Home / opinión / Historia de un mal ejemplo, para no caer en la trampa

Historia de un mal ejemplo, para no caer en la trampa

Desde la Asamblea Jachal No se toca nos sumamos a la defensa de la Ley 7722 con este escrito.

En Jáchal los dejamos entrar y ahora tenemos el Río Jáchal envenenado con mercurio y el acuífero de Huachi (última fuente de agua pura de los jachalleros) en peligro por la exploración de minería metalífera y uranífera. Aprendan de nuestro mal ejemplo, NO LOS DEJEN ENTRAR. Exijan la aplicación plena de la ley 7722 y de la Ley Nacional de Glaciares.

A finales del siglo veinte, los perversos pusieron en práctica, en Jáchal, un plan muy bien orquestado para que los jachalleros no tengamos más opciones que depender del trabajo en minería metalífera y ahora también en minería uranífera. Empobrecieron al Pueblo para que en el siglo veintiuno aceptáramos la megaminería contaminante en las nacientes de nuestro Río Jáchal y no dijésemos nada. Ese plan perverso se observa en la cantidad de hectáreas que se cultivaban en Jáchal en el año 1966, eran 7.705 hectáreas, según el Centro Regional de Aguas Subterráneas y el INTA. Mientras que el Primer relevamiento Agroproductivo del año 2016 de la Dirección de la Producción y Medioambiente de la Municipalidad de Jáchal daba un total de 2.811 hectáreas cultivadas en el departamento de Jáchal. Eso quiere decir que actualmente está en producción el 37% de las hectáreas cultivadas hace cincuenta años atrás.

Prometieron duplicar las hectáreas cultivables con una red de canales construidos desde el Dique Cuesta del Viento. Nunca construyeron esos canales. Prometieron arreglar la red de riego existente, nunca lo hicieron. Lograron reducir a un tercio las hectáreas cultivadas.
Prometieron una zona franca en 1997 que atraería industrias para que exporten desde Jáchal dando muchas fuentes de trabajo genuinas y sustentables. Nunca hicieron el predio para que funcione la Zona Franca Jáchal. En 2010 se venció el plazo para su instalación. En vez de trabajo genuino y sustentable hay actualmente más de 700 contratados en la municipalidad de Jáchal que cobran tan solo $5.000 por mes.

Prometieron el gas para Jáchal tres veces, se gastaron casi tres millones de dólares, y el gas nunca llegó.
Prometieron en 2008 el nuevo matadero municipal, después de 10 años todavía no funciona.
En 2012 prometieron una planta agroindustrial procesadora de pulpa de membrillo, según ellos la pagaron, pero nunca llegó.
No quieren generar ni una sola fuente de trabajo genuina y sustentable.

Han logrado que la miseria se instale en Jáchal, para obtener el fin más perverso: ofrecer trabajo minero en Huachi y sus alrededores, por más que con ello se contamine la última fuente de agua pura que le queda al Pueblo de Jáchal.
El ministro de Minería Alberto Hensel, del gobierno justicialista, es el principal responsable de que Minera Andina del Sol (Barrick Gold y Shandong Gold) tenga acumulados 400 mil kilos de mercurio en las nacientes de la cuenca del Río Jáchal, en un lugar prohibido por ley. En la misma zona en donde se produjo el terremoto de mayor magnitud registrado en Argentina según el INPRES (27/10/1894 de 9 grados en la escala Mercalli). Además de ilegal, es una locura.

La justicia chilena corroboró que Barrick es una empresa contumaz (infractora repetidamente) y confirmó el cierre definitivo del proyecto Pascua Lama, mientras que aquí le tapan los sucesivos derrames de solución cianurada y mercurio. Porque no quieren cumplir ni siquiera con el artículo 264 inciso “e” del código de Minería que dice que en caso de tres infracciones graves (como los derrames de solución cianurada y mercurio) el establecimiento minero debe ser cerrado en forma definitiva. Para colmo, el caradura de Hensel, vino a Jáchal a burlarse, hablando del fortalecimiento de la agroindustria, siendo él, junto con Uñac, los responsables de que se rieguen los productos agrícolas de Jáchal con agua con mercurio.

Sobre la cuenca del Río Jáchal, a cien kilómetros de la mina Veladero, se encuentra el punto de muestreo llamado PAL-1. En ese lugar el 15 de septiembre de 2015 a las 12:55 hs. se detectó 0,0012 miligramos de mercurio por litro de agua. Era el pico del derrame ocurrido dos días antes en Veladero. Ese fue el primer gran derrame reconocido por la empresa Barrick Gold y el gobierno de San Juan. Aunque intentaron ocultarlo, y luego minimizarlo diciendo que solamente se habían derramado 15 mil litros y que no habían llegado al río, los jachalleros terminamos descubriendo que fueron por lo menos 4 millones y medio de litros de solución cianurada y mercurio volcados al río. También hicieron lo mismo con el segundo y tercer derrame reconocidos por el gobierno de San Juan y la Barrick (ahora Minera Andina del Sol) en septiembre de 2016 y en marzo de 2017. Primero los ocultaron y luego mintieron diciendo que la contaminación no había llegado al río. Sí llegó a volcarse en el río, lo sabemos por el mercurio detectado en el agua del río en las fechas de esos derrames.

Derrames reconocidos por la empresa y por el gobierno de San Juan: 12 y 13 de septiembre de 2015, 8 de septiembre de 2016 (ocultado por una semana) y 28 de marzo de 2017.
Derrames no reconocidos (confirmados por la cantidad de mercurio detectado en el río): febrero de 2016, agosto de 2016, diciembre de 2017, febrero de 2018 y septiembre de 2018.
Sí, el 5 de septiembre de 2018 volvió a pasar. En ese mismo lugar, en PAL-1, la Universidad Nacional de Cuyo de Mendoza detectó 0,0020 miligramos de mercurio por litro de agua. Casi el doble de lo detectado en 2015 en el pico máximo del derrame de por lo menos 4 millones y medio de litros de solución cianurada y mercurio sobre la cuenca del río Jáchal.
¡¡¡ Los corruptos nos ocultaron otro derrame en septiembre de 2018 !!!

Por todo esto, desde la Asamblea Jáchal No Se Toca, les pedimos que defiendan vuestra ley 7.722 y la ley Nacional de Protección de los Glaciares de todos, porque es la única forma de defender las nacientes de los ríos y las recargas de los acuíferos que permiten la vida en estos oasis cordilleranos.

Por algo el gobierno de Cornejo salió a defender, en diciembre de 2017, a Ricardo Villalba, ideólogo del inventario de glaciares a medida de las megamineras. Es porque no les sirve modificar la ley 7.722, si luego tienen que hacer un inventario de glaciares en legal forma, como lo pide la ley 26.639, en donde estén identificados todos los cuerpos de hielo, y no tan solo los glaciares superiores a una hectárea como lo quiere Villalba.

No se dejen engañar, una vez que entraron las megamineras se contaminan las fuentes de agua y las fuentes de información; se contamina el aire, el ambiente y, también, las universidades y la sociedad toda. Todos los valores se trastocan.

Mucha fuerza y dignidad en la lucha por la vida.
Saludos Fraternos.
Asamblea Jáchal No Se Toca

About laura altamiranda