Home / policiales / Comenzó el juicio a Alejandro Amitrano por la muerte de su hija

Comenzó el juicio a Alejandro Amitrano por la muerte de su hija

El mismo Tribunal que absolvió a la madre de la pequeña en el 2001, ahora juzga al padre, que estuvo prófugo durante 13 años y fue aprehendido en enero de este año. El caso conmocionó a Mendoza en 1999, porque acusaron a los padres de matarla a golpes a la nena.

Una de los casos policiales más recordados del los últimos años tendrásu capítulo final, cuando Alejandro Amitrano (40) -un hombre que estuvo prófugo durante 13 años- sea juzgado por la muerte de su hija, Rosario Belén (1), tras una dura golpiza, en 1999.
Amitrano, está imputado por el delito de homicidio agravado por el vínculo, un delito que tiene la pena máxima: prisión perpetua.
La ex esposa de Amitrano y madre de la niña, Cecilia Cousau, fue juzgada en 2001 el delito de abandono de persona seguido de muerte, agravado por el vínculo, y fue absuelta por la Quinta Cámara del Crimen por falta de mérito.
Esta misma cámara, conformada por los jueces Gonzalo Guiñazú , Laura Gil de Chales y Rafael Escot, abrirán el debate el próximo martes a las 9. El fiscal que llevará adelante la acusación será Fernando Guzzo y abogado Osvaldo Miranda será el defensor.
El “caso Amitrano”, uno de los hechos de violencia infantil  fue recordado, durante años, por las crónicas policiales. Era una de los “casos sin resolver”, Amitrano había desaparecido del mapa, tres días antes de que la niña muriera. Fue buscado algunas veces en Villa Mercedes, San Luis, donde había nacido, pero es probable que el hombre ya estuviera en alguna provincia argentina,  o Brasil o Bolivia. Es que su familia tenía un nivel económico que le permitió moverse sin inconvenientes.

Pero cinco años atrás se instaló en Paraná, Entre Ríos, donde tenía un minimarket y una nueva pareja, una mujer que estaba embarazada al momento de ser detenido.
La descubrieron en enero del año pasado, cuando un policía de San Luis relacionado con la familia Amitrano, le pasó un dato al periodista Marcelo Ortiz, quien a su vez transmitió la novedad al vicegobernador Carlos Ciurca y al por entonces ministro de Seguridad Carlos Aranda.
El operativo fue simple, los investigadores siguieron a la madre de Amitrano, desde San Luis a Paraná. Allí fue detenido y luego traído a Mendoza, donde la fiscal especial Claudia Ríos imputó a Amitrano por el homicidio de su pequeña hija.

Fuente: Los Andes