Home / policiales / Investigan el secuestro y posible abuso de una nena de tres años en Mendoza

Investigan el secuestro y posible abuso de una nena de tres años en Mendoza

El aberrante hecho ocurrió en la localidad de Maipú cuando un sujeto, ex pareja de la madre de la nena, la secuestró y se la llevó de su hogar. “Si vas con la Policía voy a cag… matando a la Kiara”, fue la amenaza del hombre.

Una nena de 3 años fue tomada como rehén el pasado fin de semana por el exnovio de su mamá en la localidad mendocina de Maipú. El agresor raptó a la menor de su hogar y amenazó a la madre con clavarle un cuchillo si ella no accedía a retomar la relación amorosa. Además, la niña denunció que abusó de ella.

Todo comenzó el sábado minutos antes de las 18.30 cuando Antonella, de 24 años, recibió el primer mensaje de Daniel Ángel Barrera Pereyra (26), con quien se había negado a reconciliarse, tras separarse hace más de un mes.

“Hija de p…: andate para la casa y sacate una foto para que vea que estás ahí con tus cosas. Si vas con la Policía voy a cag… matando a la Kiara. Tengo un cuchillo y se lo voy a clavar”, era la advertencia del hombre, que la joven presentó en la comisaría 10 de la ciudad al momento de hacer la denuncia.

Minutos antes, Barrera había ingresado al hogar familiar y agarró a la menor, la subió a una moto y escapó a gran velocidad. Según el testimonios de los vecinos, el hombre se cayó, pero rapidamente retomó el control y huyo con la niña, de nombre Kiara.

Ante la falta de respuesta a su pedido, el hombre continuó con la amenazas vía chat: “La voy a llevar -a Kiara- al Canal San Martín y la voy a tirar”. Ya por la noche, Antonela recibió un nuevo mensaje por WhatssApp. “¡Está lleno de policías! Te dije que no quería eso. Ahora voy a tirar a la Kiara al río. Te ordené que fueras a la casa pero ahora está lleno de cobanis”, fue el último mensaje que llegó.

La policía había rodeado el lugar en un gran operativo que incluyó hasta los Bomberos y el helicóptero Halcón I, por la zona de Recoaro en busca del sospechoso. Fue gracias al testimonio de los vecinos del barrio que pudieron dar con el lugar utilizado por Barrera para mantener cautiva a la niña. Una vez encontrado el lugar, y luego de una tensa y larga negociación, cuatro efectivos lograron reducirlo y esposarlo para llevarlo detenido.

Al reencontarse con su madre, Kiara indicó que el hombre había abusado de ella y los investigadores sospechan que hacía lo mismo con su hermana de 6 años. Ambas niñas quedaron internadas para que se le realicen los estudios correspondientes y comprobar si hubo abuso.