Home / deportes / Por la expulsión de Rattin nacieron las tarjetas rojas y amarillas

Por la expulsión de Rattin nacieron las tarjetas rojas y amarillas

23 de julio de 1966: En el Mundial de Inglaterra, Argentina cae ante el local, en Wembley, por 1 a 0 y queda eliminada en cuartos de final. Antonio Rattin es expulsado, produciéndose una polémica por la arbitraria decisión del juez alemán Kreitlein, que se mantiene a lo largo de los años.

Corría el minuto 33 cuando se produjo un hecho que cambió el fútbol para siempre. El árbitro del partido, el alemán Rudolf Kreitlein, pitó una dudosa falta de Roberto Perfumo que provocó que el capitán albiceleste, Antonio Rattín, fuera a protestarle como capitán del equipo. Ante la imposibilidad de entenderse por el idioma, el jugador de Boca Juniors pidió a un intérprete para poder comunicarse con el árbitro señalándose la cinta de capitán… y acabó expulsado. Fue el propio colegiado alemán el que lo justificó afirmando que Rattín le había mirado “de forma malintencionada”, y fue expulsado por “violencia verbal” pese a no entender el idioma.

La confusión en torno a si había sido expulsado -hasta entonces se producía de forma verbal- creó la necesidad de instalar un método que evitara dudas: las tarjetas. El gran propulsor fue el que fuera árbitro inglés hasta pocos años antes, Ken Aston, tras surgirle la idea en un semáforo de tal forma que todos, tanto jugadores como espectadores, pudieran identificar si era una advertencia –amarilla- o directamente una expulsión –roja-.

El día que Rattín se sentó en la alfombra roja de la reina Isabel II