Home / deportes / Ocurrió un 3 de abril, en un banco de una plaza se funda Boca Juniors

Ocurrió un 3 de abril, en un banco de una plaza se funda Boca Juniors

3 de Abril de 1905: Se funda el Club Atlético Boca Juniors. Santiago Sana, Alfredo Scarpatti, Esteban Baglietto y los hermanos Juan y Teodoro Farenga, cinco jóvenes que integraban un equipo de amigos del barrio de inmigrantes italianos de La Boca llamado Independencia Sud, decidieron constituir algo mucho más formal que eso. El sábado 1 de abril de 1905 se reunieron en la Plaza Solís para darle forma al proyecto, y al día siguiente lo hicieron en la casa de Baglietto. Las discusiones sobre el color de la camiseta fueron subiendo de tono y la madre del anfitrión, quien estaba tomando el té con otros matrimonios amigos, les solicitó amablemente que se retiraran del lugar. Los muchachos volvieron a la plaza ubicada en las calles Olavarría, Suárez, Gaboto y Ministro Brin para seguir deliberando. Descartados los nombres de Hijos de Italia y Estrellas de La Boca, Santiago Pedro Sana tuvo el honor de denominar al nuevo club que estaba naciendo como Boca, y le agregó el Juniors con ese toque inglés típico de la época. Pero fue el lunes 3 de abril de 1905 cuando se designó la primera comisión directiva en la casa de los Farenga. Nacía una historia de pasión popular pocas veces vista que perdura y perdurará eternamente en los corazones de una legión de simpatizantes que ya están diseminados por todos los rincones del mundo.
El primer presidente de Boca, elegido ese mismo día, fue Esteban Miguel Baglietto. La Secretaría tomó domicilio transitorio en Pinzón 267 (la casa de los Farenga) pero luego se trasladó a Suárez 531, y el primer campo de juego fue el mismo que utilizaba Independencia Sud, en Pedro de Mendoza y Colorado (hoy Benito Pérez Galdós). La primera camiseta fue de color rojo, aunque al desteñirse despues de lavarla quedó rosa y por las cargadas de los otros equipos del barrio hicieron que rápidamente se la cambiara por una blanca con rayas azules verticales que no tuvo consenso. Fue así que en 1907 y ya con muchos adeptos y socios del club, Juan Brichetto, que trabajaba en el puente dos de La Boca, vio los colores de la bandera de un barco sueco que entraba al puerto de Buenos Aires (el “Drottning Sophia”). Así fue como se le ocurrió adoptar el azul y el oro para siempre.
Al principio, la camiseta fue de fondo azul y el amarillo en una franja diagonal, pero en 1913 se modificó para cruzar el pecho de modo horizontal.

1948: José María Gatica, el popular “Mono” se presenta en Mendoza. En el mítico estadio Babilonia que ubicaba en calle San Juan al 700 es el escenario para que el púgil puntano se luciera ante el bahiense Livio Sosa al que derrotó por nocaut en el sexto asalto, previo haberle dado una soberana paliza, habiendolo volteado en el tercer round y haberle pegado en todos los asaltos sin recibir un solo golpe del bahiense. El Mono Gatica el Campeón sin corona, realizó 96 combates, de los que ganó 86 (72 por nocaut). En términos boxísticos, su archirrival por excelencia fue el rosarino Alfredo Prada. El duelo era bien marcado, Prada, un púgil de destacada técnica, era mimado por quienes miraban con poca simpatía al “Mono”. Ambos boxeadores se enfrentaron 6 veces (2 en el amateurismo) dando como resultado una clara paridad, con 3 victorias para cada uno. Pero lo verdaderamente destacado de sus contiendas, era la gran convocatoria que generaban, agotando siempre las entradas, y dejando gente agolpada en las afueras del estadio. Incluso se dice que, con esas peleas, se solventó la construcción del techo del Luna Park. Allí una noche le dijo a Juan Domingo Perón al darle la mano “Dos potencias se saludan”. Quizás, la oportunidad deportiva más grande que tuvo Gatica fue en Estados Unidos, en el año 1951. Allí, el mercedino combatió en el Mítico Madison Square Garden de Nueva York, ante el campéon mundial de los livianos, Ike Williams. Gatica fue demasiado confiado y cayó noqueado en el primer asalto, lo que generó una gran decepción. Su popularidad fue meteórica, despertando amores y odios, estuvo casado en tres oportunidades y producto de dos de esas relaciones, fue padre de tres hijas. El reconocido amor por el peronismo que siempre profesaba, lo había llevado a un lugar de privilegio cercano al General (quien junto a Evita, apadrinaron a su primer hija: María Eva), también le generó consecuencias negativas por la coyuntura política de la época. El gobierno de la Revolución Libertadora le retiró su licencia de boxeador y su caída acelerada. A pocos años del retiro, haciendo una parodia de catch con Martin Kardagian se lastimó la pierna y quedó cojo para siempre, el que supo vestir con lujo y “tiraba” dinero a troche y moche se encontraba nuevamente sumido en la pobreza. Afuera de la cancha de Independiente (el Rojo jugaba frente a River un 12 de noviembre de 1963, un hombre agonizante rogaba desde el suelo “levantáme, no quiero estar tirado”. El colectivo de la línea 295 acababa de pasarle por encima, pero aun así, quería levantarse y seguir dando pelea. Era el “Mono” Gatica, quien dos días después moriría a causa del accidente, naciendo así, su leyenda.—-Sus restos descansan en Villa Mercedes, su pueblo natal.

Vista previa de imagen

1949 – Juan Manuel Fangio logró su primera victoria en Europa, al imponerse en el circuito de Ospedaletti, en San Remo, Italia. Al comando de una Maserati 4CLT, de la Escudería Achille Varzi, a un promedio de 102.380 Km/h. La carrera constó de 90 vueltas a un trazado de 3.336 metros y segundo fue el Principe Bira, con otra Maserati.

Vista previa de imagen