Home / opinión / La Red de Sobrevivientes se manifestó luego del suicidio de un cura abusador

La Red de Sobrevivientes se manifestó luego del suicidio de un cura abusador

El sacerdote Eduardo Lorenzo, acusado de al menos cinco abusos sexuales contra niños y adolescentes, se suicidó de un disparo en un inmueble de la calle 4, entre 49 y 50 de La Plata, en donde está la oficina de Cáritas.

El cuerpo del cura «fue encontrado tendido en el suelo, con posibles manchas hemáticas y, a un costado, un arma de fuego», detalla el parte policial.

La jueza Marcela Garmendia había librado una orden de detención contra el sacerdote por los cinco casos de abusos pero un recurso de eximición de prisión presentado por su defensa evitó su arresto.

El recurso había sido rechazado en primera instancia por la jueza pero la defensa del sacerdote apeló a la Cámara por lo que no se había resuelto aún la detención.

La Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina consideró hoy que la muerte del sacerdote Eduardo Lorenzo, quien se suicidó anoche, «no repara el daño» del abuso sexual que cometió con menores y adolescentes.

En un comunicado, expuso que «la muerte no repara el daño: lo único que repara el daño causado a las víctimas es la justicia».

«La muerte de Lorenzo confirma que los sobrevivientes dijeron y dicen siempre la verdad», continuaron las víctimas y apuntaron que «aún en esta situación, las únicas víctimas son sobrevivientes del cura».

El texto del comunicado
1. La muerte no repara el daño. Lo único que repara el daño causado a las víctimas es la JUSTICIA.
2. La muerte del cura Eduardo Lorenzo confirma que los Sobrevivientes DIJERON y DICEN SIEMPRE la VERDAD.
3. Que el cura llevó a cabo un acto final a la medida de las características señaladas en la pericia a Eduardo Lorenzo, realizada por la Asesoría Pericial de La Plata entre las que se destacan:

● “que busca causar un impacto en el interlocutor”
● “llamativamente cuando se realizan señalamientos y principalmente cuando se abordan las denuncias incrementa su tono de voz intentando imponer su análisis”
● “se detecta gestualidad y actitud corporal asociada a ira y a Lorenzo se le torna dificultoso escuchar interrumpiendo las intervenciones que se realizan para continuar con el desarrollo de sus razonamientos”
● “en situación de evaluación Lorenzo intenta correr a las peritos del rol, tratándolas a nivel comportamental como pares simétricos e incluso como un auditorio o público en posición inferior”
● “hace énfasis en haber sido” capellán penitenciario” en haber adquirido “jerarquía en la fuerza”; reconoce ser un sujeto en ocasiones impulsivo” no soy un ángel, no me cuesta enojarme y haber respondido con algún comportamiento intempestivo”
● “de su situación actual transmite malestar “por sentir que ha perdido todo” y expresa “me hice cura para dar una mano, no quiero que me vean derrumbar”

4. El protagonismo y la impronta de espectacularidad que tuvo su presencia en los medios en este último año, continúa ahora con su suicidio.
5. Todo lo que hemos dicho hasta aquí fue posibilitado por la DILACIÓN de la JUSTICIA intolerable para los Sobrevivientes y por la MANIOBRA de SU DEFENSA, que permitió que permaneciera libre a pesar del pedido de prisión.
6. Por último subrayamos que aún en esta situación, las ÚNICAS VÍCTIMAS son los Sobrevivientes del cura Eduardo Lorenzo.