Home / sociedad / San Juan: perdió su auto para llevar a su hija discapacitada y sus compañeros se lo regalaron

San Juan: perdió su auto para llevar a su hija discapacitada y sus compañeros se lo regalaron

Hace unos días le quemaron el auto en el que trasladaba a su niña discapacitada, por lo que sus compañeros del hospital Rawson se unieron para conseguirle otra movilidad. Lo sorprendieron con el regalo en su cumpleaños.

“Esto es tuyo”, le dijeron a Marcelo mientras caminaba como podía con los ojos totalmente vendados. Él sabía que era un regalo por su cumpleaños, pero nunca se imaginó que cuando le sacaron la venda iba a tener delante suyo un auto que sus amigos le compraron, sus hermanos de la vida, como ellos mismos se definen.

Esta historia de solidaridad y amistad comenzó a fines de mayo cuando unos delincuentes le prendieron fuego al auto Renault 9 que Marcelo Vargas dejaba estacionado en la puerta de su casa en Rawson. En un primer momento, este hombre, de profesión enfermero, agradeció a los bomberos que llegaron justo a tiempo para evitar que explotara el tubo de gas del auto. Pero inmediatamente después comenzó a lamentarse porque el auto que perdió era fundamental para trasladar a su hija con parálisis cerebral a las consultas con los médicos y las terapias de rehabilitación.

Al otro día Marcelo le contó su problema a sus compañeros del Servicio de Urgencias del hospital Rawson. Todos se mostraron tristes por lo que le había pasado a su amigo, pero no se quedaron con eso y comenzaron a hacer todo lo necesario para ayudarlo.

Hicieron una colecta, consiguieron la donación de un televisor que luego fue sorteado y con ese dinero le compraron un auto a su amigo. Este martes que el cumpleaños de Marcelo y se convirtió en la ocasión ideal para entregarle su regalo. Le organizaron una fiesta sorpresa en un camping y lo llevaron con los ojos vendados hasta donde estaba su auto nuevo. El hombre asombrado, sólo atinó a estallar en llanto.

“No llores” le dijeron todos mientras lo abrazaban y lo invitaban a festejar. La fiesta, con asado y baile incluido, se prolongó hasta la tarde. Al momento de despedirse, Marcelo abrazó a todos sus amigos mientras no dejaba de agradecer su acto solidario.

Nota y fotos: Diario Huarpe