Home / sociedad / El aluvión del 4 de enero de 1970

El aluvión del 4 de enero de 1970

En la década del 20, con el fútbol en pañales, los diarios de la época no publicaban en forma periódica las síntesis completas de los partidos, al menos en lo que hace a la Liga Mendocina de fútbol, por ello es que fui a la entidad de calle Garibaldi, pensando que tal vez las planillas entregadas por los árbitros me dieran los datos que me faltaban para una investigación sobre el origen del más popular de los deportes en forma organizada en nuestra provincia, la respuesta fue “si había algo, el aluvión del 4 de enero de 1970 se lo llevó”…

Más allá de no poder completar mi trabajo investigativo, me puse a recordar lo que fue aquel domingo en Mendoza, tengo vívidas imágenes de lo que ocurría, la voz de Marcelo Romanello, en el viejo Canal 7 que ubicaba estratégicamente en Garibaldi y San Martín “transmitiendo en vivo y en directo” – y en blanco y negro- imágenes aterradoras, según explicaban después de la fuerte lluvia, la correntada provocó el colapso del dique Frías y una avalancha de agua y lodo bajó por toda la ciudad – la propia Avenida San Martin era un río donde la furia hídrica arrastraba sillas, mesas, artículos electrodomésticos y árboles. Desde Luján hasta Las Heras, pasando Godoy Cruz (cayó el Puente Olive) y los números de los fallecidos por la tragedia iban de los 24 a los 30 muertos, además de las casas totalmente destruidas, y pérdidas totales de muebles y artefactos.
El entonces presidente de facto Juan Crlos Onganía llegó a Mendoza para reunirse con el gobernador José Eugenio Blanco para interiorizarse de los daños y de las consecuencias del inesperado fenónemo. El día después diario Los Andes sintetizaba en su crónica: “La tragedia comenzó poco antes de las 18. El agua que bajó desde el dique colapsó el zanjón Frías. Se rompieron las lozas de los costados y los socavones en la tierra de los márgenes arrastraron viviendas y todo lo que encontraran en las cercanías. Como toda la red hídrica estaba colapsada, el agua y el lodo buscaron otra salida. Y la encontraron en calle San Martín… un diario amarillista porteño, tiempo después, tuvo la mala idea al referirse a la campaña del Club San Martin como arrasadora, de bautizarlo como “El aluvión mendocino”, sin medir no solo el dolor por las muertes sino de los cientos que quedaron sin viviendas, arrasadas por el lodo y el barro… una jornada trágica que quedará por siempre en la memoria de los mendocinos como “El aluvión del 4 de enero de 1970”.

Oscar Zavala