Home / sociedad / San Luis: clínicas y sanatorios desmienten dichos del ministro de Seguridad

San Luis: clínicas y sanatorios desmienten dichos del ministro de Seguridad

Repudiaron al ministro de Seguridad, Luciano Anastasi por decir que el sistema público atiende a los pacientes con coronavirus porque los sanatorios “plantearon no tener recursos para hacerlo”.

A tavés de un comunicado, la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de San Luis respondió a las declaraciones que hizo públicas el ministro de Seguridad, Luciano Anastasi en medios porteños.

Como en su momento lo había expuesto el gobernador Alberto Rodríguez Saá, Anastasi respondió por qué los pacientes con coronavirus son atendidos exclusivamente por el sistema público de salud.

Su frase fue contundente cuando le consultaron en una entrevista por TN: “Es un sector privado, de desarrollo privado y plantearon no tener recursos ni medios para atender Covid”.

“Qué quiso decir? ¿Compara a la salud privada con cualquier comercio? ¿Las instituciones privadas no forman parte de la Salud Pública de la provincia?”, así cuestionó la entidad que representa a Clínica Italia, Clínica del Niño, Clínica Privada de Merlo, Clínica Aconcagua, Clínica CERHU, Sanatorio Ramos Mejía, Sanatorio Rivadavia y Sanatorio La Merced.

Se le informó al ministro que “la salud pública es toda la salud de la provincia”, y que difieren sólo en el tipo de sistema, o sea público y privado: “Una apendicitis aguda, se trata igual en cualquiera de los sistemas, un paciente infectado por COVID-19, también”.

Sin embargo, tuvieron en cuenta que ante una pandemia “es el ministerio de Salud quién establece normas para optimizar la atención”, y que esas “deben contemplar la salud en su conjunto, tanto público como privado”.

Destacaron que a través de la Resolución 146 (19/03/20) y el Decreto 2398 MdeS-2020 (25/04/20), San Luis dispuso “unilateralmente, sin consenso ni evaluación de las propuestas de acción conjunta de las entidades privadas, que sólo el sistema público atenderá Covid”.

Puntualizaron que en el inicio de la pandemia, el Estado nacional a través del ministerio de Salud de la Nación, “retuvo todos los insumos necesarios (existentes en el país), los cuales se distribuyeron en las provincias, junto con recursos económicos, para ser administrados en la atención de pacientes COVID”.

De ese modo reflejaron que “todos los recursos fueron absorbidos por el estado provincial para asistir al sistema público (No a la Salud Publica), según lo que ellos mismos determinaron”.

“El sistema privado, no fue tenido en cuenta, no se permitió nuestra incorporación en ningún sentido, no fueron escuchadas nuestras propuestas de servicio a la sociedad, y claramente no fueron compartidos ninguno de los recursos nacionales”, acusan en el comunicado.

Al mismo tiempo evaluaron en qué parte de la escena de los puso la pandemia y en qué condiciones a partir de las decisiones del Gobierno local: “Ocurrió lo previsto, la curva de contagios empezó a ascender, demostrando a diario lo corta que es la frazada… Las instituciones privadas nos encontramos sin respuestas en tiempo y forma sobre diagnósticos (monopolio estatal para confirmación con PCR y sin aceptación de otros métodos disponibles), interpretaciones sesgadas de protocolos vigentes, activación de protocolos aleatorios, respuestas incompletas desde el 107, bases de datos no disponibles”.

Criticaron que el Gobierno de Rodríguez Saá no atiende los reclamos ni tampoco las situaciones donde se “ofrecieron soluciones a problemas incipientes”.

“El resultado final, es que nuestras clínicas y sanatorios continúan atendiendo toda la patología posible en pandemia, incluyendo sospechosos y confirmados de COVID, y abriendo nuestras puertas cada noche en la cual el sistema público se queda sin camas. ¿De dónde salen nuestros insumos? Salen de nuestros bolsillos, no son reconocidos por el estado provincial y en la mayoría de los casos, tampoco por las obras sociales”, cuestionaron.

De todos modos, expusieron que seguirán atendiendo: “Hasta quedarnos sin ningún recurso económico y humano, ya que también este último está siendo absorbido por el sistema público, gracias a gestiones inadecuadas en salud pública”.

Recordaron la evacuación de la Maternidad “Teresita Baigorria”, la que tuvo que hacerse de urgencia en medio de los incendios que amenazaban la salud de los pacientes internados: “Allí también se requirió de nuestra gestión. Cuando la frazada ya no cubre, se hacen cargo los privados”.

“Por qué este maltrato? Por qué ofrecer menos de lo que es posible a la sociedad que lo necesita? Nuevamente exhortamos al ministerio de Salud de San Luis, a que nos reconozcan como entidades fundamentales y por ende, se habilite nuestra participación en todas las decisiones”, solicitaron.

¿Qué va a ocurrir cuando el sistema público colapse y el sistema privado haya sido destruido? No toda la población puede tomar un vuelo hacia otras provincias para ser atendidos”, advirtieron.

Al final adhirieron al pedido del Círculo Médico para que Anastasi “ratifique o rectifique sus dichos públicos”.

El texto completo del comunicado
REPUDIAMOS EN TODOS SUS PUNTOS, LAS DECLARACIONES EMITIDAS POR EL MINISTRO DE SEGURIDAD DE LA PROVINCIA, POR NO CORRESPONDER A LA REALIDAD SOBRE EL COMPROMISO DE NUESTRAS INSTITUCIONES DE SALUD, AGRAVADO POR EL CONTEXTO DEL CARGO QUE OCUPA Y FALTANDO A LA VERDAD.

El Sr. Luciano Anastasi dijo, respecto a las instituciones de salud privada: “es un sector privado, de desarrollo privado y plantearon no tener recursos ni medios para atender COVID”.
Qué quiso decir? Compara a la salud privada con cualquier comercio? Las instituciones privadas no forman parte de la Salud Pública de la provincia?
Al Sr. Ministro le informamos que la Salud Pública es TODA la salud de la provincia, difieren sólo en el tipo de sistema, entre público y privado. Una apendicitis aguda, se trata igual en cualquiera de los sistemas, un paciente infectado por COVID-19, también. Sin embargo, ante una pandemia, es el ministerio de salud quien establece normas para optimizar la atención.
Dichas normas, deben contemplar la salud en su conjunto, tanto público como privado, así lo demuestran en la Resolución 146 (19/03/20) y Decreto 2398 MdeS-2020 (25/04/20), donde disponen unilateralmente, sin consenso ni evaluación de las propuestas de acción conjunta de las entidades privadas, que sólo el sistema público atenderá COVID. Cabe destacar que en el inicio de la pandemia, el estado nacional a través del ministerio de salud de la nación, retuvo todos los insumos necesarios (existentes en el país), los cuales se distribuyeron en las provincias, junto con recursos económicos, para ser administrados en la atención de pacientes COVID.
Explicando esto, queda entendido que TODOS los recursos fueron absorbidos por el estado provincial para asistir al sistema público (No a la Salud Publica), según lo que ellos mismos determinaron. Por lo tanto, el sistema privado, NO fue tenido en cuenta, NO se permitió nuestra incorporación en ningún sentido, NO fueron escuchadas nuestras propuestas de servicio a la sociedad, y claramente NO fueron compartidos ninguno de los recursos nacionales.
Ocurrió lo previsto, la curva de contagios empezó a ascender, demostrando a diario lo corta que es la frazada… Las instituciones privadas nos encontramos sin respuestas en tiempo y forma sobre diagnósticos (monopolio estatal para confirmación con PCR y sin aceptación de
otros métodos disponibles), interpretaciones sesgadas de protocolos vigentes, activación de protocolos aleatorios, respuestas incompletas desde el 107, bases de datos no disponibles. No somos atendidos en nuestros reclamos ni en aquellas situaciones donde hemos ofrecido soluciones a problemas incipientes. El resultado final, es que nuestras clínicas y sanatorios continúan atendiendo toda la patología posible en pandemia, incluyendo sospechosos y confirmados de COVID, y abriendo nuestras puertas cada noche en la cual el sistema público se queda sin camas. De dónde salen nuestros insumos? Salen de nuestros bolsillos, no son
reconocidos por el estado provincial y en la mayoría de los casos, tampoco por las Obras Sociales.
Seguiremos atendiendo hasta quedarnos sin ningún recurso económico y humano, ya que también este último está siendo absorbido por el sistema público, gracias a gestiones inadecuadas en Salud Pública.
El 02 de octubre, debió ser evacuada la maternidad, allí también se requirió de nuestra gestión. Cuando la frazada ya no cubre, se hacen cargo los privados.

Por qué este maltrato? Por qué ofrecer menos de lo que es posible a la sociedad que lo necesita?
Nuevamente exhortamos al Ministerio de Salud de San Luis, a que nos reconozcan como entidades fundamentales de la Salud Publica y por ende, se habilite nuestra participación en todas las decisiones.
Qué va a ocurrir cuando el sistema publico colapse y el sistema privado haya sido destruído? No toda la población puede tomar un vuelo hacia otras provincias para ser atendidos.
Adherimos a la petición del CMSL, para que el Sr. Ministro ratifique o rectifique públicamente sus dichos.

ASOCIACION DE CLINICAS, SANATORIOS Y HOSPITALES PRIVADOS DE SAN LUIS – CLINICA ITALIA – CLINICA DEL NIÑO – CLINICA PRIVADA DE MERLO – CLINICA DEL ACONCAGUA – CERHU – SANATORIO RAMOS
MEJIA – SANATORIO RIVADAVIA – SANATORIO LA MERCED

Fuente: El Chorrillero