Home / policiales / Un hombre esquizofrénico mató a su madre y a su hermano en San Martín

Un hombre esquizofrénico mató a su madre y a su hermano en San Martín

Foto Los Andes

El sujeto de 37, tiene severos problemas mentales y ultimó a tiros a su madre y a su hermano, en su vivienda de Montecaseros, San Martín. Cuando la policía entró a lugar encontró a una nena de 3 años llorando desconsolada en ese violento escenario.

Un hombre de 37 años quedó detenido acusado de haber asesinado a tiros a su madre y a un hermano en su casa de San Martín. Se presentó espontáneamente en una comisaría y admitió haber cometido el doble homicidio. Al hombre, que tiene problemas mentales, le secuestraron un revólver.

Minutos antes de las 21, un llamado al 911 alertó a la Policía. Una vecina denunciaba haber escuchado disparos y haber visto a un hombre salir armado de su casa, ubicada sobre la ruta provincial 43 en el distrito Montecaseros.

Un patrullero fue enviado por el Centro Estratégico de Operaciones al lugar indicado, donde los uniformados observaron el cuerpo de una mujer tendido en el suelo a través de una ventana, señalaron fuentes policiales.
Lorenzo Automotor 300*600

Simultáneamente, un hombre se presentó en la comisaría 55 y admitió haber asesinado a su madre y a su hermano por cuestiones familiares. De inmediato fue reducido por los agentes.

Entre otras cosas, el hombre detalló que sus familiares abusaban de él y le robaban dinero. En sus bolsillos tenía cartuchos de escopeta que le fueron secuestrados.

Además, el hombre tenía entre sus prendas un revólver calibre 38 con cinco proyectiles en su tambor, que fue secuestrado. Voceros de la Fuerza precisaron que el detenido, quien fue identificado como Mario Cisterna, de 37 años, padece “ un severo retraso mental” y esquizofrenia.

Con el sospechoso en custodia, una comisión policial ingresó a la vivienda y constató que su madre -una mujer de unos 60 años- yacía sin vida y con heridas por arma de fuego. El cadáver de Ariel Cisterna (39), hermano del acusado, también estaba en la casa.

Los uniformados debieron contener y retirar del inmueble a una niña que lloraba, aterrorizada por los violentos episodios vividos. Se trataría de una sobrina del homicida.