Home / sociedad / Fabrican barbijos en un basural sin cobrar un peso

Fabrican barbijos en un basural sin cobrar un peso

Ex recolectoras del basural, ex cosechadoras y amas de casa fabrican 2000 barbijos para Las Heras sin cobrar un peso

Hasta hace nada, trabajaban sobre montañas de residuos en el basural de Las Heras, vendían ropa usada y reparada en la calle, cosechaban tomates en las fincas o eran solo amas de casa dedicada a sus hijos. Hoy, estas 10 mujeres que a fines de año pasado iniciaron la aventura de un emprendimiento propio, confeccionan en sus casas y gratuitamente unos 2.000 barbijos que servirán como un elemento más de protección contra el coronavirus.
Vista previa de imagen
Vinculadas a la Municipalidad de Las Heras, la comuna les compró las telas y el resto de la materia prima y las Mujeres Emprendedoras -así se autodenominan – comenzaron a coser los barbijos desde sus domicilios, de modo gratuito pues no cobrarán un peso por el tiempo dedicado y la mano de obra: “Ha sucedido todo esto y nos pidieron si podíamos dar una mano para ayudar a la sociedad haciendo barbijos y con mucho orgullo los estamos armando”, afirmó Belén Cortínez, referente del grupo.

Vista previa de imagen

Sin embargo, el pasado de la mayoría del grupo estaba lejos de este presente. La vida de Claudia Quiroz y Cintia Chacón, transcurría sin chances de escape en el basural de El Borbollón. Allí, recolectaban lo que servía y que para el resto de los mendocinos ya no servía; vendiéndolo luego para el reciclado. Así fue hasta fines de año pasado cuando se encontraron con esta oportunidad de un emprendimiento textil que les cambió la vida.

Vista previa de imagen

Lo mismo ocurría con Carolina Rocavaro y Noelia Fernández que dejaban el sudor en la cosecha de tomate; con Sandra Rincón que atendía un kiosco y hacía servicio doméstico; con Cecilia Garro que reciclaba lo que otros recolectaban en el basural para venderlo en la calle y con Belén Cortínez, Yanina Marchal, Florcita Torrez y Pamela Salinas que se dedicaban a su familias como amas de casa. Pamela tiene una particular historia porque enviudó hace poco tiempo perdiendo a su marido que falleció joven. Ella quedó sola y con dos mellizos de corta edad que mantener.

Vista previa de imagen

A todas, el emprendimiento textil junto a la Municipalidad de Las Heras les cambió la vida.
Belén Cortinez contó las vivencias por las que pasaron mientras confecciona los barbijos en su casa: “Para todas ha sido un cambio muy fuerte, porque la mayoría y no es mi caso, están solas y son sostén de familia”.

Vista previa de imagen

“El caso de las dos chicas que trabajaban en el pozo del basural -continuó- han experimentado un cambio grandísimo porque ellas antes tenían que ver el día a día para comer, recolectar basura y salir a venderla rápido para asegurar el plato del mediodía o la cena, si alcanzaba. Ahora, con este taller textil que tenemos aseguran un ingreso y pueden planificar, guardan plata para comprar un colchón o una cama para sus hijos. Una de ellas le pudo comprar un vestido a su hija que cumplía 15 años y viera que orgullosa estaba por haberlo conseguido. Esto es lo impactante”, resaltó Belén.

Vista previa de imagen
La mujer explicó que “este verano estuvimos trabajando con la confección de las remeras para la escuela de verano y para los paleros, trabajo por el que la Municipalidad nos paga. Ahora estamos ayudando con los barbijos que los vamos a hacer gratis y que nos pareció una buena idea porque es algo productivo que se hace en casa. Es muy bueno para que todos tomemos conciencia”

La mujer de las fotos que pase es Belen Cortinez y todo el grupo de Mujeres Emprendedoras de El Borbollon que estan haciendo los barbijos

———-

50 familias aisladas en Puente de Inca recibieron alimentos y medicamentos de la Municipalidad de Las Heras

Unas 50 familias, todas habitantes de Puente del Inca, fueron asistidas hoy con provisión de alimentos, por la Municipalidad de Las Heras, ante el fuerte aislamiento que ha significado para ellos, la cuarentena por el coronavirus.

La restricción para circular por la Ruta Nacional.7, y la lejanía de Uspallata, el centro urbano más próximo distante a 71 kilómetros de Puente del Inca, hizo imposible a esta comunidad de la alta montaña mendocina poder desplazarse para hacerse de provisiones.

Atento a la situación, el municipio montó un operativo para llevar provisiones alimenticias y medicamentos para aquellos con enfermedades crónicas.

El delegado municipal de Uspallata, Mario Lucero, señaló que “las 50 familias residen en el barrio Cuadro Estación de Puente de Inca y se dedican en su mayoría a la venta de artesanías y productos turísticos en esa atracción natural de la alta montaña”.