Home / sociedad / La odisea de los “protocolos” que casi acaba con la vida de un chofer de camión

La odisea de los “protocolos” que casi acaba con la vida de un chofer de camión

La falta de humanidad y la negligencia ligada a los múltiples y confusos protocolos que rigen en las provincias desde que comenzó la pandemia del COVID 19 estuvieron a punto de acabar ayer con la vida del chofer mendocino de camiones Martín Samia (43).

El hombre salió ayer con su camión con destino a Buenos Aires, pero en la localidad de Balde a pocos kilómetros de la frontera entre San Luis y Mendoza, comenzó a sentir dolores en el pecho y a jadear por falta de aire. Desesperado, bajó del camión en plena ruta donde cayó desvanecido. Al verlo, otros choferes que transitaban por la ruta se bajaron y pidieron una ambulancia que llegó después de hora y media. En el Hospital de San Luis le diagnostican pre-infarto, pero se negaron a darle internación.


Sergio Ollivencia, miembro de la comisión directiva de la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza y dueño de la empresa donde trabaja Samia explicó: “simplemente me dijeron que esa persona no podía estar allí, lo sacaron del hospital, se lo llevaron en una ambulancia y lo dejaron en Desaguadero sentado en una silla. El oficial a cargo de Desaguadero determina que no puede ingresar a Mendoza por cuestiones de protocolo, y a nosotros que esperábamos a tres metros de allí con una camioneta para llevarlo al hospital en Mendoza, no nos permitían ingresar”, aseguró Olivencia.
Gracias a una llamada que pudo hacer Olivencia al Jefe de la Policía de Mendoza Roberto Munives, a la 1 de la mañana y con el compromiso de llevar al chofer a un hospital público para que quedase internado, pudieron ingresar a Mendoza. Lo llevaron a Guaymallén al Hospital Hungría que pertenece a la obra social de Camioneros, donde también le negaron la internación y los estudios correspondientes. “Si el dolor en el pecho no lo tiene ahora vuelva mañana”, le dijeron en la guardia.
Con la intención de avisar a los funcionarios públicos que no se estaba incumpliendo la ley al ingresar al chofer a la Provincia y ante la negativa del Hospital a internarlo, fueron a la comisaría novena de Guaymallén, donde también se negaron a tomarles la declaración, porque según el fiscal no se estaba incumpliendo con ningún “protocolo”.
“Han pasado más de 16 horas y todavía no logramos que le hagan los estudios a este hombre” subrayó Olivencia acongojado por una situación que califica de “incomprensible y dolorosa”
Historias como la de Martín Samia se viven a diario, por la incongruencia que han generado los enmarañados protocolos instalados en las oficinas públicas, intendencias, gobiernos provinciales, donde hoy reinan el caos, el desorden y la falta de humanidad.