Home / policiales / San Juan: presa por golpear a su hija y marido mientras estaba alcoholizada

San Juan: presa por golpear a su hija y marido mientras estaba alcoholizada

La mujer terminó presa por golpear a su hija y amenazar a su marido mientras estaba borracha. Además, condujo un vehículo en estado de ebriedad y provocó daños materiales.

En las primeras horas de este lunes se registró un caso de violencia intrafamiliar que empezó en Rawson y terminó en Rivadavia. Una mujer en estado de ebriedad agredió a su hija y luego amenazó a su marido, quedando tras las rejas y a disposición del sistema de Flagrancia.

Según informaron las fuentes, alrededor de las 00:30 de este lunes una joven de 15 años salió de la Iglesia “Misión de Vida”, en Rawson porque su madre pasó a buscarla. Sin embargo, la menor no quiso subirse al vehículo porque la mujer estaba borracha. Al advertir esta situación, un pastor se acercó y le pidió a una amiga de la conductora que maneje hasta su domicilio.

La chica subió como acompañante y su mamá en el asiento de atrás. Mientras iba circulando hacia su casa, la mujer le pidió a su hija que le llame a su padre para que abra el portón de la vivienda, pero cuando la niña hacía el llamado la mujer comenzó a insultarla y a decirle “dame el teléfono porque le estás llamando a tu papá para que me denuncie”. Ante la negativa de la joven, Alejandra Costa se ofuscó y la agredió físicamente, tirándole el pelo, dándole golpes de puño y clavándole las uñas cerca del cuello.

Al llegar al domicilio y delante de sus otros hijos menores, la mujer intentó agredir a la niña nuevamente tomándola del brazo y amenazó a su marido y a la amiga que condujo el vehículo e intentaba calmarla. En ese momento, el hombre constató que el vehículo tenía su paragolpes roto y otros daños, producto del estado de ebriedad de su pareja.

Ante los recurrentes episodios de violencia contra sus hijos es que dieron aviso al 911 arribando allí personal policial de Motorizada 4º y procediendo a la aprehensión de la mujer. Quedó alojada en los calabozos de la Comisaría 30ª.

Fuente y foto: Diario de Cuyo