Home / policiales / Encuentran un cadáver en Lavalle y sería del empresario Diego Aliaga

Encuentran un cadáver en Lavalle y sería del empresario Diego Aliaga

El cadáver fue encontrado en una zona rural de Lavalle. “Tenemos información que sería el cuerpo de la víctima Diego Aliaga”, afirmó el fiscal Fernando Alcaraz, junto al jefe de Investigaciones José Vega.

Después de más de un mes, encontraron un cuerpo y si bien faltan los estudios para confirmar la identidad, se trataría del empresario Diego Aliaga (51), quien está desaparecido desde el 28 de julio, al parecer víctima de un secuestro extorsivo. “Hace 40 días que estamos trabajando con el caso”, dijo Alcaraz. “La dirección de Investigaciones estuvo trabajando, la policía, la división de escuchas telefónicas y antisecuestro extorsivo, tecnológicos y todo el cuerpo de la Fiscalía ha estado trabajando, y esta es la coronación de muchas horas de trabajo, incluso con personal policial con Covid positivo y aislados. Este es el resultado”.

Según los primeros datos, el cadáver estaba enterrado a poca profundidad por lo que se veía a simple vista si uno llegaba hasta ese sitio, lleno de arbustos. De acuerdo a palabras del director de Investigaciones, José Vega, el cuerpo hallado estaba envuelto en tela y vestido solo con ropa interior. “Llevaba aproximadamente la misma cantidad de días desde que está se investigando, es la primera apreciación que hizo la médica forense y la gente de antropología que estuvo allí”.

Respecto del lugar donde se halló a la víctima, “es un lugar descampado, dese Costa de Araujo, camino a Gustavo André, unos 15 km en un camino vecinal, una huella de tierra, ahí estaba ubicada esta tumba”, afirmó Vega.

Por esta causa detuvieron a la esposa y los hijos de ella, más un socio que habría sido quien estuvo por última vez con el empresario fallecido. En los allanamientos previos se habían secuestrado autos de lujos, ya que el hombre tenía algunos negocios en la provincia.

Las personas detenidas por este caso estaban imputadas por secuestro extorsivo agravado por la participación de tres o más personas, delito que tiene una pena de 10 a 25 años, pero ahora, con la aparición del cadáver de Aliaga, está calificación podría cambiar al tratarse de un homicidio aunque Alcaraz -por ahora- desmintió algún posible cambio. “Hay un nuevo imputado en la causa”, agregó el fiscal federal.