Home / sociedad / La multinacional Johnson & Johnson trabaja en una vacuna contra COVID-19

La multinacional Johnson & Johnson trabaja en una vacuna contra COVID-19

La compañía junto al Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU están en la etapa de investigación y desarrollo de una vacuna para combatir el coronavirus. Probarían la vacuna en humanos en septiembre del 2020.

Johnson & Johnson y la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (BARDA, por sus siglas en inglés) han destinado de manera conjunta más de mil millones de dólares a la investigación y desarrollo de una vacuna para el nuevo coronavirus. La Compañía espera iniciar los estudios clínicos de Fase 1 en seres humanos de la vacuna candidata a más tardar en septiembre de 2020 en Estados Unidos y Europa.

La búsqueda de una vacuna para frenar el COVID-19 recorre el mundo. Desde Estados Unidos la empresa Johnson & Johnson asegura tener detectada una posible vacuna para prevenir el virus. Se trata de un trabajo que arrancó en enero de 2020, mucho antes de que la crisis llegara a Estados Unidos. Son trabajos en colaboración con la Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson y la Autoridad para la Investigación y el Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA) de EEUU.

J&J prevé iniciar los estudios clínicos en seres humanos con la vacuna para prevenir el Covid-19 en septiembre de 2020, como muy tarde, y espera que los primeros lotes de la vacuna estén disponibles para su uso en situaciones de emergencia a principios de 2021. Para cofinanciar la investigación y los ensayos clínicos, la empresa asegura que donará un total de mil millones de dólares y recurrirá a su personal y sus infraestructuras, que pretende ampliar.

Como parte de su compromiso, Johnson & Johnson está además expandiendo la capacidad de producción a nivel mundial, incluyendo el establecimiento de nuevas capacidades de fabricación de vacunas en los EE.UU. y otros países. Esta capacidad adicional ayudará a la producción rápida de una vacuna y posibilitará el suministro de más de mil millones de dosis a nivel mundial. La Compañía planea iniciar la producción a riesgo de manera inminente y tiene el compromiso de brindar al público una vacuna asequible, para su uso durante el tiempo de emergencia por la pandemia.

Alex Gorsky, presidente y director ejecutivo de Johnson & Johnson, señaló que “el mundo está enfrentando una crisis urgente de salud pública y tenemos el compromiso de hacer lo que nos corresponde para lograr una vacuna contra el COVID-19, que esté disponible y sea asequible a nivel mundial tan rápido como sea posible. Puesto que somos la compañía de salud más grande del mundo, sentimos la profunda responsabilidad de mejorar la salud de las personas alrededor del mundo todos los días. Johnson & Johnson está bien posicionada con base en su conocimiento científico y experiencia, su escala operativa y su solidez financiera para combinar sus recursos con los de otras entidades para acelerar la lucha contra esta pandemia”.

El Dr. Paul Stoffels, vicepresidente del comité ejecutivo y director científico de Johnson & Johnson, manifestó: “valoramos mucho la confianza del gobierno de los Estados Unidos y su apoyo a nuestros esfuerzos de investigación y desarrollo. El equipo mundial de expertos de Johnson & Johnson ha intensificado sus procesos de investigación y desarrollo llevándolos a niveles sin precedentes y nuestros equipos están trabajando sin descanso junto con BARDA, nuestros socios científicos y las autoridades de salud de todo el mundo. Estamos muy felices por haber identificado una opción de vacuna a partir de las construcciones en las que hemos trabajado desde enero. Avanzamos de manera acelerada hacia los estudios clínicos de Fase 1 en seres humanos para que inicien a más tardar en septiembre de 2020 y, apoyados en el aumento de la capacidad de producción a nivel mundial que estamos implementando en forma paralela a dicha evaluación, anticipamos que una vacuna podría estar lista para su uso en caso de emergencia a principios de 2021”.

La vacuna candidata principal para COVID-19
Johnson & Johnson inició sus esfuerzos en enero de 2020, en cuanto estuvo disponible la estructura del nuevo coronavirus (causante de COVID-19) para investigar las posibles opciones de vacunas. Los equipos de investigación de Janssen, en colaboración con el Centro Médico Beth Israel Deaconess, parte de la Facultad de Medicina de Harvard, construyeron y examinaron múltiples opciones de vacunas utilizando la tecnología AdVac® de Janssen.

A través de colaboraciones con científicos de múltiples instituciones académicas, los constructos de vacunas fueron a continuación puestos a prueba con el fin de identificar aquellos que fuesen más prometedores para producir una respuesta inmunológica en evaluaciones preclínicas.

Con base en esta labor, Johnson & Johnson ha identificado a una opción de vacuna principal para COVID-19, la cual pasará a las primeras etapas de fabricación. Siguiendo un cronograma acelerado, la Compañía busca iniciar un estudio clínico de Fase 1 en septiembre de 2020, esperando que haya datos clínicos de seguridad y de eficacia disponibles para finales de año. Esto podría posibilitar la disponibilidad de una vacuna para su uso de emergencia a principios de 2021. A fines comparativos, el proceso típico de desarrollo de vacunas involucra varias etapas diferentes de investigación y dura entre 5 y 7 años antes de que una opción de vacuna sea siquiera considerada para su aprobación.

Durante más de 20 años, Johnson & Johnson ha hecho inversiones significativas en sus capacidades de generación de antivirales y vacunas. El programa de la vacuna para COVID-19 está capitalizando las tecnologías comprobadas AdVac® y PER.C6® de Janssen, las cuales brindan la capacidad de desarrollar nuevas opciones de vacunas con rapidez y de aumentar la escala de producción de la vacuna candidata óptima. La misma tecnología fue utilizada para desarrollar y fabricar la vacuna para el Ébola de la Compañía, así como para construir nuestras opciones de vacunas para el virus del Zika, el virus sincicial respiratorio y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), las cuales se encuentran en Fases 2 y 3 de desarrollo clínico.

Investigación ampliada de antivirales
Adicional a los esfuerzos centrados en el desarrollo de una vacuna, BARDA y Johnson & Johnson han ampliado su colaboración para acelerar la labor en curso por parte de Janssen para examinar bibliotecas de compuestos que incluyen a compuestos de otras compañías farmacéuticas. El objetivo de la Compañía es identificar posibles tratamientos para el nuevo coronavirus. Tanto Johnson & Johnson como BARDA están aportando fondos como parte de esta colaboración. Estos esfuerzos para la examinación de antivirales están teniendo lugar en colaboración con el Instituto Rega para la Investigación Médica (KU Leuven/Universidad de Leuven) de Bélgica.

Como se anunció en febrero de 2020, la Compañía y BARDA han estado colaborando para examinar la biblioteca de moléculas antivirales de Janssen con el fin de acelerar el descubrimiento de posibles tratamientos para COVID-19. El virus causante del COVID-19 pertenece a un grupo de virus llamados coronavirus que atacan al sistema respiratorio. Actualmente no hay vacunas, tratamientos o curas que hayan sido aprobados para COVID-19.

Aviso a los inversionistas con respecto a las declaraciones prospectivas

Este comunicado de prensa contiene “declaraciones prospectivas” —según se definen en la Ley de Reforma de la Litigación Sobre Valores Privados de 1995— que conciernen al desarrollo de posibles regímenes preventivos y de tratamiento para la COVID-19. Se advierte al lector que no debe tomar como un hecho tales declaraciones prospectivas. Las mismas se basan en expectativas actuales respecto a acontecimientos futuros.