Home / deportes / Atenas venció a Anzorena en la Superliga de básquet

Atenas venció a Anzorena en la Superliga de básquet

Volvieron a verse las caras como en la última final anual. Estamos hablando de la Asociación Deportiva Anzorena y Atenas Sport Club. Y en esta ocasión, el triunfo fue para los Apaches que desde el salto inicial marcaron diferencias para quedarse merecidamente con los dos puntos.

Los dirigidos por Martín Ramos lastimaron en la pintura con Abramor y así empezaron a alejarse en el lumínico con un parcial 7-2 ante un dueño de casa que tardó más de dos minutos en convertir. El de calle Viamonte mostró actitud en ambos tableros, para irse arriba en el primer chico por 23-15, en un período donde las pérdidas estuvieron a la orden del día.

En el segundo capítulo, que sería de rachas, empezó lastimando Anzorena. Un triple de Matías Estalles y un foul y posterior gol de Alejo Schestakow, quien volvió a las canchas luego de varios meses de inactividad por una lesión, cambiaron la historia del cuarto. Sin embargo, el Apache apostó a la marca individual con ayudas y atrapes permanentes, para luego en velocidad castigar con Joel Sierra o Gabriel Rivero. Parcial 9-0 (23-34) y rápido minuto del “Chocolate” Gutierrez para intentar refrescar conceptos. La visita siguió con su buen momento, y se alejó aún más. Sin embargo, reaccionó el de calle Olascoaga y con dos bombazos, uno del “Caniche” y otro de Aguilera mandó todo al descanso largo: 32-39. Otra historia empezaba en la Sexta Sección.

Y después de los vestuarios, Anzorena continuó con su envión en lo que fueron sus mejores momentos del pleito. Es que en un abrir y cerrar de ojos metió siete puntos al hilo, igualó las cosas (39-39) y provocó la alarma en el banco de Ramos. El entrenador visitante logró frenar el aluvión, recuperó la brújula ofensiva y pegó duro con la dupla formada por el “Negro” Rivero y Agustín Blanco para trepar nuevamente a más de un dígito la brecha: 62-51.

Con un inspirado Diego Oteiza, Atenas se adueñó del partido en el cuarto decisivo. Algunos arrebatos individuales de Nicolás Aguilera mantuvieron algunos minutos al Rojo en juego aunque no pudo soportar el rigor defensivo del último campeón del Clausura. El Apache se floreó, y terminó ganando con comodidad por 92-72.