Home / política / Accidentes viales: impulsan por ley la figura del “conductor designado”

Accidentes viales: impulsan por ley la figura del “conductor designado”

La propuesta del diputado Jesús Riesco (PD) apunta a buscar una solución para disminuir los casos de incidentes de tránsito y designar a una persona que no ingiera alcohol al frente del volante.

Fue presentado en la Cámara de Diputados y se intenta tratar a la brevedad el proyecto de ley del diputado Jesús Riesco (PD) creando la figura del “conductor designado” en los locales de diversión nocturna. La iniciativa establece que cuando pretendan ingresar a un local de esparcimiento nocturno un grupo de 4 personas, como mínimo, una de estas deberá identificarse en la entrada como el “Conductor Designado”.
El encargado de la entrada del establecimiento, acompañado de una autoridad pública o policial, deberá obtener los datos del conductor y la licencia de conducir, este deberá firmar de conformidad el requerimiento, comprometiéndose a respetar las reglas del Programa y no ingerir bebidas alcohólicas dentro del local.
En tanto el establecimiento se comprometerá ofrecer ciertos beneficios para los conductores designados, conforme a los acuerdos suscriptos previamente con la autoridad de aplicación.
El “Conductor Designado” será identificado con un brazalete distintivo del Programa y a la salida, el encargado de la entrada y la autoridad pertinente consignarán, en un registro llevado al efecto, que la persona elegida que sale con su grupo de amigos, no ha ingerido bebidas alcohólicas y se encuentra en condiciones de conducir el vehículo pertinente.
Asimismo en los fundamentos del proyecto, el autor sostiene que un estudio, sobre consumo de alcohol en jóvenes, realizado en Mendoza denominado “ La Ruta del alcohol y sus perfiles de consumo” (base de 1.334 jóvenes encuestados) mostró, en el año 2006, que el 9% de ellos refirió haber sufrido un accidente asociado al consumo de alcohol. Fueron consignados como accidentes aquellos producidos por conducción de vehículos, ya sea como conductores o acompañantes principalmente autos, motos y bicicleta y/o caídas en la vía pública con consecuencias traumáticas como fracturas, torceduras, contusiones, etc. Además muchos jóvenes relacionaron el consumo de alcohol con sucesos violentos y riñas.
Por su parte la Organización Mundial de la Salud y UNICEF preocupados por la alta vulnerabilidad de los jóvenes, ha convocado a participar a organizaciones comunitarias, empresas privadas, medios de comunicación y a personalidades y mundo del espectáculo, a trabajar activamente en esta problemática. Buscan comprometer a todos los gobiernos del mundo a generar actividades preventivas acordes a cada realidad.
Sostiene el diputado Riesco que “es importante señalar que el accidente de tránsito es una enfermedad social de carácter epidémico y, como toda enfermedad, es evitable, prevenible y curable. La terapia debe ser una política pública eficaz, sostenida y sustentable, asumida por la sociedad en su conjunto”.