Home / política / Denuncian por promover el fracking al gobernador Cornejo y al titular de Ambiente Mingorance

Denuncian por promover el fracking al gobernador Cornejo y al titular de Ambiente Mingorance

El senador provincial Marcelo Romano (PI-Protectora) y el Abogado Enrique Viale (Presidente de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas) presentaron una denuncia penal en la justicia local contra el gobernador de la provincia Lic. Alfredo Cornejo, el Secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial Dn. Humberto Mingorance y la señora Directora de Protección Ambiental Miriam Skalany.

La denunca se refiere a los abusos de autoridad e incumplimiento de los deberes de los funcionarios públicos en el caso de la autorización irregular, ilegal y arbitraria de la actividad de fractura hidráulica en el territorio provincial.

El texto de la denuncia:

Sr. Juez
ENRIQUE VIALE, Documento Nacional de Identidad N° 24.313.782 con
domicilio real en Av. Medrano 701 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de
profesión abogado, presidente de la Asociación Argentina de Abogados
ambientalistas, y MARCELO MARTIN ROMANO, Documento Nacional de
Identidad N° 24.003.596, de profesión abogado, senador provincial con
mandato vigente, con el patrocinio letrado de Julieta Lavarello, Matrícula N°
10.108, constituyendo domicilio legal en Av. España 512, piso 4to. Oficina 1, de
la ciudad de Mendoza, a VS nos presentamos y respetuosamente digo:
I.- OBJETO.-
Venimos a formular la presente denuncia penal, poniendo en conocimiento
ciertos hechos que podrían tener relevancia jurídico penal a tenor de lo preceptuado
en el Código Penal Argentino.
Que venimos por la presente a interponer formal denuncia penal contra la
señora Miriam Skalany –funcionaria pública, actualmente directora de Protección
Ambiental de la Provincia de Mendoza-, el señor Humberto Mingorance –funcionario
público, Secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial de Mendoza-, el señor
Gobernador de la Provincia de Mendoza Dn. Alfredo Cornejo y contra todo aquel que
resulte responsable según la presente investigación, por la posible comisión de los
delitos previstos y reprimidos en los Capítulos IV y VI del TITULO XI del Código Penal
(DELITOS CONTRA LA ADMINISTRACION PUBLICA): Abuso de autoridad y
Violación de los deberes de los funcionarios públicos; y/o el o los delitos que
resulten en definitiva de los actos y omisiones que se mencionarán, todos en relación
a la autorización de la técnica de fracturación hidráulica en la Provincia de Mendoza.
II.- HECHOS.-
Los hechos que aquí se denuncian evidencian un desprecio por la
legislación y normativa, tanto provincial como nacional e internacional.
Asimismo, una flagrante seguidilla de incumplimientos por parte de
autoridades públicas que requieren una circunstanciada investigación penal.
La normativa que constituye el orden público ambiental, contiene preceptos
rigurosamente técnicos, que determinan las condiciones precisas en que deben
realizarse las actividades afectadas y donde la discrecionalidad de la
Administración Pública para adaptar las regulaciones a situaciones particulares
y diferenciadas es muy limitada. (Bustamante Alsina, Jorge El orden público
ambiental LA LEY1995-E, 916 )
Un proyecto que utilizará una tecnología nueva para la región -como la fractura
hidráulica o fracking-, que involucra el manejo de grandes cantidades de residuos y
efluentes conteniendo residuos peligrosos, que presenta riesgo ambiental para los
acuíferos y las aguas superficiales, que además es socialmente resistido y que no
posee un marco normativo acorde, debería ser especialmente cuidadoso de
aplicar la totalidad de la normativa de protección ambiental y considerarse
como proyecto de alta complejidad y por ende someterse a la máxima categoría
de evaluación (requiriendo el estudio ambiental denominado Manifestación General
de Impacto Ambiental). Pero ello no ocurrió. De hecho, el Gobierno de la provincia
de Mendoza fue la primera y única jurisdicción en el mundo en aprobar una
técnica tan controversial sin haberla estudiado previamente, sin haber
solicitado a su personal consejo técnico, sin haber acudido a los profesionales
de sus universidades, sin haber planteado una moratoria hasta poder conocer
los riesgos de la técnica, o haber tomado alguna medida precautoria como han
hecho TODAS las jurisdicciones que han sido alcanzadas por solicitudes de
empresas que desean realizar fracturas hidráulica para obtener gas o petróleo,
sean estas países, comunidades autónomas, provincias o estados dentro de los
países. Como se verá más adelante, la aprobación de la técnica se realizó en secreto
entre los funcionarios denunciados, en tiempo récord (6 días hábiles) para evitar
la resistencia social (reconocida por los mismos funcionarios), apelando al hecho
consumado para eliminar cualquier posibilidad de protesta previa que pusiera en
peligro el proyecto de la empresa beneficiada, violando el marco normativo
provincial (Ley 5961, ley 6044, Decreto 437/93), nacional (Ley 25.675, 25.831) e
internacional vigente (Convenio OIT 169), haciendo caso omiso a las graves
irregularidades que otros organismos públicos científicos denunciaron en sus
informes (ej. Dictamen Técnico CCT que figura en expediente de aprobación de la
fractura hidráulica) o de advertencias realizadas por funcionarios de menor
rango de las reparticiones involucradas (que hubieran bastado para detener el
procedimiento administrativo o al menos tomar mayores precauciones), y
finalmente no intimando a la empresa ante los graves incumplimientos referidos
a la instalación de equipamiento para prevenir el daño ambiental, ni tomando
acción alguna al conocerse que de las operaciones autorizadas se produjeron
hechos de contaminación del agua y el suelo.
Tan grave como lo anteriormente relatado es el avasallamiento a la
institucionalidad pública ambiental por parte de los tres funcionarios mencionados,
en específico la señora Skalany como funcionaria a cargo de materializar el delito, el
señor Mingorance como partícipe necesario ya que es la autoridad del órgano
competente y en conocimiento del marco legal que la señora Skalany pretendía violar
esquivándolo y reemplazándolo por otro mecanismo que nunca había sido utilizado
para este tipo de aprobaciones, quien optó por avalar su proceder cuando pudo
haberlo evitado por ser la máxima autoridad del área, involucrándose de tal modo que
llegó a estar en la misma inauguración de la fractura hidráulica, a sabiendas que se
esquivaba la ley y que se había evitado la información pública de los actos de gobierno
y la participación ciudadana. Y respecto del señor Gobernador, es claro que una
decisión de carácter político como la imposición del fracking, violando la normativa
existente, requiere de un aval que solamente puede otorgar el gobernador de la
provincia, quien no puede aducir la buena fe y la confianza en sus funcionarios para
escapar del conocimiento del hecho delictivo. Luego de conocerse que el gobierno
provincial había aprobado el fracking de manera irregular, ni Mingorance aplicó las
sanciones que le corresponden contra Skalany, ni el Gobernador hizo lo propio con su
Secretario de Ambiente y la Directora de Protección Ambiental.
El gobernador, máxima autoridad ejecutiva de la provincia y, en consecuencia,
superior de los funcionarios nombrados, tenía (y tiene) pleno conocimiento de las
irregularidades detalladas en la presente denuncia. Y decidió no actuar, omitir ejercer
sus obligaciones como funcionario público.
Es más, producto de la presente investigación penal resulta fundamental
establecer la responsabilidad del Gobernador, como principal impulsor de la técnica
del fracking por primera vez en la historia de la provincia, en instigar u obligar a sus
inferiores a que cometan todo tipo de irregularidades administrativas para aprobar
está cuestionada tecnología.
El Gobernador no podía (ni puede) desconocer el derrotero de las
autorizaciones de una técnica que generaron en Mendoza una verdadera conmoción
social: tapa y eje central de los debates de los principales medios de comunicación,
marchas ciudadanas multitudinarias, amparos judiciales, etc.
Valga también el hecho que curiosamente tampoco el Fiscal de Estado
investigó la irregularidad denunciada, cuando por lo general este órgano inicia
investigaciones administrativas a partir de sucesos que aparecen en los medios de
comunicación.
a) Procedimiento de aprobación sin Evaluación de Impacto Ambiental. Las
resoluciones 789/17 y 813/17
En la provincia de Mendoza las actividades petroleras están sometidas a la
evaluación de impacto ambiental (EIA) a partir de la promulgación de la ley Nro.
5961/92.
El art. 27 de esa norma establece que los proyectos de obra o actividades
capaces de modificar el ambiente en el territorio provincial deben obtener la llamada
“Declaración de Impacto Ambiental” o DIA que emite la autoridad de aplicación a
aquellas obras que han sido sometidas al procedimiento de Evaluación de Impacto
Ambiental previsto por esta norma. La DIA puede autorizar, denegar o autorizar una
obra con requerimientos previos. El Anexo I establece una lista de proyectos que
deben someterse invariablemente a la EIA, entre los cuales figuran la exploración y
explotación de hidrocarburos.
La Dirección de Protección Ambiental (DPA), órgano dependiente de la
Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial (SAyOT) del Gobierno de
Mendoza, es la autoridad de aplicación (AA) de las normas que regulan la actividad
petrolera en la provincia de Mendoza, a través del Decreto Nro. 437/93 reglamentario
de la Ley 5.961.
Este Decreto 437/93 reglamenta el procedimiento de EIA de manera
específica para la actividad hidrocarburífera, tomando como base la Resolución
Nro. 105 de la Secretaría de Energía de la Nación. El decreto establece que los
proponentes deberán presentar –sea en la etapa de exploración o explotaciónuna
Manifestación General de Impacto Ambiental (o Estudio Ambiental Previo
para la Resol. Nro. 105/92 de la SEN) y someterse al procedimiento
administrativo previsto en los artículos 29, 30 y concordantes de la Ley Nro.
5961/92, es decir, deben elaborar un estudio ambiental de alta complejidad
técnica, y someterlo a la elaboración de dictamen técnico, audiencia pública y
la emisión de la Declaración de Impacto Ambiental1.
Con fecha 18 de Julio de 2017, la DPA (Dirección de Protección Ambiental)
emitió la Resolución 789, publicada en el Boletín Oficial del 31 de julio de 2017 dando
inicio al análisis del “Informe de Adecuación de Infraestructura” presentado por la
empresa El Trebol S.A. que solicita autorización para probar la tecnología de
fracturación o “fracking” en cuatro pozos cuya perforación había sido previamente
aprobada por la AA.
1 La DIA o declaración de impacto ambiental es una resolución firmada por la autoridad ambiental luego de
haber cumplido con el procedimiento de EIA (Evaluación de Impacto Ambiental) de la obra o actividad
evaluada. La resolución puede aprobar, rechazar o aprobar con condiciones la actividad sometida a dicho
procedimiento técnico administrativo de aprobación
Sobre este punto cabe resaltar que meses antes de solicitar permiso para
utilizar la tecnología de fractura hidráulica mediante un procedimiento abreviado que
no incluye Evaluación de Impacto Ambiental (EIA), la misma empresa solicitó un
permiso para la actividad mediante la tecnología tradicional, a través del
procedimiento que incluye la EIA. De esta forma, la solicitud del permiso mediante el
cuestionado procedimiento creado por la Resolución 589/14, es un artilugio del
solicitante para evadir las normas de protección ambiental, y por la celeridad del
procedimiento, se infiere que la administración ha prestado su consentimiento para
semejante violación de los derechos de la ciudadanía mendocina y del país todo.
Concretamente, la empresa, posiblemente con la anuencia de la AA, se presentó en
2016 pidiendo aprobación para la explotación de hidrocarburos mediante el
procedimiento convencional y se sometió a la evaluación ambiental. Luego de
aprobado el proyecto, la empresa en 2017 solicitó una “enmienda” para cambiar la
tecnología de extracción (la fractura hidráulica), a lo cual la AA autorizó sin más,
disfrazando la misma con la utilización de otro procedimiento administrativo llamado
“Informe de Adecuación de Infraestructura”. Con esta maniobra, la empresa –y la AAevitaron
el efecto social y político que implicaría realizar un procedimiento de EIA
completo, que incluyera no solamente la presentación de un estudio ambiental de alta
complejidad, sino también pasar por instancias de participación ciudadana y de
acceso a la información sensible por parte de ciudadanos y organizaciones
preocupadas por los posibles impactos ambientales de la actividad.
En cambio, lograron realizar una EIA para la aprobación de cuatro pozos que
pasó prácticamente desapercibida dentro del universo de aprobaciones que a diario
realiza la AA, para después solicitar un llamativo “cambio de tecnología”, lo cual
sorprende ya que este tipo de decisiones trascendentes y que involucran fuertes
inversiones, no se realizan sin un acabado estudio previo.
Los Informes de Adecuación de Infraestructura se rigen por la Resolución de la
DPA Nro. 589/14, que estableció un procedimiento administrativo para la evaluación
rápida de obras pequeñas que deben ser resueltas en poco tiempo por razones de
seguridad o su escasa magnitud, en la que un procedimiento de EIA superaría con
creces el nivel de evaluación requerido.
La Autoridad de Aplicación, incumpliendo y abusando de sus obligaciones como
funcionario público, en lugar de someter esta nueva tecnología con alto riesgo
ambiental a la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) donde los estudios son
más complejos, que brinda acceso a la información pública y permite la
participación ciudadana, optó por el procedimiento abreviado y la disfrazó de
“adecuación de infraestructura”. Este es el primero de una serie de
incumplimientos que se detallarán a posteriori.
Así, la Resolución N° 813/17 se torna absolutamente arbitraria e ilegítima al
aprobar mediante el procedimiento para obras de “escasa magnitud” una actividad
que trae serios riesgos de daños ambientales graves e irreversibles, como lo es la
fracturación hidráulica de cuatro pozos. Dada la potencialidad dañina para el
ambiente de la fractura hidráulica, resulta un acto sumamente ilegal catalogar de
“escasa magnitud” las acciones que fueran permitidas mediante la Resolución que se
ataca.
La AA en dicha resolución (N° 789 del 18 de julio de 2017) da por iniciado el
procedimiento administrativo, acepta los estudios presentados por el proponente
(Empresa El Trébol) designa a la Fundación Cricyt (perteneciente al CONICET) como
ente dictaminador técnico, y al Departamento General de Irrigación (DGI) y al
municipio de Malargüe para elaborar sendos informes sectoriales.
Obsérvese el malicioso actuar de la Autoridad pública que no publicó la
resolución que da inicio a este espurio proceso, sino hasta que culminó en sentido
favorable a la empresa solicitante y fue consumado el hecho dañoso (la fracturación
hidráulica) y exponiendo a un peligro de daño irreparable el ambiente de la zona. De
esta forma, los funcionarios denunciados ocultaron información a la ciudadanía, con el
único fin de impedir cualquier obstáculo legal, que constituyen derechos
constitucionales de la población (defender el ambiente, reclamar por sus derechos), a
la decisión previamente tomada de autorizar el uso de esta nociva tecnología.
Por su parte, la Fundación Cricyt y el Departamento General de Irrigación
entregaron en tiempo record (3 días hábiles) sus respectivos dictámenes e informes, y
para el día miércoles 26 de Julio de 2017 se dictó la Resolución 813 aprobatoria.
En total, descontando los días no laborables para la administración pública
provincial (incluyendo el feriado de Patrón Santiago el 25 de Julio) el Gobierno
de Mendoza aprobó la fractura hidráulica de cuatro pozos en el tiempo record
de 6 días.
El día 27 de Julio de 2017 la empresa, ante un conjunto de invitados, entre
quienes estaban el Secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial y la Directora
de Protección Ambiental, comenzaba la fracturación hidráulica, siendo que aún no
había sido publicada siquiera en el Boletín Oficial, consumando el hecho y anulando de
esta manera cualquier intento preventivo de obstaculizar los efectos nocivos de la
norma por parte de algún afectado, negando en este acto el derecho a la información y
a la participación ciudadana y la garantía constitucional de protección de los
derechos2.
Resumiendo, los denunciados aprobaron en menos de una semana el hasta
hoy desconocido y universalmente cuestionado procedimiento de Fracking de
cuatro pozos; y lo que no es menos vergonzoso, al día siguiente (27 de Julio de
2017) El TREBOL S.A. inició , ejecutó, puso en marcha el proceso de fracturación
hidráulica en las propias narices de un conjunto de inusuales invitados entre
quienes estaban casualmente el Secretario de Ambiente y Ordenamiento
Territorial, don Humberto Mingorance y la Directora de Protección Ambiental
suscriptora de la generosa Resolución No 813, doña Miriam Skalany.
A fs. 233 del expediente Nro. 791-D-17-03834, por el cual la AA tramitó la
aprobación del proyecto, el Departamento General de Irrigación (DGI) puntualiza que
el proyecto de fractura es un “ensayo piloto” cuyo objetivo es evaluar la factibilidad de
extender la experiencia en toda el área. Téngase en cuenta que para el caso de nuevas
tecnologías en fase de prueba piloto, donde se trabaja además con Residuos
Peligrosos, la Dirección de Protección Ambiental debe utilizar una normativa especial,
Resolución Nro. 667/08 y Resol. Ampliatoria Nro. 542/12, que establecen los criterios
que deben reunir estas experimentaciones, entre los cuales obviamente está la
Evaluación de Impacto Ambiental, que en este caso fueron alevosamente obviados.
Un detalle de interés es que el DGI interpreta que el agua que se utilizará en la
fracturación o fracking proviene del agua de producción obtenida de la explotación
del hidrocarburo. Sin embargo, el agua que normalmente se utiliza para este tipo de
tareas es de calidad industrial y no un residuo contaminado, ya que es necesario
agregarle químicos y arena que naturalmente podrían reaccionar con los
componentes del agua residual y mermar la calidad de las tareas, por lo cual entiendo
que este punto debe ser aclarado en detalle, ya que de otra manera deberá tomarse
del río o una fuente cercana, lo que incrementa el riesgo ambiental.
La empresa advierte que la conducción del agua residual será enviada a los
pozos a través de un sistema de mangas y no a través de transporte por camiones o
por acueducto, lo que deja la duda de la seguridad de las operaciones.
2 Nótese que efectuar una fractura hidráulica requiere de enormes esfuerzos de logística que no pueden
organizarse un día antes. Las maquinarias especiales para la fracturación hidráulica son escasas en el país
(las empresas que realizan esta técnica que operan en la Argentina son cuatro) y por ende requeridas en
muchos sitios al mismo tiempo, con lo cual se programan los traslados con mucha antelación. Perder un día
o más con la maquinaria detenida cuesta mucho dinero. Por lo tanto, subyace la idea de que esta fecha
había sido acordada aun antes de que siquiera se hubiera presentado la documentación a la AA, lo que en
mi opinión refuerza la idea de que no era posible aprobar el proyecto si se seguía el mandato legal, por ello
la AA en la cabeza de los funcionarios denunciados habría esquivado la legislación vigente para cumplir con
los plazos que tenía la empresa.
El informe del DGI nada dice acerca de una cuestión central, que es la utilización
de un conjunto de sustancias químicas que serán incorporadas al agua utilizada
para la fractura hidráulica, siendo que este organismo es el encargado de cuidar
el agua de los mendocinos, y solo se limita a mencionar la información
proporcionada unilateralmente por la empresa.
En otras palabras, nada dice el informe del DGI acerca de la utilización del cóctel
de una lista interminable de sustancias químicas (muchas de ellas altamente
tóxicas tal como lo corrobora el dictamen técnico de Fundación Cricyt) que
necesariamente deben ser incorporadas al agua utilizada para la fractura
hidráulica (aproximadamente 100 mil litros de sustancias o el 0,5% del
volumen total inyectado, según un cálculo sencillo cuyos datos pueden
extraerse de la documentación presentada por la empresa), limitándose solo a
mencionar la información proporcionada por la empresa.
A fs. 235 la empresa manifiesta que los trabajos tendrán como resultado –
además de la producción de petróleo- la generación de 500 metros cúbicos de la
llamada “agua de retorno” o “flowback” por cada pozo fracturado. Esto nos lleva a la
cifra de 2.000 m3 o 2 millones de litros de agua con sustancias tóxicas en un
lapso muy breve de tiempo (máximo 15 días), que son efluentes categorizados
como residuos peligrosos que es necesario tratar, aunque la empresa informa que
serán depositados en piletas metálicas y transportado (no se sabe en qué medio,
resultando esta etapa del proceso por sí misma merecedora de EIA) hasta la planta de
tratamiento de la empresa donde luego serán inyectadas al subsuelo.
En la misma foja (235), en el apartado donde menciona el área en la cual tendrá
incidencia el proyecto, a través de una metodología ad hoc, se menciona una superficie
que representa unas seis veces la superficie de un círculo que rodea a la locación
donde se ubican los equipos de perforación y otras instalaciones.
Si tomamos esta metodología, tenemos que algunas locaciones tienen como área
de influencia directa el cauce del río Salado, que luego se une al río Atuel y a
nivel subterráneo termina en la Laguna de Llancanelo y en el sistema del río
Atuel, lo cual demuestra el riesgo ambiental que posee el proyecto, y las
consecuencias que podrían devenir de un derrame o de la contaminación del
agua subterránea.
A todo esto no podemos dejar de mencionar que la provincia de La Pampa
posee un conflicto con Mendoza por este río que tramita ante la Corte Suprema de
Justicia de la Nación, con lo cual en el caso de que el río se contaminase, además del
desastre ambiental tendríamos hasta un conflicto político interprovincial.
A fs. 237 el DGI confirma que aguas abajo de la explotación petrolera el agua
superficial se infiltra en el suelo y pasa a formar parte de las corrientes subterráneas
que van hacia la laguna de Llancanelo, un humedal reconocido a nivel internacional
por la Convención Ramsar, y que fuera protagonista de un amparo colectivo
interpuesto por la ONG Oikos red ambiental en 2003 y que llegó hasta la Corte
Suprema de Justicia de la Nación, fallando en contra de la Petrolera Repsol YPF y del
Gobierno de la provincia en 2005 en un caso con algunas características similares al
proyecto cuestionado.
Como otro elemento destacado, el informe indica que el agua subterránea se
encuentra en su primer nivel en un rango que va desde los 5 hasta los 37 metros de la
superficie (luego se corrige en la página siguiente y se dice “entre 5 y 15”), lo que
refuerza la idea del riesgo ambiental de la explotación hidrocarburífera y de la
necesidad de evaluar exhaustivamente el proyecto y no a la medida de la
empresa.
La foja 238 enumera las actividades con potencial de generar impactos
negativos a la calidad del agua y concluye en el siguiente punto que, a pesar de la
escasa información disponible presentada por la empresa petrolera, el proyecto
cumple con toda la normativa internacional, nacional y local, y que “se adecua en
todos sus términos”, a pesar de la pobreza del estudio ambiental y de que se tramita
bajo un procedimiento, al menos, irregular y arbitrario.
Sin embargo, dentro de las recomendaciones se especifica que la empresa
deberá comunicar con 72 horas de anticipación al DGI el inicio de los trabajos.
Esto nunca pudo haber sido posible porque la Resolución Nro. 813 que aprueba
la estimulación o fracturación hidráulica se emitió el día 26 de julio (dos días
después que se entregara este informe a la AA) y las operaciones comenzaron al
día siguiente, por lo que no hubo tiempo material para tal comunicación. Aun
así, las autoridades prosiguieron con las autorizaciones y no penalizaron a la
empresa por las omisiones.
A fs. 241 inicia el dictamen técnico elaborado por la Fundación Cricyt, que
conformó un grupo de especialistas. Estos especialistas son los mismos que por
disposición de la Dirección de Protección Ambiental, además de dictaminar si el
proyecto petrolero cumple o no con criterios ambientales, una vez aprobado serán
quienes auditen las operaciones de estimulación hidráulica. El costo de la auditoría
deberá ser afrontado por la empresa petrolera. De esta manera, resulta evidente el
conflicto de intereses en que se coloca esa fundación con la configuración que se le dio
al control que ejercerá.
El dictamen técnico de Fundación Cricyt fue entregado el mismo día en que la
AA emitió la autorización cuestionada (Res. 813/17), demostrando una vez más
la insólita celeridad que esta repartición le imprimió al procedimiento
administrativo.
El dictamen sin embargo muestra aspectos sumamente llamativos que es
necesario destacar, ya que la AA no lo hace en su búsqueda por maquillar el proyecto.
Llamativamente, a fs. 243 el equipo dictaminador –compuesto por profesionales de las
ciencias geológicas, ingenierías especializadas y otros- anticipa que “el informe
evaluado incluye datos técnicos acerca de los procesos de estimulación
hidráulica a realizar pero no describe detalladamente la tecnología a utilizar”,
con lo cual, tras este sinceramiento brutalmente honesto, aporta información de
base para “rellenar” de alguna manera el vacío de información existente.
El resto de las páginas son dedicadas a explicar la tecnología a utilizar y a
describir el proyecto evaluado con las mismas palabras que las que empleó el DGI en
su informe, y que seguramente fue transcripto del informe presentado por la empresa.
A fs. 249 el ente dictaminador hace revelaciones sorprendentes, afirma que la
empresa no presenta planos topográficos con curvas de nivel, por lo tanto se
desconocen las pendientes y por ende, ante una posibilidad de derrame, no está
estudiado hacia donde escurrirá el fluido derramado, aunque por la simple
observación irá en dirección al cauce del río Salado, tal como se puede apreciar en la
escasa información aportada.
Otro hallazgo del grupo dictaminador es que no hay datos geológicos
detallados para el área y que la escala de trabajo no permite conocer los posibles
impactos ambientales de la técnica evaluada. Tampoco hay una descripción
geomorfológica a una escala que permita conocer pendientes y geoformas, lo cual
refuerza lo dicho en el plano topográfico.
Más grave aún, a fs. 250 se manifiesta que no hay información de calidad que
permita conocer la hidrogeología del sitio, y la información aportada se refiere a un
estudio regional de 2008, que no tiene valor para evaluar en detalle el proyecto3.
3 Hay que destacar que en la aplicación de una fractura hidráulica, la geología lo es todo. Si no se conoce la
geología (y en este caso la hidrogeología) es imposible tener certeza científica sobre aspectos claves
relacionados a los efectos de la inyección de millones de litros de agua, arena y sustancias químicas sobre el
agua subterránea. Esta afirmación realizada por los dictaminadores técnicos debería haber bastado para que
la Autoridad Ambiental detuviera el procedimiento a la espera de las pertinentes aclaraciones que debe
hacer la empresa proponente, que por otra parte es una práctica habitual cuando se trata de otros
proyectos de explotación hidrocarburífera.
A fs. 251 primer párrafo, referido a la sismicidad inducida por la técnica
presentada, los dictaminadores manifiestan por primera vez que habría una posible
relación entre los sismos y la fracturación hidráulica, que es necesario analizar en
detalle y no a partir de la escasa información a nivel general aportada por la empresa.
Tampoco está analizada la capacidad de resistencia de las piletas depositarias
de los residuos peligrosos, respecto de la sismicidad propia de la zona, probablemente
aumentada por la tecnología aquí aprobada.
Nuevamente vemos cómo la categorización de escasa magnitud es un capricho
de la AA en favor de la empresa solicitante, categorización mediante la cual la
funcionaria competente está prestando su consentimiento para el deterioro
grave e irreversible del ambiente y la afectación del derecho a la salud de los
habitantes de la zona, incumpliendo y abusando de los deberes de funcionario
público.
A fs. 254 el dictamen técnico enfatiza que no existen estudios de suelo
adecuados que permitan inferir como deberán gestionarse los impactos ambientales
de la actividad, ni se presenta información adecuada respecto a la flora y fauna
posiblemente impactada por las operaciones petroleras. Se afirma que la información
presentada no condice con lo observado en el sitio por los dictaminadores, o que se
presenta información sobre organismos acuáticos cuando no hay cuerpos de agua en
los alrededores. Tampoco se presentan mapas de sensibilidad ambiental, lo cual
dificulta enormemente a los dictaminadores conocer el verdadero estado del sitio y la
capacidad de respuesta del ecosistema ante posibles impactos negativos.
A fs. 255 se hace una notable omisión, no se presenta información sobre
comunidades indígenas en la zona. Sin embargo existen habitantes mapuches
reconocidos por el INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas). Este “detalle”
es crucial, ya que el Convenio Nro. 169 de la Organización Internacional del
Trabajo (OIT) establece que las empresas deben obtener de las comunidades de
pueblos indígenas el consentimiento PREVIO informado para operar en las
tierras que habitan.
No hacerlo constituye un incumplimiento palmario de la legislación
internacional ratificada por la Argentina.
Para finalizar, la visita del equipo de dictaminadores encontró puestos
habitados y algunos elementos de interés ecológico como vegas y mallines que no
estaban presentados en el informe proporcionado por la empresa, lo que indica la
escasa calidad de la información aportada y que tiene su contraparte en la notable
incertidumbre científica que no le ha permitido a los dictaminadores técnicos evaluar
correctamente el proyecto hidrocarburífero.
En el apartado “4.0. Recomendaciones” de fs. 258, los dictaminadores entregan
un conjunto de medidas preventivas, que la resolución ha hecho obligatorias al
incorporarlas como Anexo. El detalle de las medidas para resguardar a los productos
químicos de la intemperie y evitar así que se degraden, indica que muchos de ellos
son altamente tóxicos para el ambiente, con lo cual la AA debió considerar una
evaluación más profunda para conocer si su uso podría devenir en
consecuencias ambientales de gran magnitud.
Para rematar el informe, los dictaminadores aseveran a fs. 201 que “En general
la información aportada en el Título 5. “Descripción ambiental del área de estudio” es
genérica y obtenida de bibliografía. No hay datos de campo que permitan elaborar
información precisa del ambiente que dará soporte al proyecto. Esta información
ayudaría a tomar medidas de mitigación y control efectivas para minimizar los efectos
negativos”.
Como se puede deducir, la información aportada es tan escasa que no permite
tener certeza científica sobre los impactos negativos que la fractura hidráulica
podría ocasionar al ambiente, dicho por el equipo de profesionales que analizó
el estudio ambiental y elaboró el dictamen técnico.
Toda esta incertidumbre científica respecto de los impactos ambientales que
tendrá la obra, conociendo el potencial dañino de la tecnología de fractura
hidráulica no hacía más que justificar la necesidad de suspender toda acción,
con fundamento en el principio precautorio que rige la normativa ambiental
(art. 4 Ley 25.675), hasta tanto se realice una EIA suficiente.
Seguidamente, el grupo dictaminador solicita estudios sobre el suelo,
geomorfología, topografía, hidrología de superficie, flora y fauna presente en el sitio
de explotación, relevamiento social para incorporar la información de los habitantes
de la zona, que aunque pocos, existen y merecen ser consultados, particularmente las
comunidades de pueblos indígenas existentes en la zona. Estos estudios usualmente
son previos y no van a la zaga de las autorizaciones ya que se trata de prevenir las
consecuencias negativas y no de remediarlas una vez que se han producido, lo que en
este caso no se ha dado. Por lo que la aprobación se ha dictado sin siquiera ser
cumplidos los requisitos previos que fijó la misma AA para aprobar la solicitud.
Aún con todo lo mencionado, el dictamen técnico se manifiesta favorable a la
obra siempre y cuando se cumplan con las exigencias enumeradas
anteriormente, es decir, aquellas que nunca se llevaron a cabo ya que al día
siguiente la empresa comenzaba la fractura hidráulica.
Con toda la situación planteada, el deber de un funcionario público, alertado
por los riesgos de una actividad que genera tanta resistencia social, debería haber sido
la de tomar las necesarias precauciones para reducir el margen de incertidumbre
científica y generar un conjunto de medidas preventivas que eviten o minimicen los
impactos ambientales negativos. Sin embargo, aquí se realiza uno de los actos más
sorprendentes de todo este procedimiento administrativo.
Seguidamente a la presentación de los dictámenes e informes, figura sin foliar
el Informe Técnico de la Dirección de Protección Ambiental Nro. 1436/17, evaluando
las presentaciones del Departamento General de Irrigación y la Fundación Cricyt, de
las cuales solamente figuran aquellos párrafos que orientan la lectura hacia la idea de
que ambos organismos no tendrían objeciones a la realización de la estimulación
hidráulica, cuando un análisis más detallado y cuya información se encuentra
disponible en el mismo expediente de origen, revela graves deficiencias de
información y la preocupación de los organismos evaluadores, algunas de las cuales se
han presentado en este escrito, que remata diciendo que “Analizado el dictamen
técnico y la información aportada por el DGI se concluye que el proyecto presentado por
la empresa está en condiciones de ser aprobado para su ejecución siendo de carácter
obligatorio el cumplimiento de las recomendaciones realizadas por ambos organismos”.
El detalle llamativo es que el informe no lo firma un funcionario del Área de
Petróleo, que es el órgano natural de la administración con competencia en el tema,
sino que fue elaborado y firmado por la propia Directora de Protección Ambiental,
asumiendo la responsabilidad total por la evaluación del proyecto, que luego aprobará
firmando la resolución que hoy se cuestiona.
b) Ilegalidad de las Resoluciones 789/17 y 813/17.
Abuso de Autoridad en su sanción.
Como se observó, la magnitud de la obra/actividad no puede nunca
categorizarse de “escasa” por los altos riesgos de producir impactos negativos
significativos en el ambiente. Dicha categorización no es más que un acto ilegítimo y
arbitrario de parte de la Autoridad de Aplicación.
Así, la resolución mencionada vulnera la Constitución Nacional al violar
normativa de orden superior. En efecto, su aprobación sin EIA deviene una clara
violación de la Ley General del Ambiente (Ley Nacional 25.675), que obliga a la
realización de una EIA previa a la autorización, cuando exista riesgo de un
impacto dañino relevante.
Asimismo, la aprobación del proyecto vulnera toda la normativa local referida a
hidrocarburos, particularmente la regulación de los procesos de EIA para la actividad
hidrocarburífera, a lo que se suman las resoluciones sobre nuevas tecnologías en fase
de prueba piloto que utilizan residuos peligrosos.
El procedimiento de evaluación de impacto ambiental busca identificar los
efectos que las actividades, obras o proyectos pueden generar en el ambiente y la
calidad de vida de las personas, con el fin de prevenirlos. Es un proceso técnicoadministrativo,
interdisciplinario, que incluye la obligación de informar y generar
instancias de participación ciudadana.
Por su parte, el Congreso Nacional sancionó en el año 2002 la Ley Nº 25.675,
conocida como Ley General del Ambiente (LGA), que establece los lineamientos e
institutos principales de la política ambiental nacional. Esta ley funciona como marco
para las demás leyes nacionales ambientales, las cuales deben adecuarse a sus
disposiciones. Esta norma prevé la utilización de principios de política ambiental para
la aplicación e interpretación de toda normativa, y establece los instrumentos de la
política ambiental para la gestión del ambiente, entre los que se encuentra la EIA.
También es el piso mínimo que deben respetar las provincias, cuestión que en el
presente no realizaron los denunciados.
La Ley Nacional 25.675 establece la obligación de realizar una evaluación de
impacto ambiental con carácter previo a toda obra o actividad que puede
producir impactos significativos en el ambiente o alguno de sus componentes, o
afectar la calidad de vida de la población. Este procedimiento debe usarse tanto
para proyectos públicos como privados, y alcanza también a las obras que
realice el Estado. Prevé también una instancia de participación ciudadana
obligatoria para la discusión del proyecto y, ante la falta de esta instancia, la
nulidad del proceso.
Las diferentes etapas de este procedimiento varían de acuerdo con la
legislación de cada provincia, pero como mínimo deberá incluirse: Una manifestación
del interesado de realizar una actividad en la que se explica si se afectará o no al
ambiente.
La presentación de un estudio de impacto ambiental (EIA), con la identificación
de los impactos que se realizarán y medidas de mitigación. La existencia de una
instancia de participación ciudadana (consulta o audiencia pública). La audiencia
pública sirve para que la autoridad pueda escuchar las opiniones de todos los que
tienen alguna objeción al proyecto que se está analizando. La consulta es la
posibilidad de realizar observaciones por escrito.
Esta instancia requiere el acceso adecuado y oportuno a la información
ambiental vinculada al proyecto para garantizar una participación ciudadana efectiva.
La decisión de la autoridad respecto del proyecto de obra o actividad. Existen tres
posibilidades: autorizar el proyecto mediante declaración de impacto ambiental (DIA),
rechazarlo o autorizarlo con condiciones; es decir, exigiendo variaciones o cambios en
el proyecto original.
Los estudios de impacto ambiental son considerados un eje central de las
evaluaciones de impacto ambiental. Este estudio es presentado ante la autoridad
competente, que en la mayoría de los casos es la autoridad con competencia
ambiental, se comienza una etapa de “analizar la documentación presentada, ponerlo
a consideración y, finalmente, decidir respecto de la permisión o denegación de lo
proyectado por el solicitante. Se genera un ámbito de necesario diálogo entre el
“costado científico” y la autoridad administrativa que tiene a su cargo la construcción
de una decisión suficientemente fundada a los efectos de autorizar o no la realización
del emprendimiento. Allí se pone a consideración el emprendimiento en un doble
sentido: a la autoridad administrativa competente y a la “sociedad”. Esto último a
través de mecanismos de participación ciudadana, como puede ser la audiencia
pública u otras formas de consulta institucional.
Con relación a lo actuado por la autoridad administrativa, lo que se
problematiza en este momento son los criterios para la valoración del estudio de
impacto ambiental. Es decir, de qué modo se arbitran, jerarquizan y se sopesan
probables o potenciales riesgos (Noiville, 2003) que estructuran el estudio, a los
efectos de decidir y fundar la decisión. Decisión que, a la vez, debe estar fundada en
herramientas teóricas sólidas que permitan una valoración crítica de lo esgrimido en
la presentación que se analiza.
Dicho todo lo expuesto, cabe señalar aquí la doctrina del miembro de la Corte
Suprema de Justicia de la Nación, en relación a la Evaluación de Impacto Ambiental.
Ricardo Lorenzetti sostiene que no puede aprobarse una actividad sin que el
solicitante haya demostrado la inocuidad de la actividad para el ambiente, requisito
que de ninguna manera puede darse por verificado en el presente caso.
En palabras del Dr. Lorenzetti (“La nueva ley ambiental argentina”, Publicado
en: LA LEY 2003-C, 1332-Responsabilidad Civil Doctrinas Esenciales Tomo V, 1541-
Derecho Constitucional – Doctrinas Esenciales Tomo II, 737): “La ley establece la
obligatoriedad del estudio de impacto ambiental, (art. 11), mediante el siguiente texto:
“Toda obra o actividad que, en el territorio de la Nación, sea susceptible de degradar el
ambiente, alguno de sus componentes, o afectar la calidad de vida de la población, en
forma significativa, estará sujeta a un procedimiento de evaluación de impacto
ambiental, previo a su ejecución”.
El emprendedor de una actividad potencialmente lesiva del ambiente, tiene la
carga de demostrar que no lo es. La exigencia de un estudio de impacto ambiental, se
relaciona con el principio de libertad de ejercicio de una actividad lícita y es un límite
externo que invierte la carga de la prueba en materia de externalidades negativas
probables. Por todo ello, no puede entenderse que sea una mera formalidad, sino que
es la única herramienta con que cuentan la ciudadanía para evitar la concreción de
daños irreversibles al ambiente y resulta de suma necesidad que sea llevado a cabo
antes de aprobar una actividad como el fracking. Así, se debe cumplir siempre con este
procedimiento, garantizando la independencia de los técnicos intervinientes y la
información certera y completa de la población a efectos de lograr su participación en
el proceso con la seriedad que requiere.
A los fines de un mejor entender, la Evaluación de Impacto Ambiental
prevista en la ley 5961/92 y Decreto 437/93 es el procedimiento ambiental que
debe aplicarse. Lo aplicado por la AA se llama “Informe Adecuación de
Infraestructura”, es un procedimiento meramente administrativo y se rige por
la resolución N° 589/14.
La presente investigación quizá permita desnudar las razones que llevaron a la
Autoridad y al solicitante a pergeñar la estratagema denunciada por la cual se vieron
ilegalmente exentos del procedimiento de EIA (esto es, solicitar por la vía ordinaria un
permiso para explotar pozos petroleros con tecnología convencional para solicitar
inmediatamente por proceso abreviado el empleo de la tecnología de explotación).
c) Ley 5961. Obligación de Evaluación de Impacto Ambiental
En la provincia de Mendoza las actividades petroleras están sometidas a
la evaluación de impacto ambiental (EIA) a partir de la promulgación de la Ley
5961. El art. 27 de la mencionada norma establece que los proyectos de obra o
actividades capaces de modificar el ambiente en el territorio provincial deben obtener
la llamada “Declaración de Impacto Ambiental” o DIA que emite la autoridad de
aplicación a aquellas obras que han sido sometidas al procedimiento de Evaluación de
Impacto Ambiental previsto por esta norma. La DIA puede autorizar, denegar o
autorizar una obra con requerimientos previos. El Anexo I establece una lista de
proyectos que deben someterse invariablemente a la EIA, entre los cuales figuran la
exploración y explotación de hidrocarburos.
El Decreto 437/93 a su vez reglamenta el procedimiento de EIA de manera
específica para la actividad hidrocarburífera, tomando como base la Resolución Nro.
105 de la Secretaría de Energía de la Nación.
El decreto establece que los proponentes deberán presentar –sea en la etapa de
exploración o explotación- una Manifestación General de Impacto Ambiental (o
Estudio Ambiental Previo para la Resol. Nro. 105/92 de la SEN) y someterse al
procedimiento administrativo previsto en los artículos 29, 30 y concordantes de la Ley
5961, es decir, la elaboración de dictamen técnico, audiencia pública y la emisión de la
Declaración de Impacto Ambiental. En los años ‘90, y para atender el pedido del sector
hidrocarburífero respecto de la excesiva burocracia administrativa, la AA comenzó a
utilizar el procedimiento de exención de la obtención de la DIA previsto en los
artículos 9°, 10 y 11 del Decreto N°. 2.109/94 (también reglamentario de la Ley 5.961
pero para el resto de las actividades sometidas a EIA), denominado Aviso de Proyecto.
Fiscalía de Estado en su momento objetó al mismo por considerarlo como una
excepción no prevista por la norma de mayor jerarquía (Ley N° 5.961), sin embargo su
uso consuetudinario terminó por consolidar este procedimiento administrativo
abreviado, que hoy se utiliza solamente para proyectos con escasa incidencia
ambiental.
Resulta obvio que un proyecto que utilizará una tecnología nueva para la región
(fracking), que involucra el manejo de grandes cantidades de residuos y
efluentes conteniendo residuos peligrosos, que presenta riesgo ambiental para
los acuíferos y las aguas superficiales, que además es socialmente resistido y
que no posee un marco normativo acorde, debería considerarse como proyecto
de alta complejidad y por ende someterse a la máxima categoría de evaluación
(la Manifestación General de Impacto Ambiental).
Sorprendentemente, la AA no solo no utilizó ninguna de las categorías previstas
por todo el marco normativo mencionado, sino que utilizó una resolución cuyo
espíritu es atender a pequeñas obras de infraestructura que por su escasa
incidencia ambiental pueden prescindir de una evaluación más exhaustiva y lo
hizo, como vimos, en sólo 6 días.
En resumen, la Autoridad de Aplicación en lugar de someter esta nueva y
riesgosa tecnología, por lo menos (y ante la ausencia de normas que regulen el
fracking) a una Manifestación General de Impacto Ambiental donde los estudios son
más complejos y exigentes, y donde además está previsto un proceso de información
pública permitiendo la participación ciudadana, optó por el procedimiento abreviado
más favorable a la empresa El Trebol S.A. y autorizó la primer experiencia
de fracking en la provincia mediante el proceso administrativo de “adecuación
de infraestructura”.
A mayor abundamiento, agregamos:
1) Las sustancias utilizadas en la fractura son en su mayoría tóxicas para los
organismos acuáticos, es decir, tiene al menos una de las características para
ser considerada residuos peligrosos, con lo cual tenemos que de los 4 pozos
puede haber al menos 2 millones de litros de flowback (agua de retorno) de los
cuales la resolución casi ni se encarga. Si un camión tiene unos 20m3 de
capacidad, entonces tenemos el equivalente a 100 camiones de residuos
peligrosos que se generan en no más de 3-10 días. La resolución menciona
unas piletas de contención, que al parecer son a cielo abierto con sistema de
flotante, y más allá de que las piletas a cielo abierto fueron prohibidas en 1995
por la Secretaría de Energía Nacional, si se llega a producir una filtración
(posible y hasta probable por el aumento sísmico que la propia actividad
genera), y dependiendo de la red de drenaje local, puede ir a parar al rio
Salado, de ahí al sistema de La Junta y podría llegar hasta Llancanelo, o al
sistema del rio Atuel y la zona irrigada, con daños ambientales irreversibles, no
solo en la Provincia de Mendoza;
2) No hay estudios previos que la Autoridad de Aplicación haya solicitado. Los
estudios recomendados por el dictamen técnico y luego incorporados a la
Resolución Nro. 813 no se han realizado de manera previa al inicio de las
operaciones petroleras;
3) La Resol. 709/17 DPA autoriza la perforación de dos pozos de desarrollo
mediante la técnica convencional;
4) El área técnica de Petróleo sugiere que el procedimiento se lleve adelante a
través de una Manifestación específica de Impacto Ambiental, lo cual es
descartado por la Directora de Protección Ambiental;
5) El Decreto 170/08 exige en su art. 7 la reglamentación de un seguro ambiental
para las empresas concesionarias, y que aquí no se ha constituido;
6) El decreto 170/08 establece en su art. 13 punto 2) que para cada proyecto
nuevo que no haya sido contemplado en el Informe Ambiental 2008, la
autoridad de aplicación solicitará –según la magnitud y complejidad ambiental
de la obra- un informe específico, un aviso de proyecto o una MGIA. En este
caso la solicitud de aprobación del fracking se tramitó a través del Informe de
Adecuación de Infraestructura (Res. N° 589/14);
7) La Res. N° 589/14 se pensó para pequeñas obras que no sean ambientalmente
significativas y necesiten ser resueltas rápidamente, pero en el camino se
incorporaron obras como perforación de pozos que desvirtúan el espíritu y
letra de la norma. Dentro de las actividades alcanzadas por la norma no se
encuentra la fracturación hidráulica (que es una técnica) sino que se restringe
a obras específicas, o sea, no contempla la evaluación de actividades sino de
obras;
8) La Res. 813 en su art. 1° aprueba la adecuación de infraestructura, siendo que
la actividad propuesta no implica nueva infraestructura, según se desprende
del mismo informe, sino que se trata del empleo de una técnica nueva para la
provincia llamada estimulación hidráulica. En resumen, la resolución 813
aprueba una actividad que debería estar sometida a otra norma, en este caso el
decreto 437/93 reglamentario de la ley 5961/92 para la evaluación ambiental
de las actividades petroleras;
9) En su art. 3° la Res. 813 obliga al proponente a cumplir con todas las
recomendaciones surgidas no solo de la norma sino de los informes sectoriales,
dictamen técnico y el Informe técnico de la DPA que obra anexo a la resolución.
Al respecto, existen una serie de solicitudes previas al inicio de la actividad que
nunca fueron realizadas (instalar freatímetros, instalar sondas sísmicas, tomar
muestras de agua antes y después de cada fracturación, avisar 48 hs. antes del
inicio de las operaciones, la inscripción ante el DGI para autorizar el uso de
aguas, o la gestión de las aguas residuales), que no han sido finalizadas. Son
obras que debieron ser previas al inicio de las actividades, no posteriores.
d) Obligación de la Consulta Previa a las Comunidades Originarias
De acuerdo a la información del INAI, se sabe que en la zona donde se
produjeron las fracturas hidraúlicas habitan comunidades mapuches, lo que torna
obligatoria la realización de consulta previa, en la que se otorgue el consentimiento de
los pueblos originarios, que debe ser libre e informado, previo a la autorización y más
aun al inicio de la actividad.
Esta obligación no puede ser soslayada, dado el reconocimiento constitucional
de estos pueblos y sus derechos (Art. 75, inc. 17) y por las previsiones del Convenio
169 de la OIT, tratado ratificado por Argentina, e incluso de rango superior a las leyes
nacionales.
De allí surgen mandatos expresos e inequívocos en torno a las políticas que
puedan afectar los derechos indígenas en relación a las tierras, los recursos naturales,
su entorno, cultura, espiritualidad y sus aspiraciones en relación al modelo de
desarrollo local. Este convenio compromete a los Estados Parte a desarrollar una
acción coordinada y sistemática con miras a proteger los derechos de estos pueblos y
a garantizar su integridad, estableciendo el deber de adoptar medidas especiales para
salvaguardar la cultura y el ambiente de los pueblos originarios. Particularmente
reconoce el derecho de los pueblos sobre los recursos naturales existentes en sus
territorios, y en particular en relación a los recursos minerales establece el deber de
realizar las consultas con carácter previo a la autorización o inicio de las actividades.
Así su art. 4º establece que la obligación de los Estados de adoptar medidas que
salvaguarden los derechos de estos pueblos, que no pueden ser contrarias a lo
expresado por los pueblos afectados. Por su parte, debemos resaltar que el art. 6º
determina que al aplicarse las disposiciones del Convenio los gobiernos deberán
consultar a los pueblos interesados, establecer los medios a través de los cuales
puedan participar libremente, por los menos en la misma medida que otros sectores
de la población. Enfatiza en este punto que la finalidad de esta participación será
llegar a un acuerdo o lograr el consentimiento acerca de las medidas propuestas.
Por último, el art. 7 establece especialmente la participación de los pueblos
originarios en todas las decisiones sobre proyectos de desarrollo susceptibles de
afectar el ambiente que habitan. Ante ello, cabe remarcar que el consentimiento al que
tenderá la participación de los pueblos originarios debe ser previo, libre e informado.
En el sistema interamericano el derecho al consentimiento libre, previo e
informado ha sido reconocido como un estándar vigente y exigible a partir del
derecho a la propiedad garantizado en el artículo 21 de la Convención Americana de
Derechos Humanos, de la que Argentina es parte. Sobre el punto, la Corte
Interamericana de Derechos Humanos ha reiterado que la propiedad comunal
indígena tiene plena protección bajo el artículo 21 de la Convención Americana,
fundamentándola en la especial relación que tienen los pueblos indígenas con su
territorio.
Para mejor ilustración de V.S., precisamos los alcances y significados de este
concepto fundamental:
 Libre significa que no hay coerción, intimidación ni manipulación.
 Previo significa que se ha tratado de obtener el consentimiento con suficiente
antelación a cualquier autorización o comienzo de actividades y que se han
respetado las exigencias cronológicas de los procesos de consulta/consenso
con los pueblos indígenas.
 Informado significa que se ha proporcionado que abarque (por lo menos) los
siguientes aspectos: a. La naturaleza, envergadura, reversibilidad y alcance del
proyecto o cualquier actividad propuesta;
a) El objetivo u objetivos;
b) La duración;
c) Las zonas que se verán afectadas;
d) Probable impacto económico, social, cultural y ambiental, incluidos los
posibles riesgos y una distribución de beneficios;
e) El personal que probablemente intervendrá en la ejecución del proyecto
propuesto. La información debe ser precisa y revestir una forma accesible y
comprensible, entre otras cosas en un idioma que los pueblos indígenas
comprendan plenamente.
En el fallo “Acción de amparo: Andrada de Quispe, Rosalía y otros c/Estado
Provincial”, el Tribunal Contencioso Administrativo de la Provincia de Jujuy condenó a
la administración provincial a dar cumplimiento a lo establecido por el art. 15 inc. 2
del Convenio 169 de la OIT, “dando obligatoria participación en todas las actuaciones
administrativas a las comunidades aborígenes referidas a trámites sobre territorios
que de alguna manera pudieran afectar sus derechos, en particular las que se tramiten
por ante el Juzgado Administrativo de Minas”. En el presente caso, ninguno de estos
derechos ni consideraciones han sido tenidos en cuenta.
Por su parte la cláusula constitucional del art. 75 inc. 17, resulta de la mayor
importancia en el tema que nos ocupa: expresamente efectúa el reconocimiento de la
preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos, reconociendo
también el deber de “garantizar el respeto a su identidad … reconocer la personería
jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que
tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el
desarrollo humano” como el de “asegurar su participación en la gestión referida a sus
recursos naturales y a los demás intereses que los afectan”.
Como es evidente, el constituyente ha planteado las más amplias y llanas
garantías para estos pueblos ancestrales, que aún ven postergadas la titulación de sus
tierras y el efectivo goce de los derechos más básicos. Un ejemplo reciente de esta
postergación y del inexorable vínculo que existe entre el reconocimiento del derecho a
las tierras, la participación pública, el derecho a la consulta y el ordenamiento
ambiental del territorio, es la “Causa Salas”. Por último, de acuerdo a los antecedentes
de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (“Pueblo indígena Kichwa de
Sarayaku vs. Ecuador”), es necesario que la consulta sea comenzada cuanto antes
posible; es decir, antes de que se otorgue cualquier aprobación y más aun antes del
inicio de la explotación. Sobre la base de los argumentos expuestos, deben
suspenderse las autorizaciones hasta tanto se someta a consulta de las comunidades
indígenas cualquier tipo de decisión que pueda afectar su derecho a elegir libremente
su modo de desarrollo.
Nada de ello se ha cumplido en los hechos aquí denunciados. Otra medida
arbitraria e ilegal que se suma a las anteriores.
e) Contaminación y Falta de Freatimetros
Resulta fundamental observar la respuesta del Poder Ejecutivo provincial al
Expediente Nº 73134, de la Honorable Cámara de Diputados el cual fue presentado en
fecha 03/08/2017.
En este expediente la Cámara de Diputados provincial solicitó al “Poder
Ejecutivo, remita a esta Honorable Cámara, copia certificada de la totalidad de las
actuaciones administrativas presentadas por la empresa El Trébol, con las que se obtuvo
autorización para utilizar el método de fractura hidráulica (fracking) para extracción
de petróleo no convencional, en el departamento de Malargue”.-
Este antecedente, sienta las bases del gravísimo daño que los
funcionarios provinciales causaron a la población de toda la provincia, atento
que los estudios realizados a posteriori de la fracturación hidráulica demuestran que
las aguas analizadas poseen niveles de hidrocarburos por encima de los valores
máximos tolerables.
Recordemos que se inicia por parte de la petrolera el Trebol el expediente 941-
D-2017-03834, en el cual se solicita adecuación de infraestructura de los pozos
PETRE. Md. N.CP-1017 y PETRE.Md.N.CP-1018. En fecha 26 de julio del 17, consta
RESOLUCION 813/17 firmada por la ING. MIRIAM SKALANY, la que en su artículo 4
reza:
“Establézcase que la empresa deberá monitorear la calidad del recurso
subterráneo mediante la instalación de freatimetros, aguas abajo del sitio de las
operaciones. Estos freatímetros deberían perforarse hasta interceptar el primer
nivel impermeable y entubarse con cañería ranurada en toda su longitud. La
toma de muestras y análisis deberá efectuarse antes y después de cada
intervención”.-
Continuando en su artículo 5:
“Establézcase que la empresa deberá instalar sismómetros de periodo
corto en las cercanías de los pozos (con un arreglo de estaciones a distancias
menores a 5 km, a los efectos de estudiar la actividad propia antes, durante y
después de la inyección de los fluidos)”.-
En fecha 05 de agosto de 2017 a foja 473 del expediente 73134(de la HCD de
MZA) consta: Acta de inspección n° 5776, donde personal de Dirección de Policía
Ambiental deja sentado que:
“durante el recorrido no se observan los freatimetros solicitados por
resolución 813, en su art 4 (…) ni la instalación de geófonos solicitadas en el art
5 de dicha resolución”.
En fecha 14 de agosto de 2017 a foja 525 del expediente 73134 (de la HCD de
MZA) consta nota de la petrolera el Trebol dirigida a la Dirección de Protección
Ambiental donde comunica que el 14 de agosto de 2017 finalizan los trabajos de
estimulación hidráulica.
En fecha 03 de Abril de 2018, el Super Intendente General de Irrigación, Ing.
Sergio Marinelli, remite a la Cámara de Diputados, respuesta al Expediente numero
73967/18, en la cual se detalla la cantidad y la fecha de colocación de cada uno de los
freatimetros de la zona en cuestión, los que son:
“En total son 8 los pozos freatimetros realizadas en el Área Puestos Rojas a
saber :
– 1.- En el poco CP-1, con fecha de finalización el 5/10/17,
– 2.- En el pozo CP-3, con fecha de finalización 25/10/17,
– 3.- En el pozo CP-4, con fecha de finalización 30/10/17,
– 4.- En el pozo CP-5 con fecha de finalización 3/9/17,
– 5-.- En el pozo CP-6, con fecha de finalización 20/10/17,
– 6.- En el pozo CP-7 con fecha de finalización el 20/10/17,
– 7.- En el pozo PR-8 con fecha de finalización 15/12/17
– 8.- En el pozo PR-9 con fecha de finalización el 30/10/17”.-
El 3 de Abril de 2018, el Super Intendente General de Irrigación, Ing.
Sergio Marinelli, remite a la Cámara de Diputados, respuesta al Expediente numero
73967/18, en donde constan resultados de las muestras de agua de freatímetros
de la zona instalada, en donde LA MUESTRA Nº13072, da como resultado en el
análisis de los hidrocarburos totales (TPH) 0,7 mg/L, siendo que según la
normativa indicada por dicho análisis el valor máximo tolerable es de 0.5
mg/L.-
Por su parte, a fs. 522 del expediente 73134 (de la HCD de MZA), consta acta
de Inspección Nº 13.353 de la Dirección de Control y Calidad del Agua, en donde se
asienta que:
“Se produjo la rotura de una paquetadora de la unión de mangueras donde se
produjo la FUGA DEL FLUIDO QUE SE USA PARA LAS TAREAS DE
ESTIMULACIÓN HIDRAULICAS”.-
Debemos destacar, a los fines de la presente denuncia, que los freatimetros,
elemento imprescindible para conocer la altura y calidad de las aguas
subterráneas, hayan sido colocados, CUATRO MESES DESPUES DE QUE
CONCLUYERA LA FRACTURA HIDRAULICA, y que el análisis de las muestras
obtenidas en los mismos, sean muy por encima de los valores máximos
tolerados.-
Esta actitud nos demuestra la gravísima falta, por parte de los
funcionarios actuantes del grave daño que se causó siendo que a pesar de dejar
“sentado en acta la falta de colocación de freatimetro, por ellos solicitados en
resolución 813/17”, no realizaron ningún tipo de intimación a la empresa ni
suspensión de las tareas de fractura, hasta contar con los instrumentos de
medición por ellos solicitado.-
Tal es así que el primer freatimetro fue instalado 1 MES después de iniciar
la fractura, y el último a 4 MESES de finalizar la misma.-
No queremos dejar de mencionar que en los 14 DIAS que duró el
fracking, en fecha 09 de AGOSTO DE 2017, se produjo al menos un derrame de
“fluido para realizar fractura hidráulica” (AGUA MAS QUIMICOS), del cual nunca
sabremos a ciencia cierta la magnitud del mismo, ya que no se contaban con los
instrumentos de medición solicitados por la propia DPA.-
Resulta evidente que el resultado de la “prueba piloto” fue dañosa y perjudicial,
ya que los análisis remitidos por el propio Departamento General de Irrigación
demuestran que luego de realizarse las fracturas hidráulicas las aguas
subterráneas de la región cuentan con valores de hidrocarburos totales muy
por encima del los valores máximos tolerables.-
No obstante ello, esta prueba piloto fue la base para reglamentar la
actividad petrolera más controversial del planeta, a través de un simple decreto por
parte del Poder Ejecutivo, cuestión que está siendo analizada para evaluar futuras
presentaciones.-
f) Posible Conflicto de Intereses
Creemos que podría tener relevancia penal el caso del Vice-Decano de la
Universidad Tecnológica Nacional (UTN) regional Mendoza, Ricardo Fuentes, ya que al
mismo tiempo este profesional es consultor profesional de la Petrolera El Trébol, así
como representante de la misma ante organismos del estado e instituciones (Gobierno
de Mendoza). Recordemos que la UTN regional Mendoza, actualmente tiene fusionado
su laboratorio con el del Departamento General de Irrigación, organismo responsable
de controlar la calidad del agua de Mendoza.
III.- Calificación Legal

El tipo penal consagrado en el art. 248 del C.P., por ser un delito de pura
actividad, se adjudica con la mera concreción de los abusos o la omisión debida, no
requiriendo el tipo penal el acaecimiento de resultado final alguno, que lesione otro
bien jurídico de la ya vulnerada administración pública (D’Alessio, Andrés José, Código
Penal comentado y anotado. La Ley, Buenos Aires, 2004, T. II, pág. 798 y ss).
Se trata de un delito especial propio, en tanto requiere del sujeto activo la
calidad especial de funcionario público.
Esta figura jurídica, instituida con el objeto de preservar el correcto
funcionamiento de la administración pública y la consecuente legalidad que deben
revestir los actos administrativos que emanan de su seno, responsabiliza al
funcionario público que, a partir del mal desempeño de sus funciones, omite dar
cumplimiento a sus deberes y opta por ejercer arbitrariamente la autoridad
oportunamente a él conferida. Por tratarse de un delito especial propio, se satisface
siempre que la omisión allí referenciada sea llevada a cabo por un funcionario público
con competencia para dictar y ejecutar el acto que se le imputa como omitido.
El delito previsto en el artículo 248 del CP, en la parte que reprime al
funcionario público que abusando de su autoridad dictare y ejecutare resoluciones
contrarias a las leyes nacionales, es conveniente determinar cuál es el alcance o el
sentido otorgado a la palabra “abuso”. Al respecto, cabe recordar que ese término
contempla en sí mismo dos significados diversos sumamente diferentes,
denominándose a uno de ellos sentido ontológico y al otro sentido jurídico. En sentido
ontológico se abusa de una cosa siempre que se emplea para un servicio diverso de su
destino natural. En sentido jurídico se abusa de una cosa aunque se la emplee según
su destino, si esto se hace de modo ilícito o por fines ilícitos (Sala I, CCCF, causa n°
44.143, “Greco, Cayetano”, rta. 29/06/10, reg. n° 614).
En consecuencia, en el caso, reprochamos a los funcionarios públicos su actuar
en tanto omitieron dar cumplimiento a sus deberes de autoridad de aplicación de las
distintas normas que se citan en la presente denuncia. Sus facultades y obligaciones,
en lo que este caso atañe, se encontraban contenidas en la variedad de artículos
citados que regulaban su accionar como autoridad de aplicación.
IV) Petitorio
Por las razones expuestas, y las que suplirá el más elevado criterio del
Tribunal, solicitamos:
1) Se tenga por presentada la denuncia penal.
2) Se dé curso a la misma ordenándose la investigación.
Proveer de conformidad, que
ES JUSTO

About laura altamiranda