Home / sociedad / “Necesito trabajar para comprarle una cama a mi hijo discapacitado”

“Necesito trabajar para comprarle una cama a mi hijo discapacitado”

Carlos Villar padece un calvario desde el 28 de Noviembre de 2014 cuando ingreso al Hospital San Luis para ser operado por un forúnculo en unas de sus nalgas y hoy hasta hoy vive con el abdomen abierto. El hombre sostiene que ya no aguanta vivir así y que necesita que se hagan cargo de su salud y lo operen.

“Fui internado por un simple forúnculo que me salió en una nalga, después me pasaron a terapia intensiva, según ellos me sacaban el forúnculo ese y me iba, estuve dos meses en terapia intensiva, estuve 15 días en coma”.

Villar contó que nunca entendió bien porque le abrieron el abdomen, pero si sabe que hasta existió la posibilidad de que le cortaran una pierna. “Me dijeron que se había infectado todo el estómago hasta parte de la pierna y que por eso me querían amputar la pierna, gracias a un Dr. que vino que me la salvo”, comento el hombre entre lágrimas.

“Tengo todo el abdomen abierto y el mismo testículo se me cae para abajo y eso me complica para hacer cosas, tengo que usar una faja. En el policlínico cuando me dieron de alta, me mandaron así no más a la casa, no me dan gasas, no me dan nada nada. Yo me pongo esa faja y uso remeras viejas, trapitos viejos en mi herida y eso está mal porque corro el riesgo de que se me infecte” dijo Villar.

Carlos manifestó que hace publica su historia porque no quiere que le pase a nadie más, “quiero que se sepa porque acá tapan todo. Hace tres años y medios que vengo padeciendo esto, yo no sé a quién más recurrir. Me tienen a las vueltas, que la maquina está rota, que no me pueden operar. Ahora me comunique con Sonia Abarca (puntera política) y gracias a ella me consiguió un turno para hacerme un estudio”.

Villar actualmente se las arregla con los pocos ingresos que tiene de la venta de pan casero que realiza su esposa. Tiene tres hijos y uno de ellos tiene una discapacidad. “Quiero trabajar porque tengo un hijo chico y necesito criarlo. Yo soy panadero. Culpa de que me dejaron así en el hospital, culpa de ellos yo no puedo trabajar, no puedo tener un trabajo digno, mi hijo no tiene cama y es un hijo discapacitado y no tiene donde dormir. No saben lo triste que fue para mí el día que yo salí del policlínico, mi hijo tenía seis meses, y a mí no me reconocía. Yo exijo, exijo que se encarguen de mí, que ya me den solución” contó Carlos entre lágrimas.