Home / deportes / La tragedia de la Puerta 12, doloroso recuerdo de un superclásico

La tragedia de la Puerta 12, doloroso recuerdo de un superclásico

Un 23 de junio de 1968: el aburrido 0-0 entre River y Boca, sumado a las bajas temperaturas terminó por expulsar del Monumental a los miles de espectadores que presenciaron el clásico. Pero algo falló en el operativo y la puerta 12 se convirtió en la tumba de 71 hinchas “Xeneizes”. Sin culpables ni detenidos, hoy se cumplen 48años de la mayor tragedia del fútbol argentino.Durante el partido, correspondiente a la fecha 17 del Metropolitano, los simpatizantes de Boca se instalaron en la tribuna a espaldas de la avenida Figueroa Alcorta y, una vez concluido, abandonarían el estadio por la puerta “12”. Sin que se pudieran establecer las causas, cientos quedaron atascados entre el fin de la escalera y el portón. Se tejieron muchas hipótesis, pero nunca la Justicia determinó los motivos que desencadenaron la avalancha mortal.

Decenas de cuerpos quedaron apilados, muertos por asfixia y golpes. Hubo más de 60 heridos y, según cuentan crónicas de la época, la mayoría de los que sobrevivieron lo hicieron por sus características físicas. “En un principio era una avalancha normal, pero después se acrecentó. Iba por el aire, sin tocar el piso. Algo empezó a salir mal. La avalancha se detuvo. Cada vez estaba más apretado. Había gritos de pánico, de mucho miedo. La gente que estaba abajo quería subir.

Estábamos uno arriba de otro bajo una terrible presión que no dejaba respirar. Me caí y después me desmayé. ¿Cuál fue el motivo de la tragedia? Nunca lo conocí. Yo me salvé de milagro. Quizá gracias a la gente que me ayudó porque era el más joven de todos y porque la avalancha se detuvo cuando yo estaba en un recodo de la escalera. Apenas tenía 14 años. Nunca más fui a ver a Boca”, recordó Miguel Durrieu, quien salvò su vida. En una primera instancia, el juez Oscar Hermello dictó prisión preventiva para dos empleados del club “Millonario”, pero a fines de noviembre (cinco meses después), “la sala VI de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, integrada por Raúl Munilla Lacasa, Jorge Quiroga y Ventura Esteves, sobreseyó definitivamente a ambos imputados y les levantó el embargo. Los tres camaristas consideraron que las pruebas demostraban que, antes de haber terminado el partido, todos los obstáculos habían sido removidos”Entre River y los clubes que integraban la Asociación del Fútbol Argentino armaron un fondo y al cierre de la temporada le ofrecieron apróximadamente 1.000 dólares a los familiares de cada una de las víctimas. A cambio debían renunciar a toda medida judicial en contra del club de Núñez. Sólo dos continuaron con los reclamos y terminaron cobrando 50.000 dólares más.