Home / política / Aprobaron ley para que los clubes paguen tarifas diferenciales

Aprobaron ley para que los clubes paguen tarifas diferenciales

Mendoza va camino a aplicar un régimen tarifario específico para entidades de bien público, que beneficiará con tarifas sociales en los servicios a todas las entidades comunitarias sin fines de lucro, ya que el Senado dio media sanción –por unanimidad– al proyecto de ley presentado hace un mes por Gustavo Arenas (FPV-PJ) para que la provincia adhiera a la norma nacional Nº27.218, que instituyó aquella herramienta en busca de evitar el cierre de miles de instituciones barriales que ven peligrar sus actividades como consecuencia de las exorbitantes subas que deben cancelar por esas prestaciones.

De esta manera, la iniciativa pasó a la Cámara de Diputados para seguir con su tratamiento antes de lograr la sanción definitiva, algo que esperan ansiosamente los clubes deportivos y las demás organizaciones de pueblo y de barrio que en la actualidad están en riego de cese de actividades porque no pueden afrontar los pagos de los servicios públicos de gas, electricidad y agua debido a los irracionales aumentos registrados.

La ley nacional Nº27.218, sancionada por el Congreso el 25 de noviembre del 2015, establece en su artículo 3° que los entes reguladores de servicios públicos deben incorporar en sus respectivos cuadros tarifarios la categoría “Entidad de Bien Público” e implementar una tarifa diferencial para ésta, que abarcará las prestaciones de agua potable, desagües cloacales, electricidad, gas natural y telefonía. A la vez, en su artículo 26° invita a las provincias a adherir y a trabajar coordinadamente para implementar regímenes equivalentes.

El proyecto de ley del senador Gustavo Arenas aprobado hoy por la Cámara Alta fundamenta su adhesión a la norma nacional en la necesidad de no dejar caer a las organizaciones barriales que en forma libre y gratuita funcionan como ámbitos de contención social para una masiva cantidad de chicos y grandes que de otra manera no tendrían acceso a hacer valer sus derechos.

Se trata de instituciones que se sostienen gracias a las bajas cuotas –a veces, simbólicas– que pagan sus socios para poder seguir contando con actividades tendientes al desarrollo personal, la formación de valores de vida, el aprendizaje de oficios, la incorporación de conocimientos y hasta la camaradería, a través de los deportes, los talleres de arte, los cursos de destrezas laborales y los espectáculos culturales, entre otras de las actividades que brindan sin ningún tipo de restricción.

Es por eso que la propuesta del legislador justicialista ha sumado numerosos apoyos desde toda la provincia, al ser considerada como fundamental para que los clubes deportivos, las uniones vecinales, los centros de jubilados y demás organizaciones sin fines de lucro surgidas de los barrios puedan volcar sus escasos recursos económicos a financiar sus actividades abiertas a la gente –ya que ese es su fin– y no solamente a pagar las abultadas cuentas de servicios públicos.