Home / sociedad / San Luis: no pudo volver a su campo por las restricciones y perdió gran parte de sus animales

San Luis: no pudo volver a su campo por las restricciones y perdió gran parte de sus animales

Un productor que llegó a su campo en La Toma, hace una semana, encontró 25 animales muertos y no logra ubicar a otros 38. Como tampoco puede moverse de su establecimiento, no los puede buscar fuera de esa superficie.

Las medidas impuestas por el gobernador Adolfo Rodríguez Saá durante la cuarentena generaron masivas protestas en las rutas de ingreso a San Luis desde La Pampa, Córdoba y Mendoza y también una presentación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación por parte de productores cordobeses sobre la que todavía el cuerpo no se expidió. Los protocolos se flexibilizaron en las últimas semanas en el sentido de que no se exige cuarentena, pero sí PCR negativo para entrar por 72 horas y moverse por el campo en el que se trabaja.

Marcelo Aguado es mendocino, cuenta con 3000 hectáreas en La Toma, donde tiene 600 animales. Sólo hace cría de ganado. “Durante ocho meses no pudimos entrar; mi campo no tiene gente viviendo, sólo un vecino que lo cuida pero por las dimensiones y la envergadura de la tarea, recién hace unos días cuando ingresé me di con los animales muertos. Los que están perdidos tampoco se puede buscar afuera del campo porque no lo permite el protocolo”.

En diálogo con LA NACION, explicó que su situación no es excepcional, que son “muchos” los productores que se llevaron “sorpresas desagradables” cuando pudieron entrar a la provincia. “¿Qué nos va a decir el gobierno provincial si no nos respondía cuando le pedíamos pasar para evitar problemas y seguir trabajando? Las medidas se alivianaron pero no alcanza; trabajar requiere de otras posibilidades”.

Hace diez días un apicultor que viajaba de Mendoza hasta Santa Fe tuvo que liberar parte de sus abejas que se estaban asfixiando por demoras para atravesar la provincia de San Luis. La mitad murió y la pérdida sumó $ 500.000. Mariano Guillermo García aseguró que tenía todos los permisos de paso pero en el retén de Desaguadero los pararon y estuvieron “cuatro horas esperando para poder salir. Después se le pinchó una rueda a la policía, vino otro móvil que no tenía combustible y tuvo que cargar. Estuvimos seis horas para algo que requiere dos horas”, contó.

El ingreso a San Luis es con un PCR negativo realizado en otra jurisdicción u optar por realizarse hacer uno en los puestos fronterizos que se paga allí. Con eso la persona que ingresa puede circular por el término de hasta 72 horas, cuando debe abandonar la provincia o hacer aislamiento de siete días y realizarse un nuevo PCR.

Fuente: El Chorrillero