Home / salud / Ojo con las pantallas

Ojo con las pantallas

La luz azul causa fatiga y estrés visual y la luz azul-violeta resulta nociva para la mácula y retina.

Desde OSEP, la obra social de empleados públicos de Mendoza, advierten los problemas que puede causar el exceso de horas frente a las pantallas.

Durante el aislamiento para prevenir el COVID-19, los dispositivos tecnológicos han facilitado las tareas y la comunicación en cada aspecto de nuestras vidas. Sin embargo, su uso indebido puede generar daños en la visión.

Teletrabajo, reuniones en salas virtuales, clases online, video llamadas, maratones de películas y series, son algunos de los nuevos hábitos en cuarentena. Es evidente que la permanencia frente a las pantallas azules –celular, tablet, TV o computadora- aumentó y es necesario tomar las precauciones para evitar patologías como migrañas, fatiga visual y daños en la mácula.

La luz tiene longitudes de ondas distintas que hacen que sea visible o no y a su vez que se perciban de distintos colores. Las luces leds y las pantallas emiten una luz azul-violeta que puede producir efectos nocivos sobre la vista y generar daño ocular en caso de ser usadas en forma excesiva.

Luz azul: causa fatiga y estrés visual
Luz azul-violeta: nociva para la mácula y retina


Otras consecuencias

El insomnio es una de las consecuencias de la luz azul. Existen estudios que demuestran que su uso tan cerca de la noche causa trastornos porque altera los ritmos circadianos. Cambia nuestro sueño-vigilia.

El aumento en la miopía es otro posible efecto negativo. La gente tiende a comprar grandes televisores y usa la computadora o el móvil con luces apagadas, por lo que los ojos, en ese entorno, se esfuerzan por ver mejor y se miopizan. Es importante destacar que en la etapa adulta esta afección puede derivar en enfermedades visuales como cataratas, glaucoma o lesiones de retina.

Recomendaciones

Para evitar daños en la visión los profesionales de Oftalmología de OSEP aconsejan:

Regular la cantidad de horas por día que se está frente a este tipo de pantallas. Los niños menores de 9 años no deben permanecer más de 1 hora por día y los mayores de esa edad, hasta 2.
Realizar descansos periódicos cuando se trabaja durante varias horas frente a las pantallas. Se recomienda que cada 30 minutos se tome un descanso de aproximadamente 10 minutos para oxigenarse (abrir una ventana o salir al exterior).
Tratar de utilizar protector de pantalla y reducir la cantidad de brillo.
Usar anteojos con tratamiento antirreflejo correcto.
Optimizar la postura y la iluminación del ambiente.
Comer frutas y verduras por su aporte vitamínico. La luz azul puede producir degeneración macular relacionada con la edad, una alteración de la zona de visión central, de allí la importancia del consumo de estos productos que resultan beneficiosos para la salud visual.
Consultar al oftalmólogo ante la presencia de síntomas y realizar el control periódico en niños.