Home / opinión / “Que la exención del impuesto a las ganancias al personal de la salud, sea un recordatorio para la Argentina que viene”

“Que la exención del impuesto a las ganancias al personal de la salud, sea un recordatorio para la Argentina que viene”

Celebro el consenso amplio y decidido que encuentra este proyecto en todos los bloques. Durante las semanas que pasaron desde la confirmación de la llegada del COVID-19 al país hasta hoy, la primera sesión en mucho tiempo, han ingresado por parte de la UCR más de 300 proyectos que, desde distintas aristas, comparten un objetivo último: resguardar al personal de la salud que están día a día dando la batalla a este virus que no vemos, pero tanto daño hace.

Les pido que no nos confundamos, que no perdamos de vista el carácter excepcional del texto que vamos a aprobar; lejos estamos de dar soluciones de fondo y estructurales a médicos y médicas; enfermeros y enfermeras; y auxiliares que son las primeras víctimas de un sistema de salud fragmentado y desfinanciado. Pero también sabemos que no habrá éxito sanitario sin reconocimiento cabal a los agentes del éxito: el personal de la salud.

Y señalo esto, lo de las soluciones de fondo, como una parte central, no de lo que estamos aprobando, sino de lo que estamos viviendo. Por primera vez la salud como política pública ocupa el centro del debate en Argentina y me animaría a decir, que hace décadas que el mundo democrático no tiene a la salud como eje de la administración.

Lo señalo porque esta iniciativa que hemos concebido como paliativo, debe ser una primera aproximación a un debate serio, concreto y eficaz sobre salud: qué hacemos, cómo lo hacemos y con qué recursos lo hacemos. La salud en centro de la escena desnudó las limitaciones del sistema. Cuando se apaguen las luces, cuando recuperemos o construyamos una nueva normalidad, debemos sostener la ocupación pública sobre el sistema de salud.

Que cada política de emergencia que aplica el Gobierno Nacional y las provincias, y el Congreso en este caso, con la exención del impuesto a las ganancias al personal de la salud, sea un recordatorio perenne de que la “Argentina del día después” -de la que tanto se habla en los medios y las redes sociales- deberá tener como prioridad insoslayable la modernización de la infraestructura sanitaria y la implementación de salarios dignos que reflejen la enorme calidad de recursos humanos con la que cuenta el país.

Poco sabemos del virus que ha puesto en jaque nuestra organización socio-económica y cultural. Pero si sabemos sobre qué pilares debe construirse la “nueva normalidad”.

Es con más democracia y de mayor intensidad, una institucionalidad más robusta y eficiente y sistemas públicos capaces de dar respuesta de manera ágil a la sociedad.

Hay quienes dicen que el Estado de bienestar está en crisis, hay quienes señalan que la crisis es del Estado liberal. Dejo esas dicotomías para quienes se sienten cómodos navegando esas aguas. No está en crisis ni el Estado presente ni el Estado de ciudadanos libres e individuamente empoderados. Está en crisis un paradigma de gobierno que trasciende marcos ideológicos y atraviesa al mundo. Solo profundizando el respeto y promoción de libertades individuales y haciendo del Estado una herramienta más eficaz, presente y útil a la comunidad, emergerá una “nueva realidad” de justicia y progreso.

Por mi profesión de farmacéutica y mi gestión al frente del Ministerio de Salud de Mendoza conozco bien los vicios de un sistema donde sobran las responsabilidades, pero faltan los recursos. No será posible levantar al sistema de salud sin saldar una de las deudas pendientes más grandes que tiene nuestra democracia: un nuevo régimen de coparticipación.

Quiero cerrar saludando y agradeciendo muy afectuosamente a todo el personal médico del país, especialmente a quienes esta ley no los beneficiará porque su salario está por debajo del mínimo imponible. Sabemos del esfuerzo que están haciendo; entendemos que más que aplausos y reconocimiento necesitan retribuciones y condiciones dignas de trabajo. Tienen el compromiso orgánico del radicalismo y personal de esta legisladora: vamos a pelear por un país que les devuelva todo lo que hacen por nuestra gente.

Claudia Najul

Diputada Nacional

Unión Cívica Radical