Home / policiales / San Juan: se cumplen 8 años del violento crimen de Cristina Olivares

San Juan: se cumplen 8 años del violento crimen de Cristina Olivares

La joven era madre de dos varones recibió 139 puñaladas por parte de su expareja y de la amante de éste. Este miércoles se cumplen 8 años de este asesinato tan cruel ocurrido en San Juan.

La muerte de María Cristina Olivares quedará en la memoria de muchos. Es que la saña y la alevosía con la que fue asesinada jamás se vio en otro crimen.

Según los informes forenses Cristina presentaba 25 cortes en su rostro y el resto en todo su cuerpo. Previamente fue golpeada, un hecho que le hizo perder todas sus defensas, quedando reducida y a merced de sus asesinos. Le ataron las manos hacia atrás con el cinturón de un saco y luego comenzaron a propinarle tantas puñaladas como pudieron. Incluso en sus pechos se evidenciaban las heridas cortopunzantes. La dejaron prácticamente muerta. Según indicaron los forenses tuvo una muerte dolorosa y lenta al quedar en estado de agonía entre 30 y 40 minutos.

El cuerpo de María Cristina fue hallado sin vida el domingo 8 de julio de 2012, en calle 7 entre Vidart y Lemos, en Pocito. Estaba semidesnuda y llena de sangre. Comenzaba una ardua tarea para los investigadores policiales. La familia de la joven, principalmente Antonio Olivares, su padre, no descansaron ni un minuto para que la Policía llegara hasta los autores de ese aberrante hecho.

La investigación no fue fácil. Era compleja por las relaciones sentimentales que había entre los homicidas y la víctima. Pese a ello, los policías lograron detener a Miguel Palma, el exmarido de Cristina, a Rosa Videla y a Noelia Corvalán, cuñada de Videla. Estas personas fueron a juicio y todas recibieron la misma condena: prisión perpetua.

La vida de Cristina estuvo signada por las agresiones de Palma, a quien conoció y se enamoró de él. Tuvieron dos hijos, que al momento del crimen tenían 3 y 1 año de edad. La familia de ella siempre quiso separarla de ese hombre pero siempre volvían. En algún momento, ella se animó y denunció a Palma por las agresiones pero no fue escuchada a tiempo. Incluso, después de muerta, la Justicia la citaría por esa denuncia, cuando ya no habían razones para protegerla. Cristina ya estaba muerta.

Fuente: San Juan 8