Home / sociedad / OSEP registra 60% menos de consultas por enfermedades respiratorias

OSEP registra 60% menos de consultas por enfermedades respiratorias

En la Guardia del Hospital Fleming, en los meses de abril y mayo de este año, solo se registraron 160 consultas respiratorias, en tanto que el mismo período de 2019, tuvo un promedio de 1.700 consultas mensuales, lo que representa una disminución del 95%.

Los profesionales atribuyen este marcado descenso a las medidas de protección contra el coronavirus.

Durante otoño e invierno junto con el cambio brusco de temperatura aparecen las infecciones respiratorias. Cada año las alergias, neumonías, bronquiolitis y la gripe afectan a gran parte de la población, a punto de colapsar el sistema de salud.

Sin embargo, en el contexto de la pandemia COVID-19 que afrontamos, en las guardias de los hospitales de OSEP durante abril y mayo se ha registrado un marcado descenso, lo que se refleja también en otros servicios.

Según los datos de los meses de abril, mayo y junio de 2020, el hospital pediátrico Alexander Fleming tuvo alrededor de 5.580 consultas menos de enfermedades respiratorias en Guardia que en los mismos meses de 2019. Mientras que El Carmen, registró solamente 623 consultas de enfermedades respiratorias, lo que significa una baja de casi el 53% con respecto al año pasado, es decir, se realizaron menos de la mitad de las consultas.

Por su parte, el servicio que recibe los llamados de emergencia, médico a domicilio, traslados y realiza el seguimiento de afiliados con sospecha de coronavirus, también señaló una marcada disminución en las consultas con diagnóstico de enfermedad respiratoria. Alrededor de 2.876 afiliados solicitaron asistencia médica relacionada a este tipo de patologías de abril a junio de 2019, mientras que en el mismo periodo de este año se registraron 1.385 consultas, alrededor de un 52% menos.

Cabe aclarar que los datos sobre la emisión de recetas durante los periodos analizados también confirman la baja en la cantidad de afiliados afectados por patologías respiratorias. Durante abril, mayo y junio de 2020, en comparación con los mismos meses del año pasado, se confeccionaron alrededor de un 60% menos de recetas para el tratamiento de este tipo de enfermedades.

Los profesionales estiman que los virus dejaron de circular debido al aislamiento social y al compromiso de la comunidad que está cumpliendo rigurosamente con las medidas preventivas que se promueven año a año: toser y estornudar cubriéndose con el pliegue del codo, lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón o alcohol en gel, ventilar los espacios cerrados, evitar el humo del cigarrillo e higienizar correctamente las superficies contaminadas.

Esto puede observarse claramente en los datos pormenorizados de cada mes. En marzo, cuando se decretó el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio en nuestro país –día 20- se registran pocas bajas en las consultas de tipo respiratorias, incluso en algunos servicios tuvieron aumentos -en el Prehospitalario 105% y en hospital El Carmen 26%-. El crecimiento en las consultas se debió en gran parte a la demanda de información y atención a través del nuevo servicio telefónico para afiliados con síntomas de Coronavirus.

Sin embargo, al mes siguiente, cuando toda la comunidad cumplía con una estricta cuarentena, se produjo un marcado descenso que se mantuvo hasta fines de junio.

Una situación similar a la que vivimos hoy se presentó en 2009, cuando amenazaba la epidemia de gripe A. Por miedo se pusieron en práctica muchas de las acciones preventivas y fue el primer año, después de mucho tiempo, donde no se saturó el sistema de salud y disminuyeron todos los casos de infecciones respiratorias, principalmente neumonías, bronquiolitis y gripe.

Los especialistas recomiendan continuar respetando las medidas preventivas sobre todo en esta época del año y concurrir a la guardia solo en caso de urgencias.

Menos consultas en prestadores

En cuanto a las consultas de los afiliados en los prestadores privados de libre elección, se repite la tendencia de disminución en las consultas por infecciones respiratorias. Los consultorios de las instituciones que tienen convenio con OSEP recibieron 43.022 afiliados en 2019 -abril, mayo y junio- y en este año esa cifra se redujo a 15.104 –alrededor del 35%-. En el caso de Guardia, las consultas pasaron de 8.672 a 2.137 en los respectivos lapsos, es decir, disminuyeron más del 75%.

¿Cuándo concurrir a la guardia?

Los signos de alarma de una enfermedad respiratoria que requiere atención urgente son:

  • Fiebre alta o muy seguida
  • Decaimiento marcado
  • Dificultad para respirar (respiración rápida, quejido, silbidos, si se hunden las costillas, aleteo nasal)
  • Cianosis (color azulado de piel y mucosas)
  • Tos permanente y agotadora
  • Mal estado general

Algunos de los síntomas coinciden con los de COVID-19, por lo que es necesario aclarar que ante sospecha de esta patología los afiliados de OSEP deben llamar al 0810 810 1033 opción “0”.

¿Cómo prevenir las infecciones respiratorias?

Las enfermedades respiratorias son infecciones que se inician en forma repentina, duran algunas semanas y son causadas por bacterias o virus.

A diferencia de las bacterias, que se tratan con antibióticos, no hay tratamientos para combatir los virus respiratorios. Es decir que solo se deben tratar los síntomas que producen malestar.

Para prevenirlas los profesionales recomiendan:

  • Lavarse frecuentemente las manos con abundante agua y jabón o bien usar alcohol en gel.
  • Cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, con pañuelos descartables o con el pliegue del codo.
  • Desechar adecuadamente los pañuelos.
  • Ventilar los ambientes y mantener la higiene de la casa.
  • Evitar fumar o permanecer en espacios con humo de tabaco.
  • En el caso de los grupos considerados con mayor riesgo recibir la vacunación anual contra la gripe y la antineumocóccica, incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación.
  • Consultar al médico en caso de fiebre mayor de 38º, dificultad para respirar, tos frecuente e intensa, malestar general, dolor de garganta, congestión nasal, dolores musculares y articulares y a veces vómitos o diarrea.
  • No automedicarse, ni medicar a niños.
  • Mantener el distanciamiento social.