Home / deportes / Un prólogo pasado por agua y sin contrareloj