Home / deportes / El “boinazo” de Severino Varela que quedó en la historia de Boca

El “boinazo” de Severino Varela que quedó en la historia de Boca

Un 26 de septiembre de 1943 se produce el histórico boinazo del boquense uruguayo Severino Varela, ante River. Anota de cabeza los dos goles del triunfo por 2 a 1. Boca y River llegaban al clásico con la misma cantidad de puntos en la cima del campeonato y la expectativa en la “Bombonera” era enorme.

El equipo visitante consiguió ponerse en ventaja gracias a un tanto de Félix Loustau, pero enseguida llegaría el empate y de una manera muy particular. Luego de un centro de “Lucho” Sosa, la pelota parecía que se perdía por la línea de fondo; sin embargo, antes de que eso ocurriera, apareció Varela, para impactar el balón tirándose de palomita y mandarla al fondo de la red. Ese gol quedaría estampado como el “Boinazo” y pasaría a ser una de los más recordados en la historia del club. Luego el mismo uruguayo marcaría el 2 a 1 definitivo para sellar el triunfo y quedarse con la punta del torneo para luego adjudicarse dicho certamen

Otros hechos destacados del deporte en este día
1900: Nació en Buenos Aires Vito Dumas, el legendario “navegante solitario”. Fue además nadador y aviador. Cumplió grandes hazañas náuticas en total soledad, aunque el afirmaba que “en el mar Dios me escucha”. El 13/12/1931, sin instrumentos, se largó a cruzar el Atlántico saliendo desde el puerto pesquero de Arcachon. 121 días más tarde atracó en el Yacht Club Argentino. La admiración y el asombro recorrieron el país. Una década después, el 01/07/1942 se decidió a dar la vuelta al mundo. Lo hizo en cuatro etapas recorrio 22.000 milas nauticas y Buenos Aires lo recibió como un héroe el 7 de agosto de 1943. Falleció el 28 de marzo de 1965.

1965: En el partido River 1 Lanús 0, el delantero Juan Carlos Lallana, del ganador, remató un mismo penal tres veces. Primero Rolando Irusta lo atajó, pero adelantándose, por lo que el árbitro Dellacasa lo hizo repetir. Luego Lallana convirtió, pero su compañero Mas invadió el área. El tercer remate pegó en el poste izquierdo, en el travesaño, se elevó y terminó cayendo en las manos de Irusta.