Home / deportes / Nacía la leyenda: Debutaba en Primera Diego Armando Maradona

Nacía la leyenda: Debutaba en Primera Diego Armando Maradona

Juan Carlos Montes era el tècnico de los Bichos Colorados que enfrentaban a Talleres de Còrdoba en el Nacional de ese año en la vieja canchita de calle Boyacà y lo hizo ingresar por Rubèn Giacobetti.

20 de octubre de 1976. Debut de Diego Armando Maradona en Primera divisiòn, el partido? Argentinos Juniors – Talleres de Còrdoba, con triunfo para la “T” 1 a 0.

El Diego tenìa casi 16 años.

Testigo presencial directo del debut del “10” fue Andres Angel Molina, ex futbolista de Atletico Argentino de Mendoza que estaba en el banco de suplentes de la T.

Nadie lo sabía aún, pero comenzaba a gestarse el nombre del Estadio de Argentinos Juniors.

Juan Carlos Montes, el entrenador se había guardado una carta sorpresa.

En el banco de suplentes sentó aun pibito de 15 años del que todos en el barrio ya habían oído hablar, pero que a partir de ese día empezaría a hacerse escuchar hasta en los lugares más recónditos del planeta: Diego Armando Maradona.

El Pelusa, el mejor de los Cebollitas, el que de chico deslumbraba a todos con sus jueguitos en el entretiempo esperaba por su oportunidad para mostrar la habilidad que lo había llevado a saltar desde la Novena hasta la Primera en poco más de dos años.

Cuando llegó el entretiempo, el entrenador le avisó a Maradona que ingresaría por Rubén Giacobetti: “Vaya, pibe. Juegue como usted sabe y, si puede, tire un caño” , dicen que le dijo el DT al chico al que le faltaban diez días para cumplir 16 años.

Con la camiseta 16 y su melena enrulada, Diego saltó al campo de juego. Y no iba a desobedecer la primera orden que le habían dado antes de debutar: en la primera pelota que le dieron, recibió de espaldas ante la marca de Juan Cabrera, amagó a salir para un lado y le tiró la pelota entre las piernas.

Diego Maradona - Wikipedia, la enciclopedia libre

Las poco más de 7 mil personas que había en el estadio (aunque hoy, a juzgar por la cantidad de fabuladores que dicen haber estado, deben haber sido cientos de miles) entendieron de entrada que la cosa venía en serio con ese chico.