Home / opinión / Rumbo de colisión

Rumbo de colisión

Desde el inicio de la pandemia la dirigencia política se ha dedicado a la gestión de la urgencia y recién ahora empiezan a pensar a largo plazo en los posicionamientos políticos.

En San Luis, las fuerzas políticas también han suspendido las actividades hasta que amaine el temporal del Covid-19.


Sin embargo algo está cambiando lentamente en la medida que se avizora la existencia de la vacuna como una realidad probable. Es por esta razón que algunos dirigentes locales de San Luis están proponiendo a Alberto Rodríguez Saa como Presidente del Partido Justicialista a nivel nacional. Lo que empezó tímidamente como un transcendido periodístico, tomó fuerza con un documento propiciado por cincuenta dirigentes locales. Además de ello en algunas declaraciones de Alberto Rodríguez Saa éste habría dicho que las elecciones son un medio maravilloso para resolver los conflictos y dejando entrever su posible candidatura.


Hoy la especie gana nuevamente la calle como una posible lista alternativa a la propuesta de Alberto Fernández como presidente del Partido Justicialista a nivel nacional, e incluso se vincularía de alguna manera con Cristina Fernández detrás de la candidatura del Gobernador de la Provincia de San Luis, hecho no comprobado públicamente, pero que los medios nacionales sostienen en esta guerra de roces.


La lista alternativa estaría conformada por Rodríguez Saa como presidente del partido y Milagro Sala como Vicepresidente, con la presencia de Alessandra Minnicelli, esposa de Julio De Vido, quien últimamente ha reclamado airadamente por su situación procesal a raíz de lo que considera un abandono del oficialismo que terminó consintiendo su destitución como diputado nacional, lo que significó a la postre su posterior detención.


De ser cierto el hecho de la candidatura de Rodríguez Saa significaría un virtual rumbo de colisión contra el oficialismo nacional que se ha esforzado por no confrontar y busca apaciguar todos los reclamos y puntos de fricción internos para dedicarse a gestionar los problemas económicos.


Tampoco está claro si Alberto Fernández aceptará la candidatura a la presidencia o se trata de una propuesta elegante para que queden las actuales autoridades encabezadas por el diputado Nacional José Luis Gioja. Lo que no cabe duda es que si se decide aceptar Alberto Fernández no puede fracasar porque afecta la gobernabilidad nacional.


También hay que tener en cuenta que desde 1988 no se producen elecciones internas en el Partido Justicialista, cuando disputaron Menem-Cafiero, por lo que las posibilidad que las internas se produzcan son remotas, seguramente la sangre no llegará al río.