Home / policiales / Sin detenidos por el crimen de dos personas en un cruce entre barras mendocinos

Sin detenidos por el crimen de dos personas en un cruce entre barras mendocinos

La noche del domingo 15 de febrero hubo tres crímenes en la provincia y todos estuvieron directa e indirectamente vinculados a un partido de fútbol. El encuentro tuvo como protagonistas a Gutiérrez y Huracán Las Heras por un lugar en el Federal A. Murieron un hincha de Gutiérrez, acribillado, y en otro lugar dos personas que se cruzaron con los barras de Huracán que hacían una caravana, tras haber perdido el ascenso, que obtuvo Gutiérrez.

El Celeste logró el ascenso por penales, y un hincha de ese club fue acribillado a las 21.30 en el barrio Azocar por simpatizantes de su clásico rival, Maipú.
A las 22.30 en calle Independencia se perpetraron otros dos asesinatos: más de 200 hinchas del Globo iniciaron una caravana llena de cánticos y festejos a pesar de no haber logrado el objetivo, y una mujer y un hombre, Bibiana Lencinas (33) y José Luis Paz (49) murieron acribillados a balazos durante un cruce entre barras. Nada tenían que ver con la disputa.
Por estos dos últimos hechos, personal policial capturó a principios de marzo a un sospechoso en el barrio Amigorena, Raúl Alejandro González, conocido como Ruli o Raulito. Otro acusado, el Tortuguita (Fernando Iván Tejada), se entregó el jueves 5 del mismo mes ante la fiscal especial Claudia Alejandra Ríos, quien se hizo cargo de las instrucciones.
Sin embargo, el viernes, la Cámara de Apelaciones en lo Criminal ordenó la libertad del Raulito, hijo de un policía federal retirado, al entender que las pruebas incorporadas en el sumario no alcanzaban para solicitar una prisión preventiva en el futuro. Le fijó una caución real de $10 mil en efectivo, y, esa misma jornada por la noche el joven salió de la cárcel de Boulogne Sur Mer.

A raíz de esto, como las pruebas son prácticamente las mismas, la fiscal dispuso la libertad del otro sospechoso, el Tortuguita. De esta forma, la causa por los homicidios de Lencinas y Paz quedaron sin detenidos.
La resolución
El expediente llegó a la Cámara de Apelaciones después de que el abogado del Raulito González, Alfredo Paturzo, presentara un control jurisdiccional y fuera rechazado por la conjueza Ana Granados, quien está a cargo del Primer Juzgado de Garantías.

El fallo sostiene que los policías “omitieron indicar datos fácilmente constatables, a saber, que tenía ocupación al momento del hecho, que es hijo de un policía retirado, y que por eso era factible que hallaran armas o proyectiles en el domicilio”.
El letrado cuestionó la legalidad de la orden de detención y adujo que personal de Investigaciones en función judicial “introdujo dos informes falsos” que mencionaban a González como uno de los homicidas.
Es más, el fallo sostiene que los policías “omitieron indicar datos fácilmente constatables, a saber, que tenía ocupación al momento del hecho, que es hijo de un policía retirado, y que por eso era factible que hallaran armas o proyectiles en el domicilio”.

​Paturzo expuso en su queja formal que algunas de las fuentes de los efectivos para acusar a González eran “anónimas” y que “esos datos debían ser consolidados con otros medios de prueba fiables”.
De acuerdo con el expediente, los efectivos que trabajaron en la causa para dar con los acusados, en un principio, fueron de la Unidad Investigativa de Las Heras. Ese mismo personal fue el que obtuvo el dato de los sospechosos como autores de los asesinatos. Lo que cuestionaron fue que lo obtuvieron con miembros activos de la barra brava de Huracán. “No se han generado medidas hasta el momento para corroborar con elementos objetivos las sospechas emanadas del informe policial labrado a fojas 128, supuestamente originadas en datos brindados por ‘parte de la barra brava de Huracán’”, sostiene la resolución de la Cámara de Apelaciones, que tuvo como preopinante al juez Alejandro Miguel (adhirió con su voto su par Luis Correa Llano).

El juez también tuvo en cuenta que el arma y las municiones incautadas en la vivienda del Raulito nada tenían que ver con el hecho y podrían ser de su padre policía retirado, quien, de todas formas, desarrollaba servicios de custodia en dependencias del Estado. “Por lo pronto, el hallazgo de un arma de fuego y municiones en el domicilio del encartado resulta un indicio claramente anfibológico, desde que el progenitor ha demostrado ser el legítimo tenedor de la pistola Browning calibre 9mm, con la inscripción Policía Federal”. Y agrega: “Este indicio en mayor medida impide ser ligado con la hipótesis acusatoria, puesto que en el lugar de los hechos se colectaron tres accesorios balísticos: una vaina con la inscripción 40S&W, una vaina con la inscripción S&W y un proyectil encamisado calibre 40”.

El abogado Paturzo, reafirmó la inocencia de su cliente y explicó que no había pruebas para vincularlo a los asesinatos. “Claramente estamos ante una investigación policial que tenía como fuente principal la barra brava de Huracán y carece de seriedad”, dijo. Además de sostener que González se encontraba en la casa de un amigo cuando ocurrieron los homicidios, contó que “se trata de un chico trabajador, con una familia de bien, que se tuvo que mudar después de este terrible hecho”.

​Lencinas y Paz murieron durante la caravana de hinchas de Huracán Las Heras por calle Independencia, después de la derrota en la final del Federal B. La mujer de 33 años viajaba en el asiento del acompañante junto con su marido y sus hijos cuando un proyectil ingresó por la luneta e impactó en su nuca. Dos barras que iban en moto y luego pelearon por una camiseta originaron el cruce de balas. Otro de los proyectiles dio el cuerpo de José Luis Paz, quien murió en el Hospital Carrillo.

El otro crimen
Después de la final entre Gutiérrez y Huracán, un joven llamado Claudio Manuel Medina, conocido como Tyson, fue asesinado a balazos por barras de Maipú en el barrio Azocar. Esa causa, que también está en la órbita de la fiscal especial Claudio Ríos, tiene dos detenidos. Uno de 23 años, conocido como Nico, y otro, de apellido González Gaitán. Ambos fueron acusados por homicidio y violación a la Ley de Espectáculos Deportivos.

Fuente: El Sol