Home / política / Diputado pide cárcel para los conductores ebrios

Diputado pide cárcel para los conductores ebrios

El diputado del PD Jesús Riesco insiste para que el Gobierno Provincial cumpla con el Código de Faltas y sancione a las personas que conducen en estado de ebriedad.

A través de un  proyecto presentado por el diputado Jesús Riesco (PD), le solicita al Poder Ejecutivo provincial proceda a dar cumplimiento estricto del artículo 61 y concordantes del Código de Faltas de la Provincia, que pena con hasta 30 días de arresto al conductor que maneje en estado de ebriedad.

Sostiene el diputado Riesco que “en los últimos días, los medios periodísticos han dado cuenta de accidentes de tránsito producidos por conductores ebrios que han ocasionado hasta muertes debido a su irresponsabilidad”. Por lo tanto indicó el legislador demócrata que “es necesario entonces poner atención en las sanciones a aplicar a estos conductores que debido a su accionar irresponsable ocasionan daños a terceros, los que a veces son irreparables como la muerte”.

Asimismo, el Código de Faltas de la Provincia de Mendoza, en su art. 61 establece las sanciones a aplicar a las personas que se encuentran en estado de ebriedad y para el caso de los infractores que estuvieren conduciendo un vehículo la pena podrá ser aumentada hasta treinta días de arresto y la multa hasta $ 2.000.

Como ejemplo el legislador demócrata señala la situación en La Rioja, donde la legislación señala que será reprimido con hasta treinta días de arresto y multa a quien mientras conduzca supere los 200 miligramos de alcohol por litro en sangre. La misma pena le corresponderá a quien se encuentre bajo efecto de estupefacientes y a quien maneje de manera peligrosa para su propia seguridad o la de terceros.
A la vez, si habiendo causado un accidente el infractor se da a la fuga o intenta eludir a la autoridad interviniente, tendrá la misma sanción. En todos estos casos, la autoridad policial también podrá retener el vehículo por un término que no deberá exceder  los treinta días, previa comprobación del grado de intoxicación.