Home / deportes / Chile y el golpe del 1973 en una de las tardes más tristes del fútbol mundial

Chile y el golpe del 1973 en una de las tardes más tristes del fútbol mundial

Un 21 de noviembre de 1973: La selección de la Unión Soviética no se presenta a jugar frente a Chile, en el Estadio Nacional de Santiago, por las eliminatorias de la Copa del Mundo de 1974. Los soviéticos alegaban que en ese recinto no se podía jugar pues había sido campo de prisioneros políticos.
La “Roja” sale a la cancha, mueven, hacen un gol y la FIFA da ganador a Chile el partido 1 a 0, que fue una parodia. Apenas unos meses antes había estallado el golpe de Estado en Chile. El Estadio Nacional de Santiago había sido utilizado por el general Pinochet como centro de detención y tortura de opositores al régimen militar.A pesar de la situación, la FIFA permitió la celebración del encuentro. El máximo organismo del fútbol mundial ordenó saltar a los chilenos al campo, con la ausencia de la URSS, sin rival. Y a modo de ridículo paripé, debían anotar un gol “simbólico” a puerta vacía para sellar la clasificación.”Fue el show futbolístico más burdo que me tocó vivir. El teatro de lo absurdo”, recuerda Carlos Caszely, delantero de la selección sudamericana por aquel entonces.
Aquella ridícula puesta en escena del 21 de noviembre de 1973 pasó a la historia como una de las tardes más tristes en la historia del fútbol, donde el deporte sirvió a intereses partidistas para silenciar la voz de las víctimas.