Home / deportes / Ese cabezazo de Martín Palermo que dio vuelta un partido

Ese cabezazo de Martín Palermo que dio vuelta un partido

Un 4 de octubre de 2009: Boca derrotó en la Bombonera a Vélez por 3 a 2. Leandro Caruso puso en ventaja dos veces al “Fortín”, mientras que Sebastián Battaglia y Juan Román Riquelme igualaron transitoriamente para el “Xeneize”. Promediando el segundo tiempo, se produjo la jugada más destacada del match: tras un rechazo del arquero Montoya, Martín Palermo convirtió de cabeza desde… ¡35 metros!. De cabeza. Con la izquierda. De derecha. Con la nuca. Con los dos pies. Con la rodilla. De taco. De tijera. Con la cabeza, a 40 metros del arco. De zurda, desde 35 metros al ángulo. Con los ligamentos rotos. Desde la mitad de la cancha. De penal. De emboquillada. Colgado del travesaño. Con la pelota dominada. De palomita. De chilena. En la final de una Copa. En los clásicos. En la selección. Debajo de la lluvia. De a uno. De a dos. De a tres. De a cuatro… Algunas de las tantas formas de hacer un gol. Todas patrimonio de una sola persona. La mayoría sirvieron para enriquecer su historia y transformarlo en una auténtica leyenda. Sí, así de curioso todo, una leyenda en actividad. Es que lo de Martín Palermo es siempre así, tan espectacular como inédito. Tan grande que cualquier calificativo queda pequeño.