grupo Mercier y responsable del laboratorio Novatech, Olivier Zekri brindó una charla sobre el modelo de desarrollo de Mercier en todo el mundo, cuyo foco está puesto en la calidad sanitaria de las plantas. “En primer lugar, producimos todas nuestras plantas, sin comprar material vegetal a otros proveedores, tanto yemas como portainjertos son manejados por Mercier, así nos aseguramos no tener fallas en la trazabilidad”, aseguró el ingeniero Zekri. Luego, el otro aspecto es la calidad de material inicial: “Mercier Argentina cuenta con un convenio especial con el ENTAV para obtener, directamente desde sus plantas madre, material inicial y/o de base con el más alto status sanitario”. El tercer eje del desarrollo de este vivero líder a nivel mundial, son los diagnósticos. “Desde 1986, Mercier ha manejado en su propio laboratorio el diagnóstico y la identificación de patógenos de la vid, empezando con los virus y agregando poco a poco otros patógenos (Agrobacterium, Fytoplasma, Hongos de la Madera, Xylella, Red Blotch, GPGV) para poder conocer siempre el status fitosanitario de sus plantas”, comentó Zekri.

La ingeniera Gabriela Estevez, directora de la Regional Gran Cuyo del INASE, brindó la tercera charla de la jornada acerca del Sistema de Certificación de Plantas de Vid en Argentina. En su ponencia, Estevez comentó las nuevas normas que incorporan la técnica de PCR al diagnóstico de virus, facilitando toda la gestión del proceso de plantas certificadas.

Al finalizar las charlas, los asistentes hicieron una recorrida por las instalaciones del vivero, ubicado en Perdriel y pudieron interiorizarse de los adelantos técnicos que ha introducido la empresa en los últimos tiempos.

Mercier, primer vivero certificador de plantas de vid
Vivero Mercier en el año 2002 inició el camino de la certificación de plantas de vid al comenzar con la selección de clones de Malbec, para la producción de vinos de diferentes gamas y estilos enológicos.

En el 2003 se introdujeron portainjertos y variedades viníferas del ENTAV (organismo francés que ha seleccionado los portainjertos de vides americanas y variedades viníferas más exitosos del mundo entero), gracias a un contrato de representación con Mercier Argentina. Y al año siguiente, se inició la introducción de estos materiales clonales al sistema de certificación.

De la mano de estos progresos, se logró en 2006 dar un paso fundamental: se firmó el convenio entre el INASE y el INTA para la puesta en marcha del Laboratorio de Virología, indispensable para avanzar en el programa de certificación de vides.

Un año más tarde, Vivero Mercier se convierte en el primer vivero en testear plantas iniciales con métodos biológicos (indexing). Este procedimiento es llevado a cabo por el INASE, quien complementariamente, realiza otros testeos por métodos como ELISA o PCR.

En 2011, luego de un largo período de estudio y análisis, se obtienen los resultados del indexing para los clones de Malbec libres de virus, conformando de esta manera el primer bloque de plantas iniciales certificadas de Malbec.

El INASE como organismo de aplicación de la ley de Semillas y Creaciones Fitogenéticas, en conjunto con el INV, fueron los encargados de fiscalizar todas las etapas de producción y garantizar la trazabilidad y el máximo status sanitario que exige el proceso de certificación de plantas de vid.

Finalmente, en agosto de 2012 y con la fiscalización del INASE, Vivero Mercier comienza a producir las primeras plantas certificadas de clones locales de Malbec (Clones Mercier® 515, 512, 501, 506, 713 y 715). Y en octubre de ese mismo año, en un hecho de trascendencia para Argentina y la región, se presentó la primera planta certificada de Malbec clonal argentino, injertada sobre pie americano. “Malbec Mercier Etiqueta Azul es una planta que sintetiza trazabilidad, innovación tecnológica y el más alto status sanitario”, resumió el ingeniero Cristóbal Sola, vicepresidente de Mercier Argentina.