Home / sociedad / Guaymallén homenajeó a dos docentes pioneras del departamento

Guaymallén homenajeó a dos docentes pioneras del departamento

Virginia y Agustina Argumedo, hermanas y maestras que marcaron un hito en las localidades de La Primavera y Km 11, en Guaymallén.

La Municipalidad de Guaymallén, junto al pedido explícito de los vecinos, brindó un sentido reconocimiento a Virginia y Agustina Argumedo, las primeras docentes de la escuela Margarita Ulloa de La Primavera y Chacabuco de Km 11. Estas hermanas de 98 y 93 años, respectivamente, fueron integrantes de una de las primeras familias que se establecieron en los inicios de esos distritos. Por eso, el aporte de ambas siempre fue más allá de sus roles en materia educativa: se transformaron en referentes primordiales en el desarrollo comunitario de esa zona rural del departamento.

Como homenaje, las directoras de dichas instituciones y ex alumnos brindaron testimonio sobre el recuerdo vivo de las docentes. En el edificio actual de la escuela Margarita Ulloa (Rufino Ortega y Benjamín Argumedo), participaron Mabel Zingaretti, María Galeone, Ricardo Palavecino y Carlos Zingaretti; mientras que en la plaza Rufino Ortega de Km 11 estuvieron presentes Sandra Barujel, Olga Gil y Gladis Pelegrina. También se sumaron las palabras de María Virginia Argumedo. La propuesta finalizó con las voces de Javier Rodríguez y Alejandra Marengo, que interpretaron el tema “Rosita Vera, maestra”.

Blanca Virginia Argumedo nació el 21 de junio de 1922. A los 21 años empezó a dictar clases en la escuela Margarita Ulloa que, por entonces, funcionaba en dos habitaciones ubicadas en calles Mitre y Benjamín Argumedo. Allí, se hizo cargo tanto de tareas educativas como de dirección.

Por su parte, Agustina Argumedo nació el 9 de abril de 1927 y ejerció su profesión en la escuela Chacabuco que, en sus inicios, estaba ubicada en la intersección de Bandera de Los Andes y Simón Bolívar, donde hoy funciona el colegio Santa Rosa de Lima. La sede actual de la institución se encuentra en Ramón Ferrer al 607. Una vez concluida su actividad docente, “Tita”, como era conocida, tuvo por 25 años una librería en su domicilio de Km 11.