Home / deportes / A 53 años en que se coronó a un legítimo campeón en un final lleno de irregularidades

A 53 años en que se coronó a un legítimo campeón en un final lleno de irregularidades

Un 24 de noviembre de 1963: Independiente se coronó campeón de la Primera División tras golear a San Lorenzo 9-1. En un partido bochornoso, los jugadores del Ciclón se sintieron perjudicados por el árbitro y, por eso, decidieron cruzarse de brazos y no jugar más. Fue el quinto título del Rojo, que al año siguiente se alzaría con la Libertadores.
El árbitro del encuentro, Manuel Velarde, tuvo una pésima actuación. El equipo de Boedo vencía por 1-0 con gol del Bambino Héctor Veira, quien luego debió retirarse del campo de juego porque había recibido una infracción que le produjo una lesión. A continuación, Velarde no sancionó una clara falta en el área que hubiese sido penal para el Ciclón y, a la postre, el Rojo llegó a la igualdad.

De espaldas, el arquero Irusta, que no presentaba objeción a los avances del Rojo.Independiente se puso en ventaja por un penal, que motivó la protesta de Rafael Albrecht, quien fue expulsado. Los Cuervos salieron a la segunda mitad con dos hombres de menos y, a los pocos minutos, se quedaron con ocho futbolistas por la lesión de la Oveja Telch, quien recibió una dura falta de Tomás Rolán. A partir de ahí, llegaron los goles. Y llegaron porque los jugadores de San Lorenzo tomaron la decisión de cruzarse de brazos y no jugar más: solo sacaban del medio tras cada tanto.
Cayeron unos y otros sobre la valla que defendía Agustín Irusta. Oscar Rossi, incluso, se anotó en contra uno de los goles tras sacar del medio y rematar a su propio arco. El cotejo terminó 9-1 y, aunque no debe empañar la maravillosa campaña que habían hecho los Diablos Rojos, siempre estará en la memoria la horrorosa labor del juez Velarde, que fue suspendido luego por seis meses.

About Periodistas Cuyonoticias

skype: cuyonoticias twitter @cuyonoticias