Home / política / Diputados: Vadillo quiere citar al presidente de Aysam

Diputados: Vadillo quiere citar al presidente de Aysam

El diputado de Protectora, quiere citar a Battagion para que informe el estado actual de la red de agua potable y cloacal. Además el legislador busca conocer el plan de Inversiones y cumplimiento del mismo, cantidad de roturas constatadas en cañerías y pérdidas como así también la implementación de micro y macro medidores.

El diputado e integrante de la ONG Protectora, Mario Vadillo realizó una iniciativa que busca citar al presidente de Aysam, Richard Battagion a la Comisión de Ambiente y Recursos Hídricos; a fin de informar a esta Honorable Cámara sobre:

1. Plan de Inversiones y cumplimiento del mismo.
2. Cantidad de roturas constatadas en cañerías y pérdidas.
3. Estado actual de la red de agua potable y cloacal.
4. Implementación de micro y macro medidores (costo, fecha de entrada en vigencia, presupuesto).

“En Ciudad del Cabo, Sudáfrica, hace menos de un año, se tuvo que tomar la drástica decisión de adoptar una medida que causó gran revuelo: establecieron para el 1 de febrero de 2018 un Día Cero, es decir, el racionamiento a partir de ese momento y de manera indefinida para los más de 3,5 millones de habitantes de la ciudad. Por supuesto que la decisión causó descontento, pero ello hizo cambiar sus costumbres como consecuencia de la crisis”, reza parte del fragmento de la propuesta.

En Mendoza, si bien las crisis hídricas son recurrentes, por la falta de lluvias y nevadas; el incumplimiento de planes de inversiones y los niveles de ineficiencia de las empresas prestadoras y del estado, conllevan a que en octubre se anunciará; una vez más la emergencia hídrica, y si se cumplen las predicciones de cómo afectará el cambio climático, el problema grave llegará indefectiblemente.

De acuerdo la propuesta del legislador, está confirmado que el Departamento General de Irrigación anunciará el 12 de octubre próximo el “Plan Sequía”, que coincide con el anuncio, por noveno año consecutivo, de que estamos en emergencia.

“Se buscarán establecer nuevas reglas para la demanda de agua, que es importante porque es un fin el tema de educación y uso razonable del recurso, pero no solo es eso, del lado del usuario, sino que deben cumplirse todos aquellos compromisos que fueron asumidos por las empresas”, argumenta Vadillo.

Según aducen desde Irrigación: “…Muchos loteos privados y casas particulares también, están renunciando a Irrigación para pasar a regar parques y jardines directamente con agua potable….”, situación que dista mucho de la realidad, ya que el motivo se debe a que hace años que Irrigación cobraba a los particulares por un derecho que no podían usar porque no existía, o desapareció con el tiempo.

Asimismo se establecería por parte de Irrigación una nueva categoría de “riego urbano” para evitar esas fugas y seguir cobrándole, a través de una “tarifa más barata”, algo que no pueden aún garantizar.

“La falta de inversiones es notoriamente evidente, con menos actuación de AySam que Irrigación. De los 12.000 kilómetros de canales que integran el sistema de riego de la provincia solo están impermeabilizados unos 1.800 kilómetros, en los últimos 40 años las inversiones en Irrigación permitieron, al menos un mantenimiento aceptable del sistema de riego”, comentó Vadillo.

Según aducen desde AYSAM, “…desde que la empresa fue reestatizada en 2010, nunca logró igualar sus gastos con sus ingresos y como consecuencia se fueron autorizando sucesivos aumentos de tarifas que, sumados, alcanzaron el 358%. Los incrementos jamás alcanzaron para equilibrar los números de la empresa y solo sirvieron para financiar salarios…”

Desde el año 2011, implementó el Plan Estratégico de Obras y Mejoramiento Operativo de Agua Potable y Saneamiento de Mendoza (meses después de la reestatización), la Legislatura autorizó a AYSAM a endeudarse en U$S 160 millones y, en aquella oportunidad, se planteó un cronograma de inversión por etapas en un período de diez años y en los primeros dos el dinero iba a ser destinado a obras de emergencia, se contempló para ello el conjunto de cursos de acciones para recuperar, revitalizar, reordenar y desarrollar los Servicios de Agua Potable y Saneamiento en toda la Provincia de Mendoza: “… Dicho financiamiento será destinado a las obras básicas de infraestructura y mejoramiento operativo de AySAM SAPEM como son: ampliación y mejoramiento de la capacidad de producción; ampliación y optimización del sistema de macro distribución de agua, instalación de macro y micromedidores, recuperación y ampliación de colectores cloacales…”

Ya transcurrieron 7 años y ninguna de esas pautas se han cumplido, y la empresa aduce que sigue con números rojo.

Es dable hacer notar que existe el PLAN ESTRATÉGICO DE AGUA Y SANEAMIENTO MENDOZA 2016-2022, el mismo cuenta con la financiación de un convenio general con la nación, ya que el 66% de los recursos los pone la Nación (de los U$S 120 mil presupuestados para implementar toda la obra que alcanzará a 247 mil conexiones) y el 33% lo pone la Provincia, y tiene establecido un plazo de 4 años

De los dos proyectos que se mencionan como el de “Agua No Contabilizada” por 120 millones de dólares y el de la Colectora Campo Espejo por 80 millones”, que incluye colocar macromedidores en las cinco plantas productoras y en las 32 perforaciones de donde se saca agua.

Estas inversiones serían para terminar con las pérdidas producto de la rotura de cañerías que, en buena parte de la red, son antiquísimas.

En cuanto al tema de la medición a realizar para todos los hogares de Mendoza y del Gran Mendoza, en una primera etapa, se pensó un sistema de micromedición y telemedición para otras 800 mil cuentas del Gran Mendoza (u$s 122 millones).

Los medidores apuntan a un ahorro del 25 por ciento en un consumo que desde hace muchos años es elevadísimo. En Mendoza se gastan 400 litros de agua por persona y por día, cuando la recomendación es que ese límite esté en los 250 litros. Los chilenos, por caso, tienen un consumo promedio de 130 litros de agua por persona y por día.

Según un modelo que se aplicó de la Internacional Water Association, se calcula que en Mendoza se pierde el 40% del agua potable por caños en mal estado. En un desierto como el nuestro, se tiran 4 de cada seis litros de agua potable que se producen. Solo partiendo de ese pequeño dato, como es posible que aún no se ponga foco en la importancia de un recurso tan valioso y escaso, implementando las medidas necesarias.

About Periodistas Cuyonoticias

skype: cuyonoticias twitter @cuyonoticias