Home / sociedad / Chocolate y cerveza: maridaje innovador para el invierno

Chocolate y cerveza: maridaje innovador para el invierno

Dos clásicos argentinos que se encuentran para inaugurar la época más fría del año de la mejor manera.

Llega el invierno y el chocolate nos invita a abrir los sentidos. Los argentinos preferimos el chocolate con leche, quizás por tradición o por imposición, aunque en los últimos años los semiamargos vienen haciéndose su merecido lugar.

Lo mismo pasa con la cerveza. Muchos consumidores son fieles a unos estilos (cervezas rubias, más o menos amargas, aromáticas, etc.) mientras que otros se animan a buscar nuevos sabores. De eso se trata el maridaje.

Todo chocolate puede ser maridado como puede serlo toda cerveza. Lo único que hace falta es poner los sentidos a pleno en cada prueba. Hace un tiempo no tan lejano, el único compañero que se veía bien para los chocolates era el oporto y sus variantes. Hoy, años después, estamos lejos de ese postulado.

Para elegir las combinaciones más adecuadas, hay que estar atentos a los aromas, sabores y texturas de cada elemento. Por ejemplo, podemos acompañar una cerveza con un chocolate con granos de cebada. La otra opción es maridar por antagonismo, buscando contrapuntos que se complementen bien. En este caso, el ejemplo podría ser una cerveza amarga acompañando un chocolate bien dulce.

La diversidad de cervezas es tal que hace que no podamos ser absolutamente concluyentes. Pero tranquilos, hay combinaciones posibles para todos los gustos. Es aconsejable que las cervezas no se sirvan demasiado frías para poder apreciar mejor su sabor.
 
A continuación, algunos ejemplos para  iniciarse en el mundo del maridaje:
Los chocolates con frutos secos como maní, pistachos, nueces pecanas o crocantes se unen muy bien con las cervezas negras, que tienen cuerpo, malta de cebada tostadas, en su mayoría con notas de café y chocolate.
Los chocolates amargos, puros o con almendras o avellanas, maridan con cervezas de elevado grado alcohólico ahumadas o de guarda.
Un chocolate semi amargo va con cervezas con intenso aroma y sabor a tostados, ya que el tostado y el toque dulce del semi amargo,  armonizan de modo más que interesante.
El chocolate con leche, lácteo y dulce, o el chocolate semiamargo con caramelo, combina con cervezas amargas ya que ambos sabores se equilibran logrando el sabor perfecto.
Los chocolates blancos, suaves y cremosos, acuerdan con las cervezas ligeras y  variantes con frutas o con jengibre.
Los chocolates blancos con naranja u otro cítrico se llevan de maravilla con las cervezas rubias, de amargo delicado y maltas Pilsen.

No hace falta ser un experto conocedor, solo es necesario desestructurar la mente y abrir los sentidos para animarse a vivir experiencias diferentes en el maridaje.

About Periodistas Cuyonoticias

skype: cuyonoticias twitter @cuyonoticias